Ir al contenido principal

ESTELA ROMANA EN LA IGLESIA DEL CASAR

Son muchas las estelas funerarias romanas reutilizadas que os he enseñado ya en los muros de la ciudad. Hoy nos acercamos a  la localidad vecina del Casar de Cáceres, y miraremos a la puerta principal de la iglesia parroquial Nuestra Señora de la Asunción y veremos esta vieja lápida. Otro día nos fijaremos en las interesantes gárgolas que coronan la fachada. El edificio es una obra gótica del s. XVI, en la que trabajó el arquitecto más famoso del renacimiento extremeño, Pedro de Ybarra. Conserva en su interior la bóveda estrellada del ábside, sacristía con motivos platerescos, capillas auxiliares como la Vera-Cruz, cerrada por una verja de forja, y un interesantísimo retablo del que quizá hablaré otro día.


La presente lápida presenta dificultades para su observación y muchas más para sacar de ella una fotografía aceptable por hallarse empotrada en la fachada principal o imafronte de la Iglesia a bastante altura (unos 5 metros) formando parte de la fábrica de sillería, como una piedra más y colocada horizontalmente. Se trata sin duda de una estela o lápida con neto rehundido, cortada por la parte superior y con la inscripción muy abajo. Diferentes autores han ofrecido diferentes interpretaciones de la deteriorada inscripción, yo me quedaré con la que da Carlos Callejo en su obra Cédulas Epigráficas del Campo Norbense.

M O D E S TA
S E P T V M I
F. A N X X I I

Modesta es un nombre corrientísimo en Hispania y en Lusitania, existiendo 7 ejemplos en la propia provincia de Cáceres. En cuanto a Septumus o quizá mejor Seftumius tampoco es ninguna rareza, En definitiva nuestra lápida dice Modesta Septumi F(ilia) An(norum) XXII. "Modesta hija de Septumio, de 22 años". Inscripción corta y escueta, sin ninguna de las fórmulas rutinarias.



BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:
CARLOS CALLEJO SERRANO. Cédulas Epigráficas del Campo Norbense

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…