Ir al contenido principal

LA ERMITA DE LA SOLEDAD AL DETALLE

Quizá no llame demasiado la atención, es un edificio austero, con una puerta humilde,sin apenas decoración y aunque situada en una calle y una plaza a las que da nombre, se ve eclipsada por la monumentalidad del convento de “Las Claras”. El origen de esta ermita es incierto y aunque en una gran parte de la bibliografía se habla de una primera función como  hospital entre los siglos XIII y XIV, la verdad es que no hay prueba arqueológica ni documental de ello. La primera mención escrita que encontramos sobre la ermita, que entonces se denominaba iglesia de Santa María de los Caballeros, procede de las ordenanzas de la cofradía del mismo nombre, fundada el 2 de septiembre de 1470. Podemos considerar, sin duda alguna, que del conjunto de la ermita sus partes más antiguas se corresponden con la cabecera del ábside y los primeros tramos de la nave. Suponemos que en origen la nave principal poseería una cubierta a dos aguas, con techumbre de madera y tejas, como era habitual en muchas ermitas e iglesias pequeñas. Su sustitución por el actual sistema de bóvedas de crucería sostenidas por arcos fajones, seguramente se llevó a cabo coincidiendo con alguna de las obras de restauración. 




La ermita es de planta rectangular de una única nave y  con ábside poligonal de cinco lados. Estuvo durante siglos exenta, aunque poco a poco se fue rodeando de casas. La puerta de entrada actual se abrió en el siglo XVIII, se considera que debió de tener dos entradas originalmente, una se conserva y sería la entrada a la sacristía y la otra debería de situarse a la cabecera en la que ahora se encuentra adosada una casa de dos plantas de estilo típico popular, en cuyo muro medianero se observan los restos de una espadaña que se situaría sobre esa entrada principal. Actualmente posee otra que aloja una pequeña campana.






Sobre la actual puerta una hornacina de granito con columnillas y moldura, se remata con una pilastra sobre la que descansa una esfera también de granito, en su parte interior superior podemos ver claramente representado un sol. Actualmente acoge una imagen de la Virgen realizada entre los años sesenta y setenta del pasado siglo por el escultor Pepe de Arganda, del que ya os hablaré con más detenimiento. A la derecha de la puerta una pequeña, estrecha y alargada ventana a modo de aspillera.



En las obras de restauración que se le realizó en el año 2010 salieron a la luz varios elementos, uno de ellos en un lateral del ábside: un archivo para limosnas hecho de granito y empotrado en el muro. Es casi idéntico a uno que se ha colocado a modo ornamental en el lateral del Palacio de Mayoralgo. En el paramente NE también del ábside se ve un medallón de piedra con las letras A y M correspondientes a la salutación AVE MARÍA.










En la parte posterior del ábside quizá se encuentra el elemento más interesante de los rescatados en las obras del 2010, la ventana original de la sacristía rodeada de esgrafiados geométricos y vegetales. Esta ventana es cuadrada formada por cuatro sillares. En el que sirve como dintel podemos leer una fecha: 1672, correspondiente a una de las reformas, mientras que el alféizar aparece:

CHRISTVS PRO NO-
BIS FLAGELLATVS


Este lema en latín se identifica con el segundo de los misterios dolorosos del Santo Rosario (Mt. 27, 26; Mc. 15, 6-15; Jn. 19, 1) y es posible que formara parte de un circuito que discurría por los alrededores de la ermita, con otras inscripciones similares en soportes que no se conservaron.


Espero que con este artículo, al pasar por delante de la ermita de la Soledad, la miréis con otros ojos y busquéis en sus DETALLES la historia que nos quiere contar.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:
La ermita cacereña de Nuestra Señora de la Soledad, también conocida como Santa María de los Caballeros. ANTONIO RODRÍGUEZ GONZÁLEZ (arqueólogo)Y ÁNGEL NISO RUIZ (arquitecto)

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…