Buscar este blog

Cargando...

sábado, 27 de agosto de 2016

EL ROBO DEL SIGLO EN CÁCERES



 Así es como la prensa local de la época calificó al robo del Museo de Bellas Artes de Cáceres, que por aquellos años se situaba en la Casa del Mono. En la madrugada del 21 de mayo de 1979 tres individuos saltaron al interior del museo desde el Callejón de la Monja porque, aunque ahora nos parezca increíble, el edificio no contaba con sistemas de seguridad o vigilante, ni siquiera rejas en todas sus ventanas. En el botín varias piezas de gran valor como varios cálices de oro y planta, un Ángel de la Guarda de marfil filipino del siglo XVII, un óleo sobre cobre conocido como “La Idolatría de Salomón”, anónimo de la escuela italiana del siglo XVII, o una tabla atribuida al taller del “Divino Morales”. 












Pero sobre todas estas joyas destacaba un Jesús Salvador del mismísimo Greco. El cuadro representa media figura de Jesús visto de frente y en actitud de bendecir con la mano derecha y la izquierda apoyada sobre un globo terráqueo cristalino. La cabeza aparece ligeramente girada a la derecha y se enmarca por un halo romboidal. Viste únicamente una túnica rojiza y sobre el hombro izquierdo lleva un manto plegado. Pero… ¿cómo llega este cuadro a Cáceres? Veámoslo Al Detalle.




Este magnífico lienzo, antes de llegar a nuestra ciudad, pasó casi tres siglos en la pequeña localidad de Serradilla, en el Convento de las Angustias Recoletas donde se atesora el famoso Cristo de La Victoria. En este convento a finales del siglo XVII ingresó María de la Fuente Arratia, viuda de D. Pedro Jáuregui, secretario durante muchos años del Rey Felipe IV. Doña María al profesar en el año 1699 entregó todas sus riquezas al convento, entre ellas el cuadro de Jesús Salvador de El Greco. 


En la segunda mitad del pasado siglo, en el convento de las monjas de Serradilla las termitas estaban acabando con una buena parte su patrimonio. Llegaron varios técnicos de Bellas Artes de Madrid para evaluar los daños, y al pasar a la clausura, inmediatamente identificaron al Jesús Salvador. Con la excusa de una verdadera autentificación quisieron llevarse el cuadro con pocas intenciones de que volviera a Serradilla, pero el por entonces alcalde de Cáceres, Alfonso Díaz de Bustamante, intervino para que este cuadro recalara en nuestra ciudad y no se marchara a Madrid. Finalmente se llegó a un acuerdo entre las hermanas del convento y la Diputación, que se quedaría con el cuadro a cambio del arreglo de los retablos y otros desperfectos que sufría el edificio serradillano. Y de esta forma, este precioso Greco llega a nuestra ciudad.


Pero volvamos con el tema del robo. La mañana del 22 de mayo de 1979, cuando los empleados del museo llegaron a sus puestos de trabajo se dieron cuenta de la magnitud de lo sucedido. De inmediato las autoridades comenzaron las investigaciones barajando diversas hipótesis, la más plausible de todas era que se tratara de un encargo de algún coleccionista privado, y que lo robado en ese momento ya estuviera fuera del país. Es cierto que lo robado ya no estaba en la ciudad, pero no en Portugal como se pensaba, sino que estaba en una vieja casa de Torremocha. El golpe lo habían hecho tres jóvenes e inexpertos raterillos comunes y no ladrones de guante blanco que trabajaran por encargo. Luciano C.M. (24 años), Antonio C.B. (20 años) y Juan C.M. (21 años), desconocían que lo que habían robado estaba valorado en más de 100 millones de pesetas de la época (unos 600.000€) y lo vendieron a un perista y anticuario de Madrid llamado Juan Reyes por la ridícula cantidad de 150.000 pesetas. Éste al comprobar la dificultad de “colocar” el material, lo revende a otro anticuario de la capital llamado Antonio Heredia, por 450.000 pesetas. Heredia, con más contactos de posibles compradores, lleva todas las obras a una caja de seguridad del aeropuerto de Barajas antes de sacar el botín de España. Justo en este momento es en el que es atrapado por la policía y es recuperado el cuadro del Greco, la tabla de Morales y el resto de las obras de arte. 



