Buscar este blog

martes, 31 de marzo de 2015

ESTELA ROMANA EN LA IGLESIA DEL CASAR

Son muchas las estelas funerarias romanas reutilizadas que os he enseñado ya en los muros de la ciudad. Hoy nos acercamos a  la localidad vecina del Casar de Cáceres, y miraremos a la puerta principal de la iglesia parroquial Nuestra Señora de la Asunción y veremos esta vieja lápida. Otro día nos fijaremos en las interesantes gárgolas que coronan la fachada. El edificio es una obra gótica del s. XVI, en la que trabajó el arquitecto más famoso del renacimiento extremeño, Pedro de Ybarra. Conserva en su interior la bóveda estrellada del ábside, sacristía con motivos platerescos, capillas auxiliares como la Vera-Cruz, cerrada por una verja de forja, y un interesantísimo retablo del que quizá hablaré otro día.


La presente lápida presenta dificultades para su observación y muchas más para sacar de ella una fotografía aceptable por hallarse empotrada en la fachada principal o imafronte de la Iglesia a bastante altura (unos 5 metros) formando parte de la fábrica de sillería, como una piedra más y colocada horizontalmente. Se trata sin duda de una estela o lápida con neto rehundido, cortada por la parte superior y con la inscripción muy abajo. Diferentes autores han ofrecido diferentes interpretaciones de la deteriorada inscripción, yo me quedaré con la que da Carlos Callejo en su obra Cédulas Epigráficas del Campo Norbense.

M O D E S TA
S E P T V M I
F. A N X X I I

Modesta es un nombre corrientísimo en Hispania y en Lusitania, existiendo 7 ejemplos en la propia provincia de Cáceres. En cuanto a Septumus o quizá mejor Seftumius tampoco es ninguna rareza, En definitiva nuestra lápida dice Modesta Septumi F(ilia) An(norum) XXII. "Modesta hija de Septumio, de 22 años". Inscripción corta y escueta, sin ninguna de las fórmulas rutinarias.



BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:
CARLOS CALLEJO SERRANO. Cédulas Epigráficas del Campo Norbense

jueves, 26 de marzo de 2015

RUINAS DE LA CASA DEL CAMPILLO II. LA CAPILLA Y OTROS RESTOS

Voy a continuar mostrando las ruinas de la casa del Campillo, situadas en la carretera de Badajoz a unos 20 Km de la ciudad de Cáceres. En un artículo anterior os enseñé la casa principal y las dedicadas al servicio. Ahora le llega el turno a la ermita de la finca. Es de una sola nave con bóvedas de cañón apuntado, al igual que la puerta que le da acceso. Falsas columnas en relieve son los pocos adornos que se conservan, aunque lo que más llama la atención en la presencia aún del altar central elevado y algunos restos de pinturas diseminadas por toda la construcción. A la derecha una pequeña sacristía sin ningún interés.  La portada se remata con una humilde espadaña que debió de alojar la campana con la que se llamaría al culto. La ermita posee un tejado que prácticamente ha desaparecido, por lo que las lluvias están dañando notablemente a las bóvedas que sufren un grave peligro de derrumbe.












A pocos metros de esta pequeña iglesia se sitúan unas enormes zahúrdas que se conservan en bastante buen estado, así como una casa mucho más humilde y ruinosa. Todo el conjunto nos da idea de la importancia que la explotación llegó a alcanzar, que debió albergar a un gran número de trabajadores. Por alguna razón que desconozco la ruina asoló la finca y hoy sólo nos quedan los restos de un pasado de esplendor que ya nunca volverá a estos muros. 



















miércoles, 25 de marzo de 2015

ABRE SUS PUERTAS EL ORATORIO DE SAN PEDRO

Aunque hace varias semanas se presentó a la prensa la apertura de esta joya del barroco en Cáceres, hasta hoy no se ha abierto al público definitivamente. Fue declarado BIC en el 1990, restaurado hace años por la Junta, pero hasta ahora no se había acondicionado el acceso público. El oratorio fue inaugurado solemnemente el día 5 de Agosto del año del Señor de 1718, sobre un terreno donado por D. Juan Blázquez Digán, según testamento realizado en 1668, fue este un edificio donde residieron durante muchos años una Comunicad de Franciscanos Descalzos, lo que provocó abundantes enfrentamientos entre las distintas órdenes religiosas ya establecidas en la ciudad, teniendo incluso que intervenir el Obispo para calmar los ánimos.












Durante los últimos doscientos años ha estado cerrada al culto, dependiendo su cuidado exclusivamente de particulares. Hace varias décadas pertenece a la congregación de clausura Obra del Amor. En el año 1992 se comienzan a realizar unas amplias obras de mejora y restauraciónEs de una sola nave de tipo basilical, está dividida en dos tramos por medio de los pilastras adosadas. En lo referente al altar decir que se encuentra en el centro sobresaliendo y con forma de rectángulo. Destacar la cúpula semiesférica sobre pechinas y linternas así como vanos laterales. En sus laterales puerta con pequeña hornacina y sacristía de reducidas dimensiones. Actualmente se ha añadido un pequeño retablo propiedad del obispado para dotar mobiliario y más ornato al oratorio.










Destacar como en el año 1732 se le coloca la imagen de San Pedro de Alcántara, a la vez que se aprovecha y se realizan algunas mejoras. Se refieren a este “escondido” edificio Boxoyo, quien lo describe detalladamente y Publio Hurtado quien aporta distintos datos de su construcción y arreglos. Mas próximos a nuestros días sería Tomás Pulido Pulido quien nos daría más detalles de esta ermita-oratorio de San Pedro de Alcántara, gracias a su Libro de Acuerdos 1765-1766.














Lo que podemos ver son las yeserías originales que fueron limpiadas en la restauración. Una joya del barroco que ahora, por fin, abre sus puertas para ser disfrutada por los ciudadanos. Para entrar hay que dar un donativo de un euro y en la puerta os atenderá Maribel, una chica encantadora con la que he podido charlar un buen rato esta mañana y con la que he estado disfrutando de este precioso oratorio.

BIBLIOGRAFÍA:
Ermitas Cacerenses. Alonso Corrales Gaitán
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...