Ir al contenido principal

EL CRISTO NEGRO AL DETALLE

En Cáceres, el tiempo se paró espectante
cuando el hombre dio forma
a la imagen del Crucificado de Sta. Mª. de Jesús,
y los árboles se avergonzaron
y en su vergüenza se cambió el color,
y lo que fue hecho como blanco
en CRISTO NEGRO se transformó

Alonso Corrales

Hoy, Jueves Santo, os quiero enseñar la talla que procesionó a la media noche de ayer: el Cristo Negro. Pero no me voy a referir a dicho desfile procesional, que es de todos conocido, sino que quiero acercarme a la imagen, mirándola como hacemos en este blog, AL DETALLE. La talla es del siglo XIV de estilo gótico, seguramente de entre 1340 y 1360, de autor desconocido, pero presumiblemente extranjero por su influencia Centro-Alemana y fueron modificados, en el siglo XV, el pelo y el paño de pureza. Fue costeado por la familia Ovando por un total de 1500 maravedíes, siendo Juan de Ovando quien lo sufragó. 


Durante años hubo polémica sobre su color, porque aún hoy hay quien afirma que en origen no sería negro y se tornó en este color por el humo de las miles de velas que se le habrán puesto a lo largo de estos siglos. Actualmente se sabe que este es su color original ya que está tallado en madera oscura, traída seguramente del norte de África. Y aunque ahora todos lo conocemos como Cristo Negro, no ha sido hasta los años 80 del siglo pasado que ha empezado a usarse esa denominación, porque hasta entonces se le conocía como Crucifijo de Santa María.




Sobre él son numerosas las leyendas que se cuentan en la ciudad. La más conocida es la que dice que no se le puede tocar con la mano desnuda porque ésto produce una muerte fulminante y que para hacerlo hay que ponerse unos guantes oscuros. Los nobles que durante siglos se encargaron de su cuidado contrataban a mendigos o indigentes para llevar a cabo el proceso de limpieza, que solía hacerse con cebolla y vino, así evitaban la posibilidad de tocarlo y morir por la influencia de la imagen.




También se afirma que no se le puede mirar a los ojos porque te provocaría una irremediable ceguera. La historia que más hace volar mi imaginación es la de que era la imagen que se sacaba a la plaza de Santa María para las ejecuciones de la Santa Inquisición y que debido a la posición de la cabeza, el reo al ser ahorcado se alineaba en los últimos momentos con la imagen del Cristo, siendo sus ojos lo que el condenado vería por última vez. 






Os muestro unas imágenes del detalle de sus manos, sus pies, las venas de los brazos, las costillas... Es una imagen preciosa que sobrecoge y emociona de la misma manera. 






BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:
Historia y Curiosidades de la Santa Hermandad del Cristo Negro de Cáceres. Alonso Corrales Gaitán

Comentarios

  1. En Agosto de 1.985, cuando fue bajado por primera vez de la Capilla de los Blázquez o del Santo Crucifijo, los miembros que posteriormente conformarían el Cabildo de la Hermandad, solicitaron al párroco de la Iglesia de Santa María, que fuesen bendecidos antes de su bajada para poder examinarlo detalladamente, debido a las Leyendas que existían alrededor de tan misteriosa imagen.
    Y así se hizo.
    Se rezó un Padre Nuestro antes de bajarlo y posteriormente cuando volvió al lugar que había ocupado durante unos cientos de años. Como se hacía en la antigüedad.
    Eso sí, las personas que lo hicieron, usaron guantes negros como marcaba la tradición.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…