En la foto podemos ver en momento de la presentación en público del material recuperado, donde, además de autoridades policiales, aparecen el Gobernador Civil, Luis García Tafalla y el Delegado de Cultura, Ángel Jiménez Ruíz (muchos de ellos fumando, algo impensable en esta época)







Finalmente, las obras de arte volvieron a la ciudad y hoy se exponen, al menos la mayoría de ellas, en la planta inferior de la Casa de los Caballos. Lo curioso no es que esta rocambolesca historia sea desconocida por la mayoría de los ciudadanos, sino que este museo también lo sea por la mayoría y que la ciudadanía no sepa que entre sus muros esperan a ser contempladas obras del Greco, de Morales, de Miró, de Picasso o Tapies. Así es que os invito a acercaros a disfrutar de este museo, Al Detalle.

miércoles, 24 de agosto de 2016

EL “MISTERIOSO” AUTOR DEL EXVOTO DE LA ERMITA DEL VAQUERO




Hace unos días os enseñaba, Al Detalle, un exvoto que cuelga de las paredes de la Ermita del Vaquero de Cáceres, donde se cuenta la historia de un milagro realizado por la Virgen de Guadalupe al salvar la vida de un niño que fue arrollado por un carro en la Plaza de Santa María. El cuadro está fechado en 1672 y en ese momento desconocía el autor y lo consideré, desde el desconocimiento más absoluto, como anónimo. Como lo importante en la vida es rodearse de gente que sepa mucho más que uno mismo, ayer mi amigo y compañero bloguero Samuel, autor del genial blog Extremadura: caminos de cultura, me puso sobre la pista del autor del cuadro, cuando me habló de un magnífico libro publicado por la UNEX llamado Patrimonio Pictórico de Extremadura. Siglos XVII y XVIII, escrito por Dña. María Teresa Terrón Reynolds. Y como Samuel me indicaba, en él se habla de este exvoto y de su autoría.




El primer dato que me sorprendió es que esta obra pasó muchísimo tiempo en la capilla dedicada a la Virgen de Guadalupe en la Iglesia de los Jesuitas (San Francisco Javier), pero claro, este convento e iglesia se construyeron varios años después de la fecha que aparece en el cuadro, por lo que podemos pensar en que primero estuvo en la ermita del Vaquero, u otra iglesia de la ciudad, para terminar en lo que conocemos ahora como la Preciosa Sangre, y que tras los grandes avatares sufridos por este templo, terminó en su ubicación actual, aunque no sabemos con exactitud en qué fecha.





Otro enigma resuelto, pero sólo a medias, es el de la autoría: aparece firmado por OMAZO. Pero esto nos sirve sólo para ampliar el "misterio", porque no existe otra referencia sobre este autor en ninguna parte. Mélida en su Catálogo Monumental y Artístico de Cáceres dice que podría tratarse de una obra de Juan Bautista Martínez del Mazo, por la calidad del propio cuadro y la similitud del nombre. Este gran autor, discípulo y yerno de Velázquez falleció en 1667, y el cuadro está fechado en 1672, por lo que tenemos que descartar esta teoría. ¿Cómo es posible que no se conozcan más obras de este autor? Si nos fijamos detenidamente, es un cuadro de cierta calidad, evidente en los plegados del ropaje, en los brillos de los bordados, en el uso habilidoso de la luz lateral y los claroscuros, lo que hace de esta obra un lienzo de gran sencillez, pero cuidada resolución.

Así es que estamos en presencia de una buena obra pictórica firmada, pero de autor desconocido, que añade un poco más de misterio e interés a este hermoso cuadro que os he querido mostrar, AL Detalle. 





lunes, 22 de agosto de 2016

LA ERMITA DEL VAQUERO, AL DETALLE IV. LA TALLA DE LA VIRGEN Y LA ACTUAL ASOCIACIÓN



Termino este monográfico sobre la Ermita del Vaquero de Cáceres hablando sobre la talla de la Virgen, de la Asociación que intenta revitalizar su culto y de los actos que se han programado para el novenario de este año.


