Ir al contenido principal

Entradas

IHS POR PARTIDA DOBLE EN LA PLAZA DE SANTA MARÍA

Es curioso como, hasta en la plaza más pateada por todos, como es la de Santa María, quedan DETALLES por descubrir. Solo hay que mirar con los ojos de la curiosidad, el respeto y desde el silencio interior de quien quiere escuchar las historias que las piedras nos desean contar. Pasear con los ojos y la mente abierta, simplemente eso. De esa manera se pueden oír los gritos de un pasado que nos asalta en el camino, que nos pide que revelemos, aunque sea en parte, sus secretos, para no caer en el olvido, que no es más que la forma más cruel de morir.

Hace poco descubrí que en uno de los palacios más conocidos, el de Mayoralgo, podíamos contemplar no solo un monograma IHS, sino dos. En el dintel derecho de la puerta que da a la plaza de Santa María, gritan en silencio para ser contemplados y admirados. IHS es la abreviatura del nombre de Jesús, que en griego se escribía IH∑OY∑ que terminó por reducirse a IH∑ (iota-eta-sigma). Con el paso del tiempo y la latinización, la sigma se sustituye…

ROMERÍA Y ERMITA DE LOS SANTOS MÁRTIRES, AL DETALLE.

Hace tiempo escribía una entrada dedicada a la ermita del Amparo, y decía que era el lugar de la ciudad sobre el que más mentiras, o inexactitudes, se habían escrito. Pues, a decir verdad, la ermita de los Santos Mártires no se queda atrás. En este post intentaremos arrojar algo de luz sobre su historia.
Solemos leer que la actual ermita es de construcción relativamente reciente (Siglo XIX) y que se levantó para “sustituir” a otra derribada que se asentaría donde ahora está la plaza de toros y que para levantar el coso taurino se mandó derribar la pequeña iglesia. Aquí encontramos el primer error, muy común en muchas webs y libros. Sólo hay que mirar las fechas de inauguración de la plaza de toros (1846) y del derribo de la primitiva ermita (1852), por lo que convivieron unos seis años, así es que esta información ya no es sostenible de ningún modo. El derribo se produce para el ensañamiento del camino de Trujillo que se realiza por estas fechas y no por la construcción del coso cacere…

FEBRERO 2018. LA PIEZA DEL MES EN EL MUSEO DE CÁCERES

Barril de sandía de barro vidriado Arroyo de la Luz. 1980. Entre los pocos centros alfareros que siguen funcionando en la provincia de Cáceres, destaca Arroyo de la Luz por su larga tradición en el oficio, estando constatada ya la presencia de buenos olleros desde al menos el siglo XVI; en un inventario de bienes de 1564 ya se citaba «una olla grande de Arroyo», y las menciones a las piezas arroyanas se repiten en la documentación durante los siglos XVII, XVIII y XIX, definiéndolas como «ollas de Arroyo» o, por deformación, «del Rollo». Los alfares de Arroyo producían grandes cantidades de cerámica de basto, sin vidriar, vendiéndose mediante arrieros que la distribuían por una amplia zona que va desde la sierra de Béjar, en Salamanca, hasta Sierra Morena por el sur, llegando al límite de la provincia de Toledo por el este y adentrándose en Portugal por el oeste. A mediados del siglo XIX, el Diccionario de Pascual Madoz menciona la alfarería como la principal industria de la localidad, c…

NO NOS MERECEMOS SABER DE TI. RESTOS DE LA ERMITA DE LA MAGDALENA EN ARROYO DE LA LUZ

Hay lugares que quieren ser rescatados del olvido; que parecen llamarte, queriendo mostrarse para que cuentes su historia, pero otros no. Otros parecen querer ocultar la vergüenza que les ha llevado a estar como están, en un intento fallido de justificar la dejadez y necedad de quienes lo abandonaron a su suerte. 


Desde la carretera EX-207, en la salida desde Arroyo de la Luz, dirección Alcántara, a mano izquierda, podemos ver a lo lejos lo que en el pueblo llaman "La Columna", porque poco más queda que los restos de una portada y algunos sillares esparcidos por el suelo. Son los restos de la Ermita de la Magdalena, a la que se accede fácilmente por la calle de San Marcos que parte pasada la "Laguna Grande".


Cuando observas los restos de esta portada, entran ganas de enfadarse, de llorar y gritar, pero el desaliento es mayor que la rabia, la desesperación secan las lágrimas y la batalla es ganada por la impotencia más absoluta, al no poder entender cómo se ha consent…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...