Buscar este blog

viernes, 29 de mayo de 2015

LA ERMITA DE LA SOLEDAD AL DETALLE

Quizá no llame demasiado la atención, es un edificio austero, con una puerta humilde,sin apenas decoración y aunque situada en una calle y una plaza a las que da nombre, se ve eclipsada por la monumentalidad del convento de “Las Claras”. El origen de esta ermita es incierto y aunque en una gran parte de la bibliografía se habla de una primera función como  hospital entre los siglos XIII y XIV, la verdad es que no hay prueba arqueológica ni documental de ello. La primera mención escrita que encontramos sobre la ermita, que entonces se denominaba iglesia de Santa María de los Caballeros, procede de las ordenanzas de la cofradía del mismo nombre, fundada el 2 de septiembre de 1470. Podemos considerar, sin duda alguna, que del conjunto de la ermita sus partes más antiguas se corresponden con la cabecera del ábside y los primeros tramos de la nave. Suponemos que en origen la nave principal poseería una cubierta a dos aguas, con techumbre de madera y tejas, como era habitual en muchas ermitas e iglesias pequeñas. Su sustitución por el actual sistema de bóvedas de crucería sostenidas por arcos fajones, seguramente se llevó a cabo coincidiendo con alguna de las obras de restauración. 




La ermita es de planta rectangular de una única nave y  con ábside poligonal de cinco lados. Estuvo durante siglos exenta, aunque poco a poco se fue rodeando de casas. La puerta de entrada actual se abrió en el siglo XVIII, se considera que debió de tener dos entradas originalmente, una se conserva y sería la entrada a la sacristía y la otra debería de situarse a la cabecera en la que ahora se encuentra adosada una casa de dos plantas de estilo típico popular, en cuyo muro medianero se observan los restos de una espadaña que se situaría sobre esa entrada principal. Actualmente posee otra que aloja una pequeña campana.






Sobre la actual puerta una hornacina de granito con columnillas y moldura, se remata con una pilastra sobre la que descansa una esfera también de granito, en su parte interior superior podemos ver claramente representado un sol. Actualmente acoge una imagen de la Virgen realizada entre los años sesenta y setenta del pasado siglo por el escultor Pepe de Arganda, del que ya os hablaré con más detenimiento. A la derecha de la puerta una pequeña, estrecha y alargada ventana a modo de aspillera.



En las obras de restauración que se le realizó en el año 2010 salieron a la luz varios elementos, uno de ellos en un lateral del ábside: un archivo para limosnas hecho de granito y empotrado en el muro. Es casi idéntico a uno que se ha colocado a modo ornamental en el lateral del Palacio de Mayoralgo. En el paramente NE también del ábside se ve un medallón de piedra con las letras A y M correspondientes a la salutación AVE MARÍA.










En la parte posterior del ábside quizá se encuentra el elemento más interesante de los rescatados en las obras del 2010, la ventana original de la sacristía rodeada de esgrafiados geométricos y vegetales. Esta ventana es cuadrada formada por cuatro sillares. En el que sirve como dintel podemos leer una fecha: 1672, correspondiente a una de las reformas, mientras que el alféizar aparece:

CHRISTVS PRO NO-
BIS FLAGELLATVS


Este lema en latín se identifica con el segundo de los misterios dolorosos del Santo Rosario (Mt. 27, 26; Mc. 15, 6-15; Jn. 19, 1) y es posible que formara parte de un circuito que discurría por los alrededores de la ermita, con otras inscripciones similares en soportes que no se conservaron.


Espero que con este artículo, al pasar por delante de la ermita de la Soledad, la miréis con otros ojos y busquéis en sus DETALLES la historia que nos quiere contar.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:
La ermita cacereña de Nuestra Señora de la Soledad, también conocida como Santa María de los Caballeros. ANTONIO RODRÍGUEZ GONZÁLEZ (arqueólogo)Y ÁNGEL NISO RUIZ (arquitecto)

miércoles, 27 de mayo de 2015

BUJÍO RUINOSO EN MALPARTIDA DE CÁCERES

Gracias a un respiro momentáneo en el ritmo de trabajo, he vuelto a los caminos con mi bici y llevo unos días recorriendo los alrededores de Cáceres buscando restos de nuestro pasado, alguno que otro se me resiste, y cuando regresaba hoy a casa un poco desilusionado, a lo lejos vi la silueta de lo que parecía una construcción, y me acerqué a verla. Degraciadamente he encontrado los restos cadavéricos de un bujío, prácticamente arruinado, pero que sigue intentado estar en pie, como queriendo recordarnos un tiempo pasado.






Unas pocas piedras, una pequeña, muy pequeña, puerta, dos hornacinas, una cigüeña curiosa y miles de saltamontes es lo único que podemos ver ahora en esta pequeña edificación pastoril que está a punto de desaparecer. Sólo quería dejar constancia de su existencia, de su impresionante presencia, a pesar de todo, y para que, aunque pronto desaparezca, quede un pequeño recuerdo de sus recuerdos y su resistencia. 









domingo, 24 de mayo de 2015

LA ESPADA DEL REY ARTURO EN LA JUDERÍA VIEJA DE CÁCERES


Las leyendas artúricas empezaron a surgir en la tradición de Inglaterra y Francia en el siglo VI, posteriormente la literatura, y actualmente el cine o la televisión han hecho que a nadie les sean ajenos los nombres de Merlín, Excálibur o Ávalon. El Rey Arturo a los 16 años, va con sir Héctor y Kay a Londres, donde caballeros de toda Inglaterra intentan sacar una espada de su prisión en un yunque que a la vez se encontraba prisionera de un trozo de mármol colocada por su padre, el Rey Uther. Se decía que quien la liberase sería el rey de Inglaterra y el encargado de unificar todos los reinos de la isla. Infructuosamente, todos los caballeros intentaron extraer la espada, pero es Arturo, sin ser caballero aún, quien logra liberarla, y le es revelada su verdadera identidad.

Tradicionalmente se ha identificado esa espada con el nombre de Excálibur, aunque esto no es correcto. Arturo perdió la espada sacada del yunque y el mago Merlín lo acompañó a un lago en cuyo fondo había un castillo en el que vivía una hechicera llamada Nimue, la Dama del Lago. Esta mujer guardaba una espada maravillosa, Excálibur. Arturo le pidió la espada, y Nimue se la regaló. Merlín observó la espada mágica de Excálibur: "Guardad bien esta espada" le advirtió al rey, "Puesto que mientras la llevéis no perderéis nada de sangre, pero un día llegará una mujer en la que confiáis y os la robará."



Y os preguntaréis que esto qué relación tiene con nuestra ciudad de Cáceres, pues es muy sencillo. En la Judería Vieja, en un callejón desconocido por la mayor parte de los ciudadanos, alguien quiso dejar dibujado en forma de esgrafiado la espada que Arturo sacó del yunque, aprovechando un roca de la pared. No tendrá demasiada antigüedad, apenas unas décadas, pero es de esos detalles de nuestra parte antigua que deben ser reconocidos. Además es la excusa perfecta para asomarse a este callejón y disfrutar de su anárquica distribución y de su especial encanto.













Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...