Ir al contenido principal

EL PUENTE DE MI PUEBLO ES ROMANO, ¡TE LO DIGO YO!

Todo pueblo "como Dios manda", debe tener un puente romano del siglo XII al XV, porque realmente son medievales, pero explícaselo tú al paisano de turno. En los alrededores de Cáceres tenemos muchos de estos supuestos puentes romanos que ya comencé a enseñar hace unas semanas con el de Torreorgaz. Al encontrarme a un amigo de allí me increpó por el artículo escrito, porque "el puente de mi pueblo es romano ¡te lo digo yo!". No hubo forma de hacerle entrar en razón, por eso me propuse investigar un poco y hacer una pequeña guía que nos ayude a distinguirlos de forma sencilla. Hay que decir que lo que ahora expondré son sólo unas indicaciones generales que habría que matizar caso por caso, pero que nos ayudarán, a simple vista, a distinguir un puente romano de otro medieval.

Para explicar las características comunes a los puentes romanos, usaremos como ejemplo uno de los más conocidos e importantes, no sólo en la región, sino en todo el país: el puente romano de Alcántara. Donde podemos apreciar en la actualidad:


  • La plataforma es de rasante horizontal. Con frecuencia los puentes romanos tienen una configuración en la que la clave de todas las bóvedas están a la misma altura, aunque puedan existir algunos con rampas de entrada y salida. Aunque tenemos que decir que, como una excepción, el de Alcántara originalmente tenía un perfil parcialmente alomado que se rebajó en posteriores reconstrucciones, aunque su estado en estos momentos nos sirve perfectamente de ejemplo.
  • Presentan un ancho de plataforma de más de 5 metros. 7,8 en el caso del de Alcántara o 6,6 el de Alconétar. Las vías de comunicación para los romanos era de gran importancia para el mantenimiento del Imperio o la República y para ello debían favorecer el tránsito de carros y caballos por ella, cosa que además era fundamental para la romanización de las tierras conquistadas.
  • El aparejo de los sillares se realizaba en seco. Los constructores romanos eran grades expertos a la hora de tallar sus sillares, lo que les permitía construir sus puentes sin utilizar ningún tipo de argamasa.
  • Usaban sillares almohadillados como técnica decorativa, favorecido por su destreza a la hora de tallar estos sillares. Esto no demuestra sólo interés por lo práctico y funcional, sino un esmerado cuidado del detalle, de lo puramente estético.
  • En muchos de los puentes romanos encontramos CORNISAS con las que se remarcaba este interés por lo estético, resaltando algunas de las líneas de la obra a los ojos del espectador.
  • Por este motivo estético suelen aparecer ARQUIVOLTAS  sobre las bóvedas, es decir una fila de piedras de menor tamaño que forman una nueva bóveda sobre la anterior.
  • El arco más usado por los romanos es el de medio punto. Sólo encontramos en la provincia una preciosa excepción en el puente de Alconétar en el que estos están rebajados.

Y para describir las características más comunes de un puente medieval usaremos el mismo que os mostré hace semanas y que fue el objeto de mi bronca con un paisano, el de Torreorgaz. Sobre él destacaremos:




  • La plataforma suele tener una rasante en lomo de asno, o alomada debido a la diferencia de altura de las claves de las bóvedas.
  • Los sillares están mucho peor labrados, siendo frecuente el uso de sillarejo. No aparecen en ningún caso sillares almohadillados. El labrado es a simple vista mucho más tosco.
  • La unión de estos sillares siempre lleva mortero y aparecen, con frecuencia inserciones lajosas, es decir, lo que se conocen como ripios, pequeños fragmentos de piedra que ayudaban a dar consistencia a la argamasa que los unía. En esta zona son normalmente lascas de esquistos.
  • La anchura de la plataforma no supera los 4 metros, ya que su función es la del paso del ganado o personas a pie, no se conciben con una idea globalizadora como en el caso de los romanos.
  • Las bóvedas más comunes son las ojivales.
  • Aparecen con frecuencia marcas de cantero. En el caso del puente de Torreorgaz no he encontrado aún.
  • Los materiales constructivos son variados, mientras que los romanos usaban el granito, en los medievales son frecuentes también la pizarra o el esquisto.

Con estas simples indicaciones creo que queda bastante claras las diferencias entre los puentes romanos y medievales. En los próximos días os mostraré algunos otros verdaderamente bellos e interesantes.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

Puentes históricos romanos y medievales cacereños. José Manuel González Parejo



Comentarios

  1. Vale, pero el puente de mi pueblo es romano.

    Buen trabajo, Rubén. Y hasta pronto.

    Jesús.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Jesús¡¡¡¡ pronto nos vemos¡¡¡¡¡ Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

PINTURA RUPESTRE DEL SIGLO XXI EN CÁCERES