Ir al contenido principal

RESTOS ROMANOS EN UN CHALÉ DE LA MONTAÑA

Hace ya meses os mostré un ara romana situada en la fachada de una casa de campo, en las inmediaciones de la ciudad. Por ser discreto no especifiqué su ubicación exacta, pero revisando unos libros que tenía por casa, y a recomendación de mi amigo Samuel del fantástico blog Extremadura: caminos de cultura, descubrí que existía un interesante estudio sobre ella y que se detallaba el lugar exacto donde actualmente se ubica. Por ello he decidido ampliar los datos que os di en aquel momento.


Se trata de un ara de granito gris de grano medio en muy buen estado de conservación. Tiene unas medidas de 73 x 26 x 13 cm, aunque su verdadera profundidad es muy complicado saberla porque se encuentra empotrada en la fachada de un chalé de la Montaña. Está coronada por dos molduras lisas transversales de 26 cm de largo y 7 cm de alto, separadas por un plano hundido de 25 cm y 6 cm de alto. Sobre la moldura dos PULVINI en forma semicilíndrica que alcanzan los 6 cm de alto y separadas por un espacio liso de 12 cm. En la zona inferior presenta un zócalo que sobresale unos 2 cm y de planta cuadrangular de unos  10cm de alto.





La inscripción fue hallada en 1919 en la finca "Arenal de Valdespino", cercana al Casar de Cáceres, junto a otra pieza en forma de dintel que actualmente se encuentra desaparecida. Se dio noticia de su hallazgo en la Comisión Provincial de Monumentos Históricos Artísticos de Cáceres en las sesiones del 20 de septiembre y 20 de diciembre de ese mismo año. No se vuelve a tener noticias de ella hasta el año 1967 cuando se vuelve a encontrar, en este caso, embutida en una cochiquera de la finca "Ejido de Abajo", también en Casar de Cáceres, propiedad de D. Martín Tovar, El ara vuelve a perderse y es en los años 80 cuando aparece en su ubicación actual, en un chalé en el Portanchito (cerro de las antenas), justo en el camino que lleva de éste a la "Montaña".




La inscripción presenta un campo epigráfico de 42 x 24 cm. con letras capitales cuadradas algo rústicas entre las que se intercalan signos de interrupción redondos al final de cada palabra o entre las siglas. Por su formato, por los caracteres paleográficos y el formulario epigráfico, puede ubicarse el ara en el siglo II d.C. Puede leerse con bastante facilidad:

L. AEMI
LIVS . PROC
{V}LVS . VICA
NIS . ROVD
{D}. S . F . C

El texto no presenta demasiada dificultad, habiendo consenso entre los estudiosos que lo interpretan como:

L(ucius)  Aemi/lius  Proc/{u}lus  vica/ nis  Roud(emsibus)/ {d}(e) s(uo) f(aciendum) c(uravit)

"Lucio Emilio Próculo se preocupó de que fuese hecho (el monumento) para los aldeanos Roudenses"

El aspecto que más controversia ha producido en la interpretación es el de ROVD (Roudenses), que se considera un topónimo o un etnómino, que podría ser tambien Roudianos, pero ciertos autores piensan que hace referencia a  Roud(eaeco), epíteto que acompaña en la epigrafía a la deidad lusitano-galaica Bandua, muy común en el occidente peninsular y considerada divinidad acuática, de la guerra o asociada a juramentos, aunque teniendo siempre en común su carácter protector. Por este carácter, siempre aparecía acompañada de un epíteto que hacía referencia a la población protegida. Se han encontrado varias inscripciones en la zona de Trujillo en las que aparece ROUDEAECO acompañando al teónimo Bandua.

Se considera actualmente que el ara debió formar parte de alguna construcción pública, seguramente un edificio religioso donado por un benefactor romano a los habitantes de un "vicus" llamados Roudenses o Roudeaeco, vinculados a la deidad Bandua que tendría un carácter protector. Este término podría hacer referencia a los habitantes de la mansio Rodacir, que se situaba a los alrededores de Trujillo. Por lo que esta inscripción nos podría estar dando una importante pista sobre la religión autóctona en la provincia de Cáceres. 





Y como siempre, ahora os invito a daros un paseo por el Portanchito y la Montaña (respetando siempre la propiedad privada), admirar este ara desde el camino y pensar en lo que su inscripción quiere revelar y la importancia que tiene a la hora de conocer las creencias y religión de nuestros antepasados y pensar, mientras nos dirigimos a la Montaña, que no somos tan distintos de ellos, entonces le pedían protección a Bandua y nosotros, ahora,  a la Virgen de la Montaña y que ambas, se encuentran muy próximas  ahora gracias a este curioso DETALLE de la historia cacereña. 

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:
Hallazgo e interpretación de una inscripción romana reencontrada en Cáceres. Jesús Acero Pérez

Comentarios

  1. Conozco bien ese camino, ese chalet y esa piedra. Hace años tenía una maceta encima... Penoso.

    Me pregunto cuantos restos de nuestro patrimonio está ahora mismo decorado alguna propiedad privada...

    ResponderEliminar
  2. Pues demasiados Pedro... La historia de esta inscripción me pareció muy curiosa y su posible función más. Me parece que es una pieza con la siguiente entidad como para que estuviera en un museo, pero claro, no sé cómo fue adquirida, los derechos sobre ella... Pero lo que tengo claro es que existe mucho patrimonio en manos privadas... lo bueno de este caso es que la podemos ver... por ahora. Gracias Pedro por comentar¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…