Ir al contenido principal

CUEVA DEL NEGRO O DEL MORO. ALDEA DEL CANO

Pues empezamos las entradas del blog por el final, es decir, por el último lugar visitado. Últimamente estoy visitando pinturas rupestres sobre granito en Los Barruecos, pero he podido visitar hoy otras que se encuentran en Aldea del Cano, mi pueblo de adopción, en lo que se conoce como "Cueva del Negro" o "Cueva del Moro" a unos minutos del centro del pueblo hacia el norte.

Aunque en franca minoría con respecto a los ejemplos sobre cuarcitas, la provincia de Cáceres conserva diversas muestras de pinturas esquemáticas realizadas en soporte granítico, hasta el punto de constituir uno de los rasgos más personales del arte rupestre postpaleolítico de la Alta Extremadura. Se trata de conjuntos en buena parte conocidos desde hace tiempo. 

En contraste con este casi medio centenar de estaciones cacereñas catalogadas, resultan sorprendentemente escasos los conjuntos pintados en granito documentados en otros lugares de la Península Ibérica. No resulta fácil proponer unas notas precisas sobre las pautas comunes de localización geográfica y distribución espacial de estos yacimientos pictóricos en granito, a no ser la reiterada vinculación apreciable entre ellos y áreas de poblamiento con una cronología que se extiende  desde comienzos del Neolítico hasta el Calcolítico Pleno; estos hábitats supieron aprovechar las especiales condiciones que el relieve batolítico ofrece. 

Las pinturas son monocromas y muy esquemáticas. Podemos distinguir alguna figura antropomorfa, así como alguna zoomorfa, pero que ha sido deteriorada por una hoguera realizada en la "cueva". En un primer vistazo podemos dividir las figuras como en tres conjuntos, aunque, como ocurre siempre con las pinturas sobre granito, el estado de conservación es bastante pobre. En la pared norte del interior se encuentra la siguiente figura de gran tamaño, unos 30cm aproximadamente:




Justo frente a la entrada, en la zona oeste, es donde encontramos mayor cantidad de pinturas, algunas de ellas muy deterioradas por hogueras realizadas en el interior. Parecen observarse figuras antropomorfas, ramiformes o arboriformes, zoomorfos pectiniformes, barrasy puntos, trazos en zig zag, pero muy difíciles de interpretar por su estado.










Aquí tenéis parte del interior de la cueva, aunque la entrada es complicada, por dentro es enorme, con dos cámaras, pero una de ellas totalmente calcinada, por lo que es imposible poder saber si había punturas en ella.


Fuente bibliográfica: http://revistas.usal.es/index.php/0514-7336/article/viewFile/7206/7279
Muchas gracias a Elena y Domingo que han sido los que me han llevado a conocerla. Al encontrarse en una propiedad privada y no tener permiso de los dueños no indico su ubicación.

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…