Ir al contenido principal

ENTRE ZAHÚRDAS Y TUMBAS EN LOS BARRUECOS

Cada vez que escribo sobre los Barruecos comienzo diciendo lo mismo: que no deja de asombrarme. En cuanto te desvías un poco de las rutas habituales te sorprendes, y aunque pienses que conoces cada una de sus rocas, de sus cigüeñas o de sus tumbas, te topas con novedades a cada paso al mínimo descuido. Cuando hacía las rutas en bici por allí veía en una zona cercana a la charca de arriba un tejado a lo lejos que me llamaba la atención,  y el otro día me decidí a acercarme. El paisaje se ha convertido en desolador en un par de semanas, el campo amarillo y seco se ha apoderado de la llanura malpartideña, haciendo de esta zona un arisco compañero de viaje.










Según me acerco "al tejado" me sorprendo al encontrar innumerables tumbas de gran porte, muy trabajadas, y muchas de ellas, en perfecto estado de conservación. Además pueden verse otras interesantes rocas talladas, así como lo que parecen dos ortostatos delimitando la entrada a una pequeña parcela. 










Justo a la pequeña casa, que seguramente sea un bujío reaprovechado, unas zahúrdas en muy buen estado, con su gran "patio central" y sus pequeñas "habitaciones" con dintel de cantería. A pocas decenas de metros otra en estado ruinoso. El conjunto nos da idea del esplendor ganadero de otra época y nos sugiere la importancia que este lugar ha tenido durante siglos. 












Los amarillos del paisaje, el prematuro viento cálido, el implacable sol y la ruina, hicieron que esta visita acabara con una extraña sensación de rechazo, pero no mío por el entorno, sino de aquel lugar hacia mí, como si me invitara amablemente a marcharme, a no descubrir sus secretos, como queriendo seguir siendo durante mucho tiempo un simple tejado que se ve a lo lejos y que nadie se acerca a conocer, aunque seguramente mi segunda visita no tardará en llegar. 


Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…