Buscar este blog

martes, 30 de septiembre de 2014

CASA DE LA QUINTA DE LA ENJARADA DE CÁCERES

Como ocurre con otros muchos de los edificios de los que ya se han tratado en el blog, hemos pasado todos cientos de veces frente a él pero pocos lo habrán visto desde cerca. Se encuentra a unos tres kilómetros de Cáceres en la carretera de Badajoz. Realmente es una propiedad privada de la que habitualmente te suelen echar si te ven haciendo fotos por allí, a mi me dio tiempo, en un par de visitas, a hacer algunas para poder mostrároslas. 

Comencemos hablando sobre el origen del Condado de la Quinta de la Enjarada y la vinculación a esta casa. Comenzó siendo unas antiguas casas de campo que adquirieron los Saavedra y de éstos, por el matrimonio de Leonor de Saavedra con Juan de Sande Carvajal, pasó a la familia Carvajal de Plasencia. Un hijo de este matrimonio, el Arcediano Francisco de Carvajal, decidió obrarlas, ya en el siglo XVI, dándoles el aspecto que hoy poseen. Se ha escrito que las obras comenzaron en torno a 1543, pero lo cierto es que en 1534 ya existe un documento en el que el cantero Diego de Roa reconocía la obligación de sacar 500 toledanas de cantería para el Arcediano. Sí es cierto que las obras debieron pararse y retomarse en la primera fecha que dije.



En 1583 alojaron estas casas a Felipe II, cuando regresaba de tomar posesión del Reino de Portugal. Juan de Carvajal Sande y Perero recibiría de Carlos II el 22 de septiembre de 1679 el título de Conde de la Quinta de la Enjarada, cuyos descendientes  fueron, entre otros, Duques de Abrantes y de Linares. El IX Duque de Abrantes, Angel María de Carvajal y Téllez-Girón, cedió a su hija Laura de Carvajal y Jiménez de Molina el Condado de la Quinta de la Enjarada, que pasó a sus descendientes, los Labayen, actuales propietarios, siguiendo ligado el título al lugar que le dio nombre.




La Quinta es una construcción a dos alturas con una doble logia porticada a la italiana, cuyo precedente más cercano puede ser el Palacio de Piedrasalbas de Trujillo. La planta inferior se organiza con arcos escarzanos separados por robustos contrafuertes y la superior con arcos de medio punto sostenidos en columnas toscanas. En esta altura existe una inscripción relativa a la erección del edificio. Escudos esgrafiados de Carvajal se sitúan en diversas partes. En la parte posterior se observan restos de lo que pudieron ser las torres de la antigua construcción.

Cercana se encuentra la capilla palatina, de planta cuadrangular con tejado a cuatro aguas que cubre una bóveda de arista. En las caballerizas se pintaron frescos para el rodaje de Cristóbal Colón que el tiempo se ha encargado de estropear dándoles una graciosa pátina de falsa autenticidad. Tanto la capilla como las pinturas no he podido verlas porque siempre me echaron de la propiedad antes. El conjunto no se encuentra en su estado óptimo de conservación lamentablemente.





FUENTES BIBLIOGRÁFICAS:
http://es.wikipedia.org/wiki/Condado_de_la_Quinta_de_la_Enjarada
http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/caceres/plasencia-dineros_282471.html

lunes, 29 de septiembre de 2014

UN CONVENTO DE COLORES

Hace poco ya hablé en el blog de este convento de clausura, donde reside la congregación de Las Jerónimas, y aunque me encantaría hablar de los dulces que hacen, que son sin duda los mejores que puede uno llevarse a la boca, hoy toca hablar de esta fachada.

La moda de mostrar la piedra en palacios e iglesias es relativamente reciente. Lo habitual era que los muros aparecieran "lucidos", estofados, con esgrafiados normalmente y policromados en otras muchas ocasiones. De aquellos "adornos" casi no nos ha llegado nada porque se "limpiaron" las fachadas para mostrar la piedra, cosa que durante siglos fue considerado como signo de pobreza y de casas y barrios humildes.

