Ir al contenido principal

ERMITA SANTIAGO DE BENCÁLIZ.

Entre Aldea del Cano y Casas de Don Antonio, junto al embalse de Nogales, descansan los restos, visibles desde la carretera, de una preciosa ermita que guarda más secretos de los que se pueden apreciar desde la lejanía. Para edificar la capilla, los constructores no fueron a buscar piedra a un lugar alejado, el inmueble se asienta sobre una villa romana, simplemente desmantelaron parcialmente algunas de sus estructuras y cimentaron sobre ellas.Durante los años 70’ del siglo XX, el profesor Enrique Cerrillo realizó dos campañas de excavación arqueológica en el lugar, campañas que, desgraciadamente, no pudo continuar dada la negativa de los propietarios de la finca a que prosiguiera la investigación. La información arqueológica obtenida permitió apreciar dos momentos constructivos destacables: el inicial, del siglo I, y el de tiempos bajo imperiales (siglo IV), cuando se acometieron importantes reformas que adecuaron la villa a los gustos propios del momento.






La iglesia está erigida sobre la pars urbana de la villa romana (el espacio destinado al alojamiento de los propietarios) y sobre las termas. En el exterior, al sur de la nave, se aprecia una estancia rematada con un ábside. Hacia el norte, el muro de cierre del templo monta sobre el acceso al edificio termal, del que apenas fue excavada una estancia, interpretada como apodyterium (vestuario). En ella existen dos filas de cuatro hornacinas afrontadas en las que los usuarios de los baños depositarían sus ropas y pertenencias.

 Las ruinas que en la actualidad se pueden observar, las fechan entre los siglos XV-XVI, templo de una sola nave, dividida en dos tramos por un muro transversal que sirve para separar la capilla mayor o ábside semicircular, del resto de la iglesia. En su época de culto debió tener un total de tres alteres, el mayor con un motivo de pintura al fresco en el que curiosamente aun no hace mucho tiempo se podían observar fragmentos de lo que debió ser un discreto crucifijo, así como otros dos pequeños altares colocados a ambos lados del anterior y de los cuales no se ha encontrado prácticamente nada.
En distintos zonas de este hoy montón de ruinas, quedan restos muy deteriorados de pinturas murales, que se han fechado a principios del siglo XVII. Lástima que no se aprecie lo que representaban.













Otro día os mostraré fotos del puente cercano, la casa fuerte del mismo nombre y de los miliarios que se conservan en la zona.

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS: 
http://blogs.hoy.es/paraisos-olvidados/2013/07/22/santiago-de-bencaliz-una-parada-para-la-reflexion-junto-a-la-via-de-la-plata/
Ermitas Cacerenses, Alonso Corrales Gaitán

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…