Buscar este blog

miércoles, 9 de septiembre de 2015

PARA ENTRAR AL CONVENTO, POR LA OTRA PUERTA, POR FAVOR. (Primera parte)

Una de las cosas que más me fascinan de los paseos por la ciudad antigua, es la de imaginar por qué, cuándo y para qué se cegaron las innumerables puertas y ventanas que ahora vemos tapiadas. Hoy os voy a mostrar dos puertas de gran importancia en la historia de la ciudad, las puertas de entrada a dos de los conventos más emblemáticos y antiguos de Cáceres. Ambos nacieron como beaterio para convertirse en convento de clausura años más tarde. Las congregaciones mendicantes tuvieron una implantación tardía entre nuestros muros por orden explícita de los Fueros otorgados por Alfonso IX, pero poco a poco, por supuestos milagros, permisos papales y y favores del obispado, terminaron por instalarse aunque mucho más tarde que en otras ciudades del reino.

CONVENTO SANTA MARÍA DE JESÚS


Lo que hoy es el edificio de la Diputación de Cáceres, junto a la concatedral, albergó el convento de Santa María de Jesús del que ya se tiene constancia como beaterio en el año 1404, aunque de pequeñas dimensiones. En el año 1434 y gracias a las órdenes testamentarias de Dña. Beatriz García, se adquieren numerosos inmuebles que formarían el núcleo del futuro convento. Estas propiedades se situaban a los pies de la iglesia de Santa María, colindantes con el antiguo cementerio. La segunda ampliación que conocemos es de finales del siglo XV, de 1493, momento en el que se realiza un nuevo templo que sustituyó a la primera iglesia que se localizaba en el interior del recinto conventual. El nuevo edificio se situó a los pies de la iglesia parroquial de Santa María, separados por una pequeña plazoleta, y junto a la casa de los Golfines, quienes patrocinarán la nueva construcción al convertirla en su panteón. En el último cuarto del siglo XVI el conjunto conventual aumentaría al pasar a ser de su propiedad las casas principales de una de las familias presentes en Cáceres tras la conquista, los Ulloa. En una crónica del siglo XVII se dice al respecto: “Las casas principales de Lorenzo de Ulloa, y las de su padre Hernan Perez, son en la colacion de santa Maria, y hoy estan incluidas en el convento de Jesŭs, donde se ven en una torre las armas de los Ulloa, y Carvajales”. ¿Pero cuándo pasó el beaterio a ser convento? Concretamente en el año 1478 cuando reciben la Regla de San Jerónimo por D. Fray Juan de Ortega, el Obispo de Coria. A partir de estos momentos la comunidad comienza a ampliar notablemente su patrimonio. Será por tanto a finales del siglo XV cuando los jerónimos se introducen en la ciudad de Cáceres. Se trata de una Orden española que entonces contaba con tan sólo un siglo de existencia pero que en esos años estaba viviendo su siglo de oro, con multitud de fundaciones y con el notable aumento de su patrimonio, siendo especialmente protegida por la monarquía y por la nobleza. Pero realmente hemos de interpretar la fundación cacereña como el resultado de la intervención episcopal, desde el instante en que será el mismo obispo cauriense, perteneciente a la Orden de San Jerónimo, quien dé la regla al monasterio.





Con la desamortización desapareció la capilla y el convento fue cedido para escuela de párvulos. Posteriormente, en la sesión extraordinaria del 16 de agosto de 1866, el Ayuntamiento cede lo que había sido el edificio conventual de Jesús a la Diputación. Al tener que acondicionarse a una nueva función se efectuaron numerosas reformas, hay datos de obras en el edificio fechadas en 1871, continuándose las remodelaciones hasta hoy, por lo que sólo nos ha llegado algún DETALLE de lo que fue el antiguo convento.

En la calle de la amargura hay varias puertas que daban acceso al convento pero nos centraremos en las dos tapiadas. Subiendo desde el Adarve vemos varias portadas, la primera, una pequeña de medio punto sin dovelas, sin demasiado interés., y más tarde la que más me gusta de todas, arquitrabada, con ménsulas, decoraciones incisivas y dos escudos deslascados sobre el dintel. Sobre la misma hay una ventana con un hermoso arco rebajado con la misma decoración que la puerta. Y más arriba, con arco de medio punto con pequeñas dovelas, y en actual uso, la que se cree que era la entrada original a la portería del convento, justo en frente de la calle de la Gloria.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...