Buscar este blog

lunes, 27 de junio de 2016

CRUZ “DE MUERTE” ENTRE ALDEA DEL CANO Y CASAS DE DON ANTONIO.




Las cruces que señalan muertos, son marcas conmemorativas de sucesos luctuosos que solían ocurrir durante el desarrollo de alguna actividad laboral en el campo, en el transcurso de un viaje o a causa de alguna muerte violenta, muchas veces como consecuencia de la violencia de género por desgracia. En recuerdo de estos hechos desgraciados se levantaban cruces en el lugar de la muerte, habitualmente a la vera de los caminos, para que los transeúntes tuvieran siempre presente el recuerdo de la persona fallecida y rezasen un responso por su alma. Las cruces así erigidas pasaban a tener una función conmemorativa y a la vez eran cruces de dirección.


El repertorio de cruces es relativamente reducido y se puede englobar en dos grandes familias: cruces elaboradas por canteros y cruces de “circunstancia. Éstas, las más sencillas, son las cruces que se trazan en determinadas rocas o piedras realizadas por un familiar o un ser allegado al fallecido. Son cruces que suelen “marcar” el lugar de la muerte y por tanto su ubicación es conocida por un reducido número de personas.  Un segundo tipo engloba aquellas dispuestas en lanchas de piedra medianamente trabajadas con el fin de conformar un bloque rectangular o paracircular, modalidad heredada de las estelas de época medieval, en el que grabar una cruz o labrarla en bajorrelieve. En esta familia podemos encuadrar la cruz encontrada en el camino que lleva desde la carretera que une Aldea del Cano con Albalá, a Casas de Don Antonio. 





A decir la verdad, la primera vez que la encontré me causó un gran impacto por la luz, el frío de invierno y la niebla. Y ahora, aunque sepa dónde está, se me sigue encogiendo el estómago cada vez que paso delante de ella, pensando en la persona a la que estaría dirigida, las circunstancias de la muerte…



Aunque a alguno le pudiera parecer una falta de respeto, en una de las salidas en bici decidí marcar el relieve con tiza para asegurarme de las siglas y la fecha, como un tímido acto de justicia y recuerdo para alguien que perdió la vida en ese lugar. Como se observa perfectamente, las iniciales de la persona fallecida eran YRG y falleció en 1921, en mitad de una preciosa dehesa en medio de la nada. Sirva como recuerdo este post. D.E.P.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...