Buscar este blog

domingo, 27 de marzo de 2016

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 

Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a entender que aún se sigue usando, como se usaba antaño. He de confesar que no me pude resistir a subir por un camino perfectamente trazado y disfrutar de la bajada, que finalmente no resulta tan  pulida y lisa como aparentaba a primera vista, pero que, por supuesto, mereció la pena experimentar. Y tampoco me pude resistir a imaginar a aquellos chiquillos de hace años, presumiblemente los hijos de los trabajadores y trabajadoras que habitaban las ruinas cercanas, divirtiéndose en aquella roca mientras sus madres les reñían porque desgastaban el ya desgastado paño de sus calzones, roídos por los años, el uso y la miseria.





A pocos metros, semiescondido junto al Regato de las Muesas, un pequeño pozo, tan humilde como su entorno, pero con la grandeza de la utilidad y la austeridad, con la soberbia que le da resistir el paso del tiempo. Realizado en mampostería en su mayor parte, destaca una gran piedra de granito en su parte frontal, que seguramente es el reaprovechamiento de una piedra de moler o algo parecido. He de reconocer que el entorno no excesivamente bonito, pero este conjunto de elementos hace interesante una visita de vez en cuando.







P.D. Se accede fácilmente desde Aldea Moret, una vez atravesada la vía, a la altura de la antigua estación de tratamiento de agua, seguimos las indicaciones del Corredor Natural Cáceres-Badajoz y encontraremos las ruinas de las casas y las zahúrdas, y a unos 100 metros en dirección a la autovía, la resbaladera. 

sábado, 19 de marzo de 2016

ROLLOS Y PICOTAS II. ROLLO DE CASAS DE DON ANTONIO

A pocos metros de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción encontramos este precioso rollo, quizá uno de los más bonitos y mejor conservados de la provincia. Los vecinos lo conocen como “la cruz de la horca”, aunque no tenga forma de cruz, nos da idea de su posible uso como picota.

Se apoya este rollo sobre un graderío con 3 escalones circulares. El pedestal parece un prisma conformado por triángulos con orientaciones alternas, lo que le da un carácter de distinción y de cuidada elaboración por manos muy expertas. El fuste es fusiforme, de una sola pieza acanalada, con un total de 16 estrías. El capitel lo forma una pirámide octogonal invertida y truncada, donde aparecen 4 caras o rostros burlescos sobre los que despuntan sendos ganchos con argollas. El pináculo está formado por dos piezas, una basa trapezoidal que se enlaza con una punta larga y estrecha de 4 caras que termina en punta.
















Es considerado por los que saben de estas cosas como uno de los más atractivos de todo Cáceres, porque casi se trata de un verdadero monumento arquitectónico que juega en todas sus partes con el número 4 y sus múltiplos, por eso muchos consideran que el graderío también estaría compuesto por cuatro escalones y no tres, y el que falta se encuentra por debajo del actual suelo, que habría subido el nivel del suelo original. Estuve preguntando en el pueblo por este aspecto, pero no me supieron decir nada concreto, en un acalorado debate que se desató, las posturas a favor y en contra fueron defendidas por los vecinos con la misma ausencia de datos y vehemencia.





Respecto al origen hay un verdadero conflicto que no he podido solucionar. Por las características estilísticas podría datarse en el siglo XVI, fecha que coincidiría con algunos libros consultados, con la independencia del pueblo de Cáceres. El problema está en que mirando algo más la historia del pueblo, descubrimos que nunca perteneció a Cáceres, sino que fue fundada por la Orden de Santiago en el siglo XIII y dependió desde un principio de Montánchez, del que se independizó gracias a un Real Privilegio concedido por Carlos III el 24 de septiembre de 1769, otorgándole jurisdicción civil y judicial, y para reafirmar esta condición se erigiría el rollo, por lo tanto en el siglo XVIII.






Entramos entonces en un conflicto entre un estilo que podría enmarcarse en el XVI y la independencia en el XVIII. Prometo seguir estudiando este problema. Algunos han planteado que el rollo sería en principio una picota (lo que apoya la presencia de los ganchos y argollas) y que posteriormente se “reutilizó” como rollo. Si alguien puede aportar más datos del tema, por favor que nos ayude con sus comentarios.



Independientemente del origen, merece la pena acercarse por el pueblo a disfrutar de este precioso monumento, el estilísticamente más perfecto de toda la provincia, y aprovechar la visita para conocer este pequeño pueblo y algunos curiosos DETALLES, que pronto os enseñaré.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

Rollos y Picotas de la Provincia de Cáceres (varios autores)

lunes, 14 de marzo de 2016

ROLLOS Y PICOTAS I. ROLLO DE SANTA MARTA DE MAGASCA

Tradicionalmente los términos de ROLLO y PICOTA, se han usado como sinónimos, aunque en realidad son dos conceptos distintos. La Picota es un elemento más antiguo con una finalidad puramente punitiva, era el lugar donde se infligía un castigo físico a los acusados de algún delito menor. El Rollo aparece tiempo después (conviviendo y en ocasiones fusionando sus funciones con las de la picota), con un propósito de hacer pública la condición de ser una villa independiente, con capacidad de aplicar y hacer cumplir las leyes. Tanto los rollos como las picotas desempeñaron una importante función en el sistema de control y regulación de la conducta de las sociedades del pasado.

