Buscar este blog

miércoles, 3 de diciembre de 2014

ENTRE ESPADAS Y LLAVES

Nos vamos a acercar hoy a la parte más alta de la ciudad antigua de Cáceres; a la plaza de San Mateo, para buscar pequeños detalles sobre la iconografía de San Pablo y San Pedro.

Simón Pedro (Betsaida, finales del siglo I a. C. - Roma, ca. 67), conocido también como San Pedro, Cefas, o simplemente Pedro, fue, de acuerdo con múltiples pasajes neotestamentarios, uno de los discípulos más destacados de Jesús de Nazaret. Su nombre de nacimiento era Shimón Bar Ioná y era pescador de oficio en el mar de Galilea. Por su seguimiento de Jesús de Nazaret, se constituyó en el apóstol más conocido.La Iglesia católica lo identifica a través de la sucesión apostólica como el primer papa, basándose, entre otros argumentos, en las palabras que le dirigió Jesús: «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo» (Mateo 16:18-19). Por ello, entre otros símbolos iconográficos, se le representa portando una llave.



Pablo de Tarso, originalmente Saulo de Tarso o Saulo Pablo, también llamado san Pablo, nacido entre los años 5 y 10 d. C. en Tarso de Cilicia (actual Turquía centro-meridional) y muerto probablemente entre los años 58 y 67 en Roma, es conocido como el Apóstol de los gentiles, el Apóstol de las naciones, o simplemente el Apóstol, y constituye una de las personalidades principales del cristianismo primitivo. No suele aparecer en las series referidas a los doce apóstoles que conocieron en vida a Cristo, pero muy a menudo se le representa en pareja con Simón Pedro. En este caso suelen distinguirse por sus atributos: en San Pedro, las llaves que simbolizan su elección como jefe de la Iglesia, y en San Pablo la espada que simboliza su martirio -además de referirse a un pasaje de su carta a los Efesios: la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios-). 



Ambos, o sus iconos, se encuentran triplemente representados en pocos metros en la iglesia de San Mateo y en el Convento de San Pablo. En este convento aparecen tanto en la espadaña como en el intradós del arco de la portada de la capilla, representados en unos escusones, la llave y la espada. En la iglesia de San Mateo, en las enjutas de la puerta, aparecen dos medallones con los bustos de San Pedro con una llave y San Pablo con su espada.



Os pongo algunas fotos de estos bonitos DETALLES:









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...