Ir al contenido principal

LA TORRE DEL GALLO DE CÁCERES


Desde pequeño una de mis aficiones fue pasear por la ciudad antigua de Cáceres, yo creo que la culpa es de mi abuelo que desde muy niño me llevaba por aquellas calles "a pasar la mañana". Cuando nos parábamos a ver la torre de lo que hoy es el Parador Nacional de Turismo, el abuelo siempre me decía, "esta es la torre del gallo", porque antes tenía una veleta en esa forma pero que ya no estaba. Tardé años en darme cuenta de que el gallo no había desaparecido, que lo habían cambiado de lugar, supongo que en la gran reforma que convirtió el palacio en el hotel actual a finales de los 80. Junto a la entrada principal del hotel la Calle Ancha se ensancha en un precioso rincón del que ya hablaré otro día por sus esgrafiados. Si nos situamos ahí y miramos a la zona del jardín, detrás de un gran foco se puede ver EL GALLO, así es que mi abuelo estaría contento de saber que no lo han tirado o se han deshecho de él, que sigue en la ciudad, pero quizá no en el lugar que le corresponda. Quería contaros esta pequeñita historia de la intrahistoria de la Cáceres.




Aprovecho para contaros un poco la historia de este majestuoso palacio. Su construcción se inició en el siglo XIV siguiendo los designios de Diego García de Ulloa por aquellos entonces Comendador de Alcuéscar de donde recibe su nombre. Inicialmente fue concebido como un palacio fortificado siendo su elemento más antiguo la torre defensiva que se alza en una de sus esquinas y en la que se pueden observar los escudos heráldicos de los Ulloa. Las reformas que en la torre se llevaron a cabo en el siglo XVI junto a la construcción en ese mismo momento del patio porticado alteraron definitivamente la imagen militar del edificio.
El aspecto actual de la fachada principal de estilo neoclásico datan del siglo XVIII y fueron llevadas a cabo por los descendientes del Comendador, los marqueses de Torreorgaz que incorporaron su blason sobre el balcón que se puede ver dicha fachada.

Tras una nueva restauración llevada a cabo a finales de la década de los 80  junto al edificio de la Casa de los Ovando Perero, el Parador de Turismo de Cáceres.

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

PINTURA RUPESTRE DEL SIGLO XXI EN CÁCERES