Ir al contenido principal

EL PENÚLTIMO HORNO DE CAL

Buscando información para esta entrada del blog, me encontré un artículo de uno de los periódicos locales, que se titulaba "El último horno de cal de Cáceres", refiriéndose a los restos que se encuentran en la zona del Nuevo Cáceres, junto a la estación de autobuses. Pues hay que decir que no, que aún se conserva, al menos, uno más y no en demasiado mal estado. Concretamente se ubica a unos metros de las traseras del centro comercial Carrefour, al otro lado de la vía, junto a la carretera del vertedero de Cabezarrubia.

La zona es bastante desoladora, una escombrera que espanta a los caminantes y curiosos, pero realmente merece la pena darse un paseo y conocer este superviviente de la tímida, y ya desaparecida, Cáceres industrial. 



En una región en la que las zonas calizas escaseaban, el Calerizo de Cáceres tenía una gran importancia, porque el uso de los derivados de la cal estaba muy extendido, tanto como para material de construcción, como de desinfectante. El proceso de cocción de la cal era largo y sacrificado. Hasta las puertas de los hornos llegaban los burros y carromatos cargados de piedras. Las más grandes se ponían en el centro, y a los lados, junto a las paredes, las más pequeñas, llamadas también matacanes. Se colocaban una a una en forma casi piramidal, hasta llegar arriba, donde ponían la grava. Seguidamente, a las puertas del horno se disponían cuatro piedras, una a cada lado a modo de túnel y encima otras dos, así se conformaba una especie de sobre por el que se metía la leña: jara, tomillo, retama, lentisco, brezo, albolaga, ramas de olivo, de alcornoque y hasta orujo.Terminada la colocación, proceso en el que se empleaba de uno a dos días, el horno se sellaba con barro y comenzaba lo más importante: poner a arder toda aquella piedra, 74 horas al pie de unos hornos de los que salían unas 30 toneladas de cal. Terminada la cocción había que sacar la cal del horno, subirla en los burros, en los carros o en los camiones y llevarla a la estación para embarcarla en las plateas, que eran unos vagones sin techo ni laterales donde se apilaba la cal y se enviaba a su destino.




Además la cal, y su proceso de fabricación, tenía otros curiosos usos y beneficios. Hasta los hornos llegaban muchos cacereños alertados por las propiedades curativas de la cal, especialmente los enfermos de tosferina, que aspiraban el humo y notaban sus efectos inmediatos. La cal también se buscaba como desinfectante: la echaban en los hogares cuando alguien había muerto de tuberculosis, cerraban entonces puertas y ventanas y a los pocos días: todo limpio. Muchos ganaderos utilizaban la cal para acabar con las sanguijuelas que se reproducían en las charcas y que eran muy perjudiaciales para las bestias. También era muy habitual vender por la calle el asperón, que era el polvillo que salía de los barrenos, se echaba al estropajo y era ideal para eliminar el óxido de sartenes y cazuelas.





FUENTES BIBLIOGRÁFICAS:
http://www.hoy.es/multimedia/fotos/caceres/20130811/ultimo-horno-caceres-306556381496-mm.html
http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/caceres/baldomero-mangut-los-calerinos_612708.html

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…