De los esgrafiados ya hablaré en otro momento, porque se conservan aún preciosos ejemplos en nuestros muros, pero hoy nos fijaremos en los colores de la fachada de La Enfermería de San Antonio, actualmente conocido como Convento de Santa María de Jesús, en la que se pueden observar aún restos de vivos colores, de dibujos de ladrillos, de figuras geométricas en rojos, amarillos... Me encantaría poder haber visto esta fachada en su estado original, seguro que ahora nos parecería una aberración si el colorido volviera a ser lo que era, porque, por costumbre, nos parece la piedra vista el estado original de estas edificaciones. Ahora sólo os invito a acercaros a este precioso rincón de la ciudad y buscar la policromía su fachada. 






miércoles, 24 de septiembre de 2014

EL AERÓDROMO DE CÁCERES EN UN FERIAL I

El Aeródromo de Cáceres fue una antigua base aérea militar situada en la carretera de Mérida, y a unos 3 kilómetros y medio de distancia   del centro de la ciudad, lo que hoy es el RECINTO FERIAL

El aeródromo no llegó a contar nunca con pistas asfaltadas, tratándose de un área descampada con forma casi circular de unas dimensiones aproximadas de unos 1000 metros de diámetro. Actualmente las únicas construcciones que quedan en pie son un hangar metálico, (utilizado durante los últimos años por alguna banda de cornetas y tambores) y dos barracones remozados.


En origen, el aeródromo de Cáceres disponía de una serie de barracones alineados a lo largo de uno de los ejes, y situados entre ellos. Contaba con 5 refugios antiaéreos, que no eran más que unos edificios semienterrados, de unos pocos metros de longitud, construidos con ladrillos y cemento y cubiertos con raíles de tren invertidos que hacían las veces de blindaje. 










El conjunto de edificios y búnkeres se extendía a lo largo de unos 300 metros. A unos 1000 metros de distancia, se encontraba una de las piezas antiaéreas que protegía el campo de vuelo, con un edificio de control, otro para el alojamiento de los servidores semienterrado y un refugio bajo tierra que será objeto de otro post. Queda una pequeña garita de obra que protegía el emplazamiento.






En la pista de vuelo, y presumiblemente en la cabeza de la misma, existía un edificio semienterrado que alojaría a los pilotos de guardia por si era necesario volar llamado edificio de alerta temprana y que podemos ver muy cerca de la carretera de Mérida.






Durante la Guerra Civil Española, el aeródromo quedó en manos de las fuerzas sublevadas, siendo empleado por la aviación rebelde para atacar objetivos gubernamentales, empleándose como base, entre otros, de los aviones Fiat Cr-32 de los capitanes Dequal o Joaquín García-Morato, o los tenientes Mantelli y Franceschi que hostigaban a los aviones republicanos en las proximidades de Madrid.


Tras la guerra siguió empleándose, aunque su interés se fue perdiendo con la llegada de aviones de reacción, siendo abandonado definitivamente por el ejército a finales de la década de los años 70 del siglo pasado. Tras ser empleado por los aviones ultraligeros del Club de vuelo de Cáceres, finalmente también fue abandonado por aquellos, que fueron trasladados al aeródromo de la Cervera, siendo los terrenos rehabilitados por el ayuntamiento y destinados actualmente como recinto ferial.

No voy a cansar con un largo discurso sobre la protección del patromio de Cáceres, y no sólo el medieval, creo que cualquiera que tenga dos dedos de frente entenderá la importancia de mantener este tipo de testimonio que forma parte de la historia de la ciudad. Os pongo un pequeño vídeo con imágenes de algunos de estos restos. 


FUENTES BIBLIOGRÁFICAS:
https://www.facebook.com/DefendamosElPatrimonioMilitarDeCaceres
http://noticias-de-hoy.es/aer%C3%B3dromo_de_c%C3%A1ceres

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...