Ir al contenido principal

FENICIOS EN LOS LLANOS DE CÁCERES. EL YACIMIENTO DE "EL TORREJÓN DE ABAJO".

Hoy os quiero mostrar uno de los sitios que he visitado últimamente en mis rutas en bici. No es especialmente bonito, pero sí es una parte muy desconocida de la historia de nuestra ciudad y sus alrededores y que nos acerca a la penillanura cacereña de entre los siglos VII y V a.c.

En el interminable término municipal de Cáceres, a unos 4 kilómetros de Sierra de Fuentes, por el viejo camino de Trujillo, en la finca "El Torrejón de Abajo", en una extensa y desoladora llanura, a uno pocos metros de un sediento Guadiloba, se encuentra este viejo yacimiento. Apenas se distingue ya entre el alto pasto amarillo y seco que tapiza el suelo pizarroso de esta zona.

En el año 1988 es descubierta una pieza de bronce con una cabeza de felino por los dueños de la finca, que llamados por viejas historias de tesoros enterrados, deciden buscar y excavar más y así se encontró el famoso conjunto de bronces que hoy puede verse en el Museo Arqueológico de Cáceres. La fortuna y la sensatez hicieron que el descubrimiento fuese comunicado a los encargados de este museo, y a los que se les entregó, además, las piezas encontradas. Gracias a esto se desarrollaron excavaciones en los años 1989 y 1997.

LOS BRONCES

Se encontraron en un principio nueve preciosas piezas de bronce diseñadas para encajar entre sí y completar las esquinas de un mueble horizontal. Todas ellas son tubos huecos en los que destaca en dos de ellas su remate en cabeza leonina y en otras cuatro unos prótomos antropomorfos que reproducen esfinges tocadas con lebbadé bajo (gorro cónico) y pectorales del tipo Usekh, relacionados con el mundo egipcio y fenicio. Presumiblemente se encajaban con listones de madera para la formación de un lecho horizontal. No hay conexión directa de este hallazgo con nada existente en el Mediterráneo, aunque sí de forma indirecta con las tradiciones artesanales de orientales fenicios. Según los estudiosos estas piezas pueden contextualizarse con una producción fenicia occidental, o hispano-fenicia, sobre el siglo VII a.c. aunque esta fecha entra en conflicto con la que se ha dado para los restos del yacimiento, cuya excavación determinó que pertenecían al siglo V a.c. Pueden contemplarse en el Museo de Cáceres desde hace años. 










EL YACIMIENTO

En la penillanura cacereña, a unas decenas de metros del Guadiloba y sobre suelo pizarroso, se encuentra este yacimiento. Los trabajos realizados permitieron confirmar la existencia de una ocupación antigua de la que se pudieron documentar una serie de muros rectos de piedra aparejada en seco pertenecientes, según lo hasta ahora publicado, a un mismo edificio articulado en varias estancias adosadas. Los espacios delimitados, que destacan por su perfecta orientación cardinal, se presentan en número de cuatro y van decreciendo en tamaño de norte a sur. El mayor de ellos (E-1), de planta más o menos cuadrada, mide unos 6,5 m de lado y es el que presenta más interés, tanto por sus características constructivas cuanto por ser aquí donde apareció el conjunto de los bronces objeto de este estudio. Está antecedido por un área pavimentada al este que se interrumpe en su parte central, en la confluencia con el muro de fachada, para dejar paso a una pequeña fosa rectangular excavada parcialmente en la roca. El acceso a este recinto parece realizarse desde este atrio enlosado a través de una entrada acodada que se abre por el lado sur. En el eje nortesur de esta estancia aparecen una serie de piedras planas inicialmente interpretadas como calzos para postes que sostendrían una techumbre a doble vertiente. En la zona norte se documentó una acumulación de piedras que delimitaban un espacio regular.

Los bronces, a juzgar por el área de tierra removida que se percibía antes de comenzar la excavación, se hallaban en la parte central de la habitación, ligeramente desplazados hacia la esquina suroriental, coincidiendo con una zona donde, durante los trabajos se hicieron evidentes los restos de combustión antigua. En esta zona, además, aparecieron algunos pequeños fragmentos de bronce y dos objetos de hierro en forma de regatones de gran tamaño. En la esquina NO de este espacio 1 se encontró una urna cerámica tumbada elaborada a mano y con ungulaciones en el cuello en cuyo interior se recogieron restos muy menudos de huesos calcinados. En la segunda campaña de excavación salieron a la luz otras estancias de menos tamaño.




 


CONCLUSIONES

Los estudiosos han planteado la posibilidad de que el yacimiento haya funcionado desde su fundación sobre el siglo V a.c. como un espacio funerario aristocrático. Las otras estructuras adosadas servirían como recintos sepulcrales de caracter individual donde se habrían realizado las exequias fúnebres y ceremonias culturales de rememoración. 

En el interior de estos recintos podrían haberse situado las sepulturas más o menos monumentalizadas. Según esta teoría en el espacio E1 se habría situado el espacio funerario fundacional donde se realizó la incineración de algún aristócrata sobre el lecho del que formaban parte los bronces encontrados. La ausencia de restos humanos se debe a las condiciones edáficas que eliminaron cualquier tipo de posible vestigio. 

La interpretación de tumbas monumentalizadas encaja perfectamente con el contexto ideológico del Cáceres del siglo V a.c. donde el culto a los antepasados se convierte en uno de los elementos fundamentales de las estructuras mentales de las sociedades. Además su presencia en el camino tradicional entre Medellín-Alconétar y la cercanía del poblado de El Risco de esta misma época justifican la teoría de su uso como santuario funerario. 




Ahora os invito, no a visitar el yacimiento, al que es complicado acceder y no presenta mucho atractivo, sino a visitar el Museo de Cáceres, a disfrutar de estos preciosos bronces de más de 25 siglos. 






BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA
EL LECHO FUNERARIO DE ÉPOCA ORIENTALIZANTE DE «EL TORREJÓN DE ABAJO» (CÁCERES). Javier JIMÉNEZ ÁVILA


Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…