Ir al contenido principal

TESTIGOS DEL PASO DEL TIEMPO EN LAS VELETAS

Hoy os voy a hablar de un pequeño detalle de la Casa de las Veletas, sé que no es su nombre más correcto, pero sí el más popular. Se trata de un edificio singular dentro del panorama de la ciudad monumental cacereña, pues está levantado sin elementos defensivos en la mayor parte del solar del antiguo alcázar almohade. En esa área Diego Gómez de Torres levantó un edificio a partir de 1477, pero el edificio actual se debe a Lorenzo de Ulloa, que lo reformó completamente hacia 1600. Sobre la portada principal destacan dos grandes escudos barrocos con coronas voladas y referencias a linajes cacereños, como los de los Torres y los Ulloa. 

La balaustrada con gárgolas y pináculos de cerámica remata el edificio y es donde vamos a poner la atención hoy. Estas cerámicas se mandaron hacer en el siglo XVII en Puente del Arzobispo (Toledo), y no en Talavera como siempre se dice. En años siguientes se ocultó esta galería con un enfoscado y estos elementos quedaron olvidados. En la última reforma que sufrió el edificio, en el pasado siglo, la galería se dastapó, pero lamentablemente estos preciosos adornos se encontraban en muy mal estado, casi todos rotos, pero algunos  se habían salvado del deterioro y fueron usados para encargar en Puente del Arzobispo la fabricación de réplicas que servirían para lucir esplendorosos en la fachada.


Alguien consideró que sería interesante incluir, junto a los de nueva factura, aquellos cuatro pináculos que se conservaron y sirvieron de modelo para el resto. Los podemos ver sobre el gran escudo de la derecha en la fachada. Se distinguen perfectamente porque el color es más apagado y se nota en ellos el paso del tiempo.


Posiblemente casi nadie se habrá fijado en estos cuatro testigos del paso del tiempo, ahora os invito a reconocerlos en vuestra próxima visita. Además os invito también a visitar las traseras del palacio y buscar las gárgolas y pináculos originales que aún se conservan, seguro que os sorprenderán.





Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

PINTURA RUPESTRE DEL SIGLO XXI EN CÁCERES