Ir al contenido principal

DEPÓSITO DE MILIARIOS EN LOMO DE PLATA

Hoy vamos a viajar por la Vía de la Plata, y lo primero que voy a hacer es contradecir al título del post, porque según os voy a contar no se trata de un depósito, si no la acumulación de nueve colocaciones sucesivas. Tampoco se  trata de una FÁBRICA de miliarios como aparece en algunos textos. El conjunto se localiza en el tramo de la vía entre Castra Caecilia y el paso del Tajo, al norte del Casar de Cáceres, en el punto en que se cumplen las 56 millas desde Emerita. El conjunto se compone de nueve miliarios que se encuentran  junto a la calzada, algunos aún en pie, otros ya tumbados e incluso semienterrados y otros con inclinaciones de diversos grados. Todos ellos son de granito. Es interesante comprobar que sus dimensiones son diferentes, tanto en altura como en diámetro.


Sólo cuatro de las piezas conservan texto apreciable. Los textos permiten interpretar sólo una parte del conjunto. La mayoría de ellos presenta un desgaste patente del granito, por lo que resulta difícil dilucidar si no tenían texto en origen o si se ha perdido. Pueden darse incluso los dos casos. Lo más probable es que además, en los semienterrados puedan conservarlo en el sector no visible. Los que presentan texto corresponden cada uno a un emperador diferente: Trajano, Adriano, Maximino y Constancio. Los cuatro se documentan en otros lugares de la vía, los dos primeros con profusión y los otros dos con menor abundancia, pero en tramos relativamente próximos. Este dato resulta bastante significativo porque ofrece un modelo de homología interesante y viene a abogar, en cierto modo, por la posibilidad de que los miliarios sin texto correspondan, por lo menos en parte, a otros emperadores también documentados en la vía, completando, por así decir, la serie habitual.




En resumen, el conjunto de miliarios de la milla LVI parece responder a la implantación sucesiva, es decir, en nueve momentos, de nueve miliarios. La evidencia del texto en aquéllos que lo conservan, la posición que presentan y las diferencias tipológicas y metrológicas del resto abogan por esta interpretación, es decir, no se trata de un depósito ni una estructura similar sino de nueve colocaciones sucesivas.







Un par de kilómetros antes de llegar a este depósito de miliarios podemos ver otros tres junto al camino. Aquí os dejo una fotos y un pequeño vídeo.









FUENTE BIBLIOGRÁFICA:
Los miliarios de la Vía de la Plata, Carmen Puerta Torres.

Comentarios

  1. Hola, soy del Casar y me gustaría visitar los Miliarios. Puedes dar la posición GPS ? Gracias y felicidades por el post

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…