Ir al contenido principal

MOLINO EN EL GUADILOBA

El Guadiloba es un pequeño río, nada que ver con los grandes cauces de otras ciudades, pero refleja, en parte, al cacereño: humilde, sin excesivas pretensiones, al que se prefiere no mimar para traer el agua de fuera desde decenas de kilómetros; capaz de mostrar rincones sin interés y guardar para sí tesoros ocultos a la vista del gran público. Es el río cacereño por excelencia y del que mi amiga y compañera Maite me mandó unas fotos hace unas semanas. En las imágenes un muro, unas edificaciones, un pequeño molino y el Gadiloba. El rincón merecía echar un vistazo a través de imágenes de satélite primero, y después hacer una visita en persona.






La verdad es que me ha sorprendido encontrar estas edificaciones y un precioso puente de pizarra que no se apreciaba en las fotos aéreas. Una zona de pizarras muy interesantes y donde se usó esta piedra para edificar este conjunto. En Cáceres ciudad estamos acostumbrados a otro tipo de rocas: cuarcitas, granito... pero no tanto a la pizarra, por lo que el paisaje se hace más interesante.
















La mañana era muy, muy fría, pero con un sol espléndido y por eso decidí ir a visitar este rincón cacereño. La forma de llegar más sencilla es tomar la carretera de Torrejón el Rubio (EX-390) a la que prefiero llamar carretera de Monroy en honor a mi amiga Maite, para después tomar, a la izquierda, la destrozada vía que lleva al Casar de Cáceres (CC-122). A un par de kilómetros cruzamos un humilde puente y por allí podemos dejar el coche y buscar el molino que se encuentra siguiendo río abajo. No hay un camino que nos conduzca a él, así es que hay que lanzarse a la aventura, subir una pequeña elevación y al otro lado encontraremos estas edificaciones.






Me llamó la atención el puente, que se encuentra en muy mal estado, los edificios, el muro... todo de pizarra. Destaca desagradablemente la cantidad de espuma que se forma en la caída del agua. Esto nos indica que el agua está contaminada en algún punto entre la presa y el molino, y que nadie hace nada para evitarlo. 

 

Se puede observar también un viejo camino por el que transitarían los carros y las bestias para traer el grano al molino y los edificios que nos dan idea de la importancia que este enclave debió tener hace ya muchas décadas.  




Y no me pude resistir además a observar las rocas y a fotografias ripples y filones de cuarzo muy interesantes. 




Os dejo unas fotos de todo este conjunto y quiero recordar dos cosas: la primera es la de siempre, que es una propiedad privada y lo segundo, que es un coto de caza, por lo que debemos extremar el cuidado a la hora de visitarlo para evitar problemas y accidentes innecesarios. Espero que os guste este rincón cacereño tanto como a mi. 

Comentarios

  1. Me encantan las fotos. Estoy deseando volver al sitio con más tranquilidad, aunque no siempre he podido llegar. Es una pena que como bien dices, el agua dé una sensación de contaminación insufrible, pero ya se ve desde el puente de la carretera... También quiero echar unas fotos a las choperas que están antes de llegar al molino. Lo que no sé por dónde se entra mejor al sitio este...
    Saludos...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…