Ir al contenido principal

PALACIO TOLEDO-MOCTEZUMA ¿OLVIDANDO A PARTE DE LA FAMILIA?

Cuando visitamos los palacios de la ciudad antigua, podemos ver en sus portadas los escudos nobiliarios que nos ayudan a recorrer la historia del edificio. Pero como en muchas casas, parte de la familia olvida o relega a otra. Hoy pondremos el foco en el Palacio de Toledo Moctezuma, y para ello os contaré primero parte de su historia.

A principios del siglo XVI, el primer edil de Cáceres, el señor Pedro Cano, manda a su hijo, un chico inquieto y con más ganas de hacer carrera militar que eclesiástica, a las américas. Este joven llamado Juan Cano de Saavedra tuvo la habilidad de luchar en un principio contra Hernán Cortés, para posteriormente hacerlo a su lado y ganarse su confianza, colaborando con él en el sitio de Tenochtitlan o la conquista de Oxaca y Michuacán. En el año 1531 deciden casarle con la que se conocía como Isabel de Moctezuma, una bella chica de 21 años, que en esa época ya había enterrado a 5 maridos, dos de ellos también extremeños. Era hija del Huey Tlahtoani (jefe supremo) Moctezuma II y su esposa Tecalco, nacida según algunos autores en 1510 y según otros en 1500. 





Este matrimonio por fin sí le duró a la "poliviuda" Isabel, en realidad duró hasta su fallecimiento en 1550. De ellos nacieron cinco hijos, dos de las hijas se metieron a monjas en México, y de los chicos sólo uno quiso regresar al Cáceres natal de su padre, fue Juan Cano de Moctezuma y junto a él fundó el palacio del que os hablo hoy, sobre una edificación anterior. Éste se casó en 1.559, en Cáceres con doña Elvira de Toledo y Ovando, perteneciente a una de las familias de más relevancia de la aristocracia, dando origen a uno de los linajes de más renombre, con títulos como los Condes de la Enjarada, duques de Abrantes y Linares, o marqueses de Valdefuentes entre otros. Un hijo de Juan se casa con Mariana de Carvajal y Toledo, y tras ese enlace mandan hacer importantes reformas en el palacio. 




Por lo tanto podemos decir que el origen del Palacio Toledo Moctezuma y sus reformas se deben a las familias Saavedra (Juan Cano de Saavedra), Moctezuma (Isabel y Juan Cano de Moctezuma). los Toledo (Elvira de Toledo y Ovando) y los Carvajal (Mariana de Carvajal y Toledo). Si nos fijamos en los escudos de la fachada de este edificio, podemos ver en la torre cuadrada, en la esquina, mirando a américa, el escudo de los Moctezuma (13 coronas) junto al de Carvajal (banda) que aparece en otros escudos, el de Toledo (jaquelado), muchas veces confundido con el de los Ulloa y ningún otro. 

Si nos fijamos en los DETALLES, abandonado, en las traseras del palacio, en la zona cerrada por un reja, podemos ver un pequeño fragmento de piedra en la que se distinguen perfectamente unas hojas de higuera, restos de un escudo perteneciente a la familia Figueroa, pero ¿por qué está ahí?¿cuando emparentaron estas familias? Nunca sabremos si este hecho es fruto de la simple reutilización de materiales, o detrás hay una historia de familias, deshonra o algo parecido. Sea como sea, quería mostraros este DETALLE de la familia Figueroa en el Palacio Toledo-Moctezuma y contaros brevemente la el origen del edificio.




Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…