Buscar este blog

miércoles, 30 de diciembre de 2015

EL POZO DE LAS NIEVES DE CÁCERES

Uno de los productos que actualmente usamos a diario, y al que no le damos demasiada importancia por su bajo precio y accesibilidad, en otros momentos  de la historia fue de gran importancia y existía un verdadero negocio alrededor de él: el hielo. Durante siglos este negocio fue muy importante en zonas donde la nieve o el hielo no estaban disponibles la mayor parte del año. Desde Béjar, Hervás o Piornal, se trasladaba la nieve en burros hasta zonas donde se acumulaba en estos pozos de las nieves, y nuestro Cáceres no podía ser menos y poseía (y posee) uno de medianas dimensiones, desde donde se abastecía a las familias pudientes para que refrescasen sus bebidas y alimentos. Esto sucedió hasta finales del siglo XIX, cuando Joaquín Castel Gabás (el fundador de la perfumería y droguería Castel), abrió en Cáceres una fábrica de hielo en Aguas Vivas. En ese momento el pozo dejó de tener sentido y cayó en desuso y abandono. Este pozo sigue resistiendo el paso del tiempo en la ladera norte del Paseo Alto, olvidado y dentro de una casa particular que se utiliza para el resguardo del ganado. De su recuerdo sólo queda el nombre de "Pozo de las Nieves" de una calle cercana, poco más, porque la mayoría de los cacereños desconocen su existencia. El pozo se conserva en no demasiado mal estado, excepto su bóveda que está en serio peligro de derrumbe (según me cuentan). 






El inicio del negocio de la nieve comenzó en el siglo XVI, pero no fue hasta dos siglos después cuando se generalizó y reguló perfectamente, al hacerse una explotación exhaustiva y sistemática en zonas como Piornal, de donde venía gran parte de la nieve a nuestra ciudad. De esa época data nuestro pozo. Esta nieve se acarreaba en burros y se almacenaba en el pozo que es (como todos) cilíndrico, se aplastaba bien con el doble fin de ahorrar espacio y transformar la nieve en hielo, y se distribuía en capas de medio metro de espesor separadas por capas de paja y ramas de distintos arbustos. 

Os muestro algunas fotos de no muy buena calidad, que me ha pasado un amigo, porque yo me he atrevido a visitarlo, porque quiero recordar que está en una finca privada, en una casa particular y es un pozo muy peligroso por lo profundo que es y las condiciones en las que se encuentra. Así es que nos conformaremos con estas imágenes para recordar que existe, que aún sería recuperable y recordar que esta ciudad se permite el lujo de tratar así su patrimonio extramuros...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...