LA PICOTA

En la Picota el delincuente sufría un doble castigo. Por un lado estaba el daño físico de intensidad variable dependiendo del delito cometido. Por otro lado estaba el importante castigo de la exposición pública, porque en estas poblaciones y sociedades de pequeño tamaño, se valoraba mucho LA HONRA, que quedaba manchada y expuesta frente a los vecinos. La Picota nace como evolución de la columna donde en la antigua roma se castigaba a los delincuentes: COLUMNA MOENIA. Es curioso como en algunos lugares, como en Garganta la Olla, a la picota se la conoce como “Poste (o columna) de la vergüenza”.

EL ROLLO

Los Rollos aparecen a partir del siglo XV en las localidades que alcanzaban la categoría de Villa, por lo tanto tenían la función de marcar la jurisdicción, la autonomía municipal. También era la seña del poder del señor de la Villa, esto es lo que provocó que durante una época suscitaran el rechazo del pueblo, sobre todo desde los pensamientos más liberales, lo que condujo a que por el Decreto de 26 de mayo de 1813, promulgado por la Cortes de Cádiz, se dispusiera la obligación a “quitar o demoler todos los signos de vasallaje que haya en sus entradas, casas capitulares o cualesquiera otro lugar…”

Muchos de los municipios acataron esta orden, pero otras muchas, presionadas por el “señor”, no lo hicieron, aunque otras tampoco los eliminaron porque era un símbolo de independencia de una localidad mayor, un icono de su identidad, y eran muy bien vistos por los vecinos. Los que se conservaron fueron perdiendo su función para convertirse en un “monumento” más del pueblo, sobre el que se reunía la gente o se celebraban las fiestas patronales. Tras la guerra civil caen en un lamentable olvido y abandono perdiéndose muchos más que por el Decreto de primeros del siglo XIX, sobre todo para la reutilización de los materiales.

Afortunadamente en nuestra provincia sobrevivieron muchos de ellos, y por fortuna también, a partir de los años 60 se protegen para facilitar su conservación por el Decreto 571/1963 de 14 de marzo, en el que se obliga a solicitar autorización administrativa previa para modificar o trasladar cualquier escudo, emblema, piedra heráldica, rollos de justicia o cruces de término. Posteriormente se les declarará Bien de Interés Cultural por la Ley 16/85 del Patrimonio Histórico, ampliada y ratificada por la protección autonómica de la Ley 2/1999 de Patrimonio Histórico de Extremadura.

De forma general podemos dividir a Rollos y Picotas en las siguientes partes:
  • GRADERÍO: circular o cuadrado, con un número de peldaños variables, pero que suelen oscilar entre 3 o 4.
  • PEDESTAL: elemento que conecta el graderío con la columna. Es de tipología variada, desde los más simples a complejas combinaciones de figuras geométricas.
  • COLUMNA O FUSTE: suele ser cilíndrica, aunque variará en función de la época de construcción
  • CAPITEL: suele ser el elemento más decorado y llamativo donde suelen destacar cuatro salientes orientados a los cuatro puntos cardinales y junto a los que aparecen cabezas de animales o caras humanas o el escudo del señor de la Villa. Es curioso que en este elemento es donde más se unen la picota y el rollo, porque suelen aparecer ganchos o argollas usadas en el ajusticiamiento, típicos de las Picotas, pero asumidas también por el Rollo (por eso se consideran por muchos como la misma cosa)

  • REMATE: elemento variable que va desde una simple esfera a pirámides...

ROLLO DE SANTA MARTA DE MAGASCA

Situado en la Plaza Mayor del pueblo, con una posición excéntrica. Muy cerca de la fachada de una de las casas que cierran el espacio por uno de sus laterales, aunque se cree que está en su ubicación original, al ser ésta la entrada desde Cáceres.

Se levanta sobre un graderío de tres niveles, el inferior situado a ras de suelo, por lo que sólo sobresalen realmente dos. El pedestal está compuesto por un plinto ancho, es decir, un elemento cuadrangular de poca altura que hace de base de una moldura (o escocia) en la que se sustenta la columna de una sola y robusta pieza cilíndrica de granito.

Sobre el fuste aparece el capitel, que desgraciadamente aparece mutilado, porque de los cuatro brazos que debería presentar, sólo quedan tres. Dos de esas tres ménsulas poseen una muesca horizontal en su parte frontal, mientras que la restante no. En los laterales de estos salientes, están grabadas unas sencillas flores, y sobre ellas unas volutas. También destaca en el capitel un escudo de armas muy deteriorado, pero que según la bibliografía, pertenece a la familia fundadora de la localidad: los LOAISA.












El capitel continúa con una moldura cóncava que sirve de pedestal para otro fuste que aparece truncado en su tercio superior sobre el que se añadió en los años 30 del siglo XX un remate de forja que nada tiene que ver con el monumento original.







Me comentaron en el pueblo que hace años (unos decían que 30 y otros 50) un camión derribó el rollo y hubo que levantarlo y recolocarlo, lo que aprovecharon para poner mirando al centro de la plaza el escudo, y ocultar en la zona cercana de la fachada la parte rota.





Santa Marta perteneció a Trujillo y fue vendida en la segunda mitad del siglo XVI a don Álvaro de Loaisa, convirtiéndola en villa exenta de señorío secular y convirtiéndose D. Álvaro en el primer señor de Santa Marta con el título de marqués, momento en el que se manda levantar el rollo, como símbolo de poder y potestad de jurisdicción.


BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:
Rollos y Picotas de la Provincia de Cáceres (varios autores)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...