La talla que vemos, es una Virgen sentada, y realmente no es una copia de la imagen románica del Monasterio de Guadalupe, ni fue mandada hacer con tal fin, sino que fue adquirida en un taller de Madrid por Juan de Carvajal y mandada pintar de negro para favorecer el parecido. Además, gracias a los ropajes y adornos, se ha conseguido que a primera vista nos recuerde bastante a la Virgen de Guadalupe original. Fue llevada por primera vez a su ermita en procesión desde la Iglesia de Santiago el día 8 de setiembre de 1668. Gracias a Boxoyo sabemos que, además de esta procesión anual de septiembre, la imagen salió, al menos, otras dos veces por las calles de la ciudad: “consta que en 5 de noviembre de 1675, acordó la Villa que el 12 del mismo, se llevase esta Imagen a Santa María por los buenos temporales, que se celebrase procesión general, Novenario y Sermón; y en 5 de octubre de 1700 por grave enfermedad del Rey, se acordó hacer igual procesión y novenario conduciendo a Santa María esta imagen”




Otra importantísima procesión que presidió la Virgen de Guadalupe del Vaquero se llevó a cabo el 2 de diciembre de 1947 en los actos conmemorativos del cuarto centenario de la muerte de Hernán Cortés y que se llevaron a cabo en el pueblo pacense de Medellín. La idea inicial era que los presidiera la imagen original de Guadalupe, pero los miembros de la comisión ejecutiva Guillén y González Vidaurreta, convinieron con la comunidad franciscana que la talla que se trasladaría sería la cacereña. La Virgen primero se llevó a Guadalupe desde donde partió a Don Benito el día 1 de diciembre, donde pasó la noche y a las 8 de la mañana del día 2 se sacó en procesión por el pueblo, aproximadamente en un recorrido de tres kilómetros hasta que se la montó en un vehículo que la llevaría a Medellín, llegando a este pueblo sobre las 11 de la mañana. La reciben el alcalde de Badajoz, D. Antonio Masa Campos, el Vicario general de la Diócesis de Badajoz, D. Daniel Gómez y el obispo de Plasencia entre otros. Se inicia una nueva procesión que llega a la parroquia de San Martín, en la ladera del castillo, donde se sitúa la Virgen sobre un pedestal para que presida todos los actos. En esos momentos llegan las más altas autoridades: el Sr Martín Arcajo, Ministro de Exteriores, el Sr. Ruíz Juménez, director del Instituto Cultural Hispánico, el Gobernador Civil, el Sr López Tiendas, el Gobernador Militar, el General Rodríguez Martínez y el Presidente de la Diputación de Badajoz, el Sr. Guillén Tato. El Ministro descubre una placa donde puede leerse:

” En esta Iglesia, antigua parroquia de San Martín, fue bautizado en el año 1485 Hernán Cortés, conquistador de Méjico”


Tras discursos y más discursos de las autoridades, se marchan a comer al Parador de Mérida, donde también se traslada la Virgen del Vaquero y donde se saca de procesión, entre otros sitios, por el puente romano. Finalmente, el mismo día dos llega a Badajoz donde se le rinden distintos homenajes entre los días 2 y 3 de diciembre, antes de volver a Cáceres, a descansar a su ermita. El NODO ofreció, casi dos semanas después, las imágenes de esta conmemoración, pero desgraciadamente el audio original se perdió y sólo os puedo ofrecer las imágenes con una música de fondo puesta por mí mismo.



Las crónicas nos hablan de una grandísima devoción por esta Virgen durante décadas, que poco a poco fue disminuyendo hasta casi desaparecer por completo y llegar al punto de que la mayoría de los cacereños ni conocen de la existencia de la ermita. Afortunadamente un grupo de jóvenes con muchas ganas, pero, sobre todo, con una gran devoción y conocimiento del tema, se han propuesto revitalizar el culto por esta preciosa talla. 





Os pongo una pequeña charla que tuve con algunos vocales de la asociación, en la que nos hablan de la ermita y del precioso proyecto que plantean a corto plazo. Además, os adjunto el programa de actos del novenario de este año 2016, acabando así con las entradas dedicadas a esta preciosa ermita que necesita de todos nosotros para no caer en el olvido y el abandono. Quiero agradecer la enorme paciencia que tuvieron conmigo y el cariño con el que me trataron la tarde que pasamos en la ermita: muchas gracias Pedro Luis García, Ricardo Fernández y Elena Moreno.


BIBLIOGRAFIA CONSULTADA
Noticias Históricas de Cáceres. Simón Benito Boxoyo
“El IV Centenario de la muerte de Hernán Cortés en Medellín y Badajoz” (Editorial). En Revista del Centro de Estudios Extremeños. Nº 3-4, diciembre,1947. (págs. 440-458)
Filmoteca Española, archivos del NODO, 15 de diciembre de 1947

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...