Ir al contenido principal

TAPIADA PERO MUY CRISTIANA

Uno de los elementos que pueblan la ciudad antigua de Cáceres que más me llama la atención son las puertas y ventanas tapiadas. Me hacen preguntarme cuándo, por qué o para qué. Lo normal , antiguamente, era que los muros estuvieran lucidos, por lo que sus restos no se veían en ningún caso, pero con la moda moderna de sacar a relucir la piedra, podemos disfrutar de estas calladas puertas, de las ventanas cegadas y de la posibilidad que nos dan de imaginar historias pasadas. En la Calle de San Pablo, que une la Plaza de Pereros con la Plaza de San Mateo, muy cerca del Oso Polar que os enseñé hace meses, encontramos una de estas puertas, pero con la particularidad de guardar un pequeño secreto: un cruz grabada.

La cruz es un símbolo universal que marca de forma metafísica la plenitud del “Hombre Universal”, por lo que ha sido desde siempre centro de atención entre filósofos e historiadores. A pesar de que su presencia en la cultura tradicional es un tema que ofrece gran interés entre los investigadores, el análisis del valor simbólico, antropológico, histórico e incluso etnográfico, constituye un enfoque que ha comenzado a fructificar en fecha relativamente reciente.

Aunque desde mediados del siglo XIV existen cruces casi de forma generalizada en la arquitectura doméstica y subsidiaria, la mayor parte de los símbolos religiosos que aparecen en aquellas se datan en los inicios de la Edad Moderna y, sobre todo, desde la Contrarreforma. A partir del siglo XVI un buen número de construcciones profanas o religiosas desarrollarán un programa iconográfico en el que la cruz, las llaves de San Pedro, los viriles, los portapaces, las custodias o los hostiarios, se incluyeron como parte de un lenguaje en el que se entremezclan los significados propiamente litúrgicos con aquellos otros decorativos o incluso con interpretaciones menos canónicas. La arquitectura popular asimilará y adaptará, a su manera, todo este amplio abanico de elementos que la iconografía pone a su disposición, acomodándolos a un espacio concreto ,en torno a ventanas y a puertas, y a una técnica decorativa propia que variará en función del tipo de arquitectura, de los conocimientos de constructor y del momento preciso de la aplicación del motivo decorativo.

En este caso no debemos suponer esta pequeña cruz latina como un elemento constructivo o decorativo añadido al levantar el edificio, sino que debió de ser incluida posteriormente. Las cruces trazadas después de la construcción del edificio dan pie a lecturas antropológicas, en detrimento de ciertas cuestiones de estilo, más propio del campo de actuación de la historia del arte. La cruz grabada en vanos y dinteles, en poyos o mojones, en las esquinas de las casas o en los postigos permite acercarnos a ciertas prácticas religiosas relacionadas con determinados ritos de paso y de protección de los hogares e incluso a algunos fenómenos de cripto-judaísmo.



Por la proximidad al barrio judío no debemos descartar que los habitantes de estas casas quisieran demostrar su conversión o que los descendientes, o nuevos ocupantes del edificio, quisieran demostrar  ser "cristianos viejos" para que nadie dudara si seguían practicando el judaísmo en la privacidad, que era lo más normal. 



Hoy sólo os quería enseñar este pequeño DETALLE que esconde el dintel de una puerta tapiada, pero que además esconde la verdadera historia de la presencia de esta pequeña cruz. 

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…