Ir al contenido principal

ENTRE ZAHÚRDAS Y TUMBAS EN LOS BARRUECOS

Cada vez que escribo sobre los Barruecos comienzo diciendo lo mismo: que no deja de asombrarme. En cuanto te desvías un poco de las rutas habituales te sorprendes, y aunque pienses que conoces cada una de sus rocas, de sus cigüeñas o de sus tumbas, te topas con novedades a cada paso al mínimo descuido. Cuando hacía las rutas en bici por allí veía en una zona cercana a la charca de arriba un tejado a lo lejos que me llamaba la atención,  y el otro día me decidí a acercarme. El paisaje se ha convertido en desolador en un par de semanas, el campo amarillo y seco se ha apoderado de la llanura malpartideña, haciendo de esta zona un arisco compañero de viaje.










Según me acerco "al tejado" me sorprendo al encontrar innumerables tumbas de gran porte, muy trabajadas, y muchas de ellas, en perfecto estado de conservación. Además pueden verse otras interesantes rocas talladas, así como lo que parecen dos ortostatos delimitando la entrada a una pequeña parcela. 










Justo a la pequeña casa, que seguramente sea un bujío reaprovechado, unas zahúrdas en muy buen estado, con su gran "patio central" y sus pequeñas "habitaciones" con dintel de cantería. A pocas decenas de metros otra en estado ruinoso. El conjunto nos da idea del esplendor ganadero de otra época y nos sugiere la importancia que este lugar ha tenido durante siglos. 












Los amarillos del paisaje, el prematuro viento cálido, el implacable sol y la ruina, hicieron que esta visita acabara con una extraña sensación de rechazo, pero no mío por el entorno, sino de aquel lugar hacia mí, como si me invitara amablemente a marcharme, a no descubrir sus secretos, como queriendo seguir siendo durante mucho tiempo un simple tejado que se ve a lo lejos y que nadie se acerca a conocer, aunque seguramente mi segunda visita no tardará en llegar. 


Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…