Ir al contenido principal

LAS CASAS DE LA PIZARRA

Hoy volvemos a pasear por los alrededores de Cáceres ciudad. Caminamos por la falda de la Montaña, por la zona de la solana, entre olivares, rebaños de cabras, madroños y una gran tranquilidad. Parte del camino se realiza paralelo a lo que conocemos como la carretera de Medellín o Miajadas, hasta llegar a la impresionante cantera de Olleta. De ahí parte un bonito camino escoltado por viejos y resistentes muros de piedra, que nos pone frente a la casas de la Pizarra. 

















Lo primero que vemos al llegar a las traseras de la casa es un pequeño recuadro con una fecha: 1888, que ya nos da información de lo que vamos a encontrar. La casa de la Pizarra es un pequeño cortijo o casa de campo, periurbana del siglo XIX, con varios elementos destacables. La casa principal, donde vivirían los señores de la finca, los dueños, en la que se conservan alacenas, cocina, y numerosas estancias muy amplias. A la parte superior no subí porque parte del suelo se está hundiendo por estar construido con vigas de madera ya totalmente podridas.





Otra zona a destacar es la zona de las cuadras para caballería y/o parte del ganado. En esta zona se distinguen también varias habitaciones dedicadas a vivienda, suponemos que para los trabajadores, mucho más pequeñas y humildes. Es curioso como en una de esas habitaciones se conserva un cartel de la Concejalía de la Juventud en la que aparece un horario, de hace varias décadas, que me encantaría saber para qué se usaba de qué es el horario que marca.








Pasando una gran verja, llegamos a un amplio patio desde donde se parten a varias dependencias, la casa principal, una pequeñas construcciones aledañas y a lo que parece un gran pajar o almacén, hoy lleno de basura y muebles rotos. 








Y claro, en toda explotación ganadera que se precie debe haber un abastecimiento de agua importante para el ganado. La casa cuenta con una gran alberca y dos preciosas fuentes que  aprovechan el abundante agua de esa zona de la Montaña.

Sé que no es un sitio excesivamente bonito, ni tiene nada reseñable, pero a mí me gusta recorrer estos rincones que forman parte del paisaje abandonado de la ciudad. La gente que luchó y trabajó esas tierras, que levantaron la casa que luego abandonaron, se merecen un pequeño post en este blog. Como siempre recuerdo que es una propiedad privada, que aunque esté abandonada hay que respetarla, así podremos seguir disfrutando muchos años de estas ruinas, para que sólo el paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas sean las que causen su destrucción.


Comentarios

  1. Oye te felicito por tu blog, es increíble la riqueza que tiene Extremadura y sigue su deterioro y abandono.

    ResponderEliminar
  2. Oye te felicito por tu blog, es increíble la riqueza que tiene Extremadura y sigue su deterioro y abandono.

    ResponderEliminar
  3. Hola Wily35, muchas gracias¡¡¡¡¡ Uno de los objetivos del blog es mostrar la riqueza de los alrededores de la ciudad, pero también, de una manera implícita, denunciar el abandono de nuestro patrimonio, la dejadez extrema no sólo de los dueños de las fincas, sino por parte de los mayores culpables: las autoridades. Como ya has visto hemos perdido parte de Zamarrillas, lo próximo será la ermita de San Jorge, el castillo de Garabato,,, y así poco a poco perderemos parte de lo que fuimos y somos. Un abrazo Wily¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…