Ir al contenido principal

LOS MOLINOS DE LA MARQUESA DE TORREORGAZ. CÁCERES

Vuelvo a escribir en el blog después de unos días de vacaciones (muy merecidas). Os quiero enseñar en esta ocasión dos molinos que se encuentran cercanos a la presa del pantano de Valdesalor, aunque, como siempre, se encuentran en el término municipal de Cáceres, en la finca "El Potril". Llegar es algo complicado y me costó un par de intentos la primera vez que los visité, porque no hay caminos y además hay varios cauces de riachuelos que cruzar, y aunque no son muy grandes, ofrecen una verdadera dificultad.















El conjunto lo componen dos molinos construidos en el año 1832 y conectados por un acueducto de piedra de unos 300 metros de longitud que llevaba el agua desde la charca de "La Generala" y se utilizaba para moler el grano. Actualmente se encuentran en muy mal estado, pero no en el estado de ruina habitual que solemos encontrar en estos lugares. 

En ambos molinos hay una placa en la que puede leerse: "Se hizo este cubo a disposición de la Señora Doña Ramona Ortega y Jarava, marquesa viuda de Torreorgaz... y actual Condesa de Adanero. Siendo Maestro Franzisco Carrasco. Año 1832 ". Gracias a esto podemos saber la fecha de la construcción y su "patrocinadora".

La zona merece mucho la pena, dehesas que llegan en algunas zonas a ser bosque, riachuelos, vegetación de ribera en pequeñas áreas, muchas aves acuáticas, zorros, simpáticas vacas que te miran con recelo... en resumen, naturaleza en todo su esplendor, que a pesar del sofocante verano que estamos padeciendo, se ofrece amable y acogedora. 












Como siempre quiero recordar que cuando visitamos una zona privada debemos ser totalmente respetuosos con el patrimonio, con la naturaleza y que nos acerquemos con curiosidad y los sentidos abiertos a lo que esta naturaleza y este patrimonio nos quieren ofrecer.






















Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

PINTURA RUPESTRE DEL SIGLO XXI EN CÁCERES