Ir al contenido principal

ALZADOR DE CABALLEROS

Hoy os quiero mostrar un DETALLE del  interior del Gobierno Militar o El Palacio de las Cigüeñas, situado en la zona alta de la ciudad, en la plaza de las Veletas. Desde hace un tiempo es visitable los fines de semana y en él podemos ver distintas exposiciones temporales, así como la permanente con armas y elementos relacionados con el ejército. Llama la atención al entrar el "alzador de caballeros" que, según se explica en la leyenda que lo acompaña, es un graderío con una polea que se usaba para alzar a los caballeros con sus pesadas armaduras sobre su caballo antes de las batallas. Una armadura completa consta de numerosas piezas articuladas, habiendo llegado a reunirse hasta el número de 250 en un solo combatiente con el peso de unos 25 a 30 kg, pero las más comunes e importantes se reducen a unas 25, distribuidas en los cuatro grupos de cabeza, tronco y extremidades superiores e inferiores.



Aunque soy tendente a la fábula y a imaginar fantasiosas historias de caballeros y princesas, me resultaba bastante complicado asumir que el caballero se montara con la grúa en casa sobre su corcel y ya no pudiera volver a bajarse de él hasta el campo de batalla, que claro, no debería estar muy lejos de la ciudad. No me parecía convincente la explicación que se daba de este artefacto. Así es que me puse a investigar un poco y lo que encontré hacía volar aún más mi imaginación.

Según toda la bibliografía consultada, con un peso de 25 Kg el caballero debía subir y bajar del caballo de forma autónoma y sin excesiva dificultad. La clave estaba en las sillas de montar: en las batallas se utilizaban las habituales, bajas y relativamente cómodas, mientras que en los torneos se usaban unas especiales, con la parte trasera elevada, lo que impedía que el noble al ser golpeado cayera hacia atrás, evitándole así daños y favoreciendo su resistencia en el combate. En estas sillas, el caballero era prácticamente encajado, por lo que no podía subirse por sí mismo y necesitaba, en muchas ocasiones, ser alzado con una grúa para ser incrustado en su silla de torneos.

Esto me hizo imaginar las justas realizadas en la plaza de la Villa de Cáceres, con los caballeros engalanados saliendo de sus palacios... y me pareció una explicación mucho más atractiva que la de su uso para ir al campo de batalla. Os enseño unas ilustraciones en las que puede verse algunas sillas de la época y que nos dan la idea de la dificultad que ofrecían a la hora de subirse al caballo.



Sólo me falta concluir como siempre, inventándoos a conocer este palacio y su interior en el que hay más DETALLES curiosos que ya os iré mostrando.

Comentarios

  1. Me ha encantado esta entrada. Siempre me ha molestado mucho la idea del caballero-tortuga que cuando caía al suelo ya no se levantaba. En realidad las armaduras medievales eran verdaderas obras de arte de la ingeniería que permitían una movilidad absoluta y sorprendente. Gracias a la recreación histórica podemos comprobar más allá de toda duda que esto era así:

    https://www.youtube.com/watch?v=HAnUTQuoIcU

    Como bien dices las justas eran otra película, con sus armaduras rígidas y sus sillas altas para evitar ser desarzonados... Hay algún juego de cañas (como se les llamaba aquí) documentado en la Plaza Mayor, como el que originó esa curiosa guerra civil en la Orden de Alcántara y que acabó haciendo desaparecer nuestro alcázar... En fin.

    Lo dicho, gran entrada.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Pedro por comentar y por tus aportaciones, son siempre muy interesantes. Muy agradecido por seguir el blog¡¡¡ Un abrazo¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…