Ir al contenido principal

ALTARES RUPESTRES EN MALPARTIDA DE CÁCERES I

Llevaba algún tiempo buscando información sobre los altares rupestres en Extremadura y ya quería contaros algo de lo que he podido leer y visitar. Como mis piernas no me permiten irme todo lo lejos que quisiera, como siempre, nos vamos a referir a estos altares en los alrededores de Cáceres, aunque hay muchos más repartidos por nuestra región, como los que mi amigo Jesús, autor del blog Extremos del Duero, ha mostrado recientemente en su web (http://extremosdelduero.blogspot.com.es/2015/10/altares-rupestres.html)

Debido al exagerado academicismo de gran parte de los investigadores, los altares o rocas ritualizadas no han sido estudiadas en profundidad, quizá también, por la dificultad que existe a la hora de interpretar sus funciones y usos. Afortunadamente esto ha cambiado en los últimos años y hay grandes estudios, artículos y tesis que nos introducen en este apasionante mundo. Nos centraremos en dos de los cuatro de los que tengo conocimiento en las proximidades de los Barruecos, pertenecientes al Calcolítico. En esta época la introducción de nuevas tecnologías, avance de cierta siderurgia, y fundamentalmente la apertura comercial, llevan a un aumento de la población, que sale de los abrigos y cuevas y busca emplazamientos más elevados y abiertos que les permiten un control mayor del territorio. Este aumento y concentración de la población llevó también aparejado un avance en la sociabilidad de los grupos poblacionales y el desarrollo y afianzamiento de rituales que, en ningún caso, son de tipo local, sino que se extienden gracias a esos contactos comerciales que se estaban dando en aquella época. Por todo el oeste peninsular, la Bretaña francesa e islas Británicas aparecen altares rituales con numerosas características comunes, en lo que se ha dado por llamar Influencia Cultural Atlántica, que como apuntan los estudios del profesor Almagro-Gorbea, desde finales de la edad del bronce, se extiende el uso de piedras ritualísticas asociadas al culto solar y a otras costumbres “protocélticas” como la de arrojar armas a cuevas o flujos de agua.  Muchos autores las comparan a grandes teatros donde se dirigían las miradas y desde donde se realizaban u observaban rituales y ceremonias que, en ocasiones, integraban sacrificios similares a los que se practicaban en la Hispania Céltica. En muchos de estos altares existen unas piletas en las que algunos aseguran, caía la sangre de la víctima o donde se la cremaría. No se conoce a quién se adorada en ese momento, pero se supone que algunas de las deidades indígenas peninsulares son una continuación temporal de estas.

Hoy os voy a mostrar dos de estos altares que son de muy fácil acceso, uno de ellos, conocido como las “CUATRO HERMANAS” se encuentra en el polígono industrial de Malpartida, en un solar vacío, rodeado de un desguace y de carreteras. El otro, en pleno Monumento Natural de los Barruecos, está asociado al observatorio solar que ya os mostré hace meses.

CUATRO HERMANAS.


Se denomina así porque el conjunto lo forman cuatro grandes bolos graníticos, únicamente uno de ellos se encuentra monumentalizado, el más alejado desde la carretera del polígono, y más cercano a la nacional. Se aprecian unas entalladuras, a modo de escalones, que permiten el acceso a su parte superior en la que existen dos grandes cavidades naturales retalladas con sendos desagües artificiales. La roca es de unos 10 x 17m y unos 5,5m de altura. En la parte noroeste es donde aparecen estas 11 oquedades o escalones que oscilan entre los 12 y 18 cm de diámetro. Gracias a ellos podemos acceder a lo alto del bolo y observar las dos grandes cavidades. En lo alto también se aprecia otro hueco, cuadrangular, más profundo, de origen desconocido.



















La roca se ha estudiado y se ha descartado que tuviera un uso práctico o cotidiano, por lo que se le atribuye una función ritualística, en la que se harían sacrificios y en sus piletas se acumularía sangre que discurriría por los desagües, por ambos flancos de la roca.

“ALTAR” DEL OBSERVATORIO SOLAR



Junto al lugar que se considera un observatorio del paso del tiempo, un reloj del pasado que ayudaba a sacar adelante las cosechas, que hacía al hombre consciente de su temporalidad, justo ahí, existe una gran roca alomada, como poca pendiente y de grandes dimensiones, a modo de gran meseta. Hay varios aspectos de ella que me llaman la atención. La primera es que gran parte de su superficie está cubierta de tierra, algo único en rocas de este tamaño y altura en el entorno. Lo segundo es la presencia de unos escalones que nos favorecen el acceso a la parte superior. Pero lo curioso es que la roca es fácilmente accesible por distintos  puntos y es totalmente innecesaria su presencia para acceder a ella, no como ocurría en el altar de las cuatro hermanas. No aparecen piletas ni desagües, a no ser que estén debajo de la arena. Parece un gran escenario, o un gran graderío de observación.







Justo detrás de la roca con los antropomorfos que son recorridos por la luz en los días del equinoccio, hay una especie de púlpito rocoso en los que he podido fotografíar una serie de oquedades o cazoletas inéditas en la bibliografía, y  que sugieren cierta manipulación humana. Con todos estos ingredientes, y sabiendo que a pocos metros hay otro altar dedicado a sacrificios (que pronto os mostraré), me inclino a pensar en una utilidad distinta de esta plataforma, y que estaría destinada al culto al sol, a la adoración de los astros y que formaría parte de una liturgia distinta, en los que entraba en juego este gran escenario, el sol, los antropomorfos, el púlpito. Un espectáculo que sacralizaría al dios sol, a las estrellas...







Nunca sabremos qué ocurría en estos lugares o a qué dioses se adoraba, pero afortunadamente la mente de los investigadores se abre cada vez más y se plantea estas cuestiones sin rubor, y si a eso le sumamos las sensaciones y un poco de imaginación… nacen historias como estas. 

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

Santuarios rupestres de la Hispania indoeuropea. Maria Joao Delgado Correia dos Santos.

ALTARES RUPESTRES, PEÑAS SACRAS Y ROCAS CON CAZOLETAS OCHO NUEVOS CASOS ABULENSES Y UNO SALMANTINO PARA LA ESTADÍSTICA, EL DEBATE Y LA REFLEXIÓN. J. FRANCISCO FABIÁN GARCÍA

El COMPLEJO ARQUEOLÓGICO DE SAN JUAN EL ALTO (SANTA CRUZ DE LA SIERRA-CÁCERES). SANTUARIOS RUPESTRES. JOSÉ ANTONIO RAMOS RUBIO - JULIO ESTEBAN ORTEGA - ÓSCAR DE SAN MACARIO SÁNCHEZ

El altar rupestre de La Molineta (Trujillo) y su entorno arqueológico. JULIO ESTEBAN ORTEGA- JOSÉ ANTONIO RAMOS RUBIO,OSCAR DE SAN MACARIO SÁNCHEZ

Noticia de un posible santuario rupestre vettón en Las Hurdes (Cáceres). Saúl Martín González.

EL SANTUARIO RUPESTRE DEL PICO DE SAN GREGORIO, SANTA CRUZ DE LA SIERRA, CÁCERES. Maria João Correia Santos

Comentarios

  1. Precioso.

    Una pregunta. En la primera fotografía del altar-observatorio el último escalón parece una cubeta excavada con objeto de recoger algún tipo de líquido. ¿A ti también te lo parece o es solo un efecto fotográfico?

    Un abrazo. (Y gracias por mencionar mi blog)

    Jesús.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…