Ir al contenido principal

SAN ANTONIO ABAD Y CÁCERES. PRIMERA PARTE: LA DESAPARECIDA ERMITA

En fechas como estas, en las que la globalización y la contaminación incultural lo salpican todo, quisiera recordar en los próximos dos artículos, cómo en Cáceres no sólo echaron abajo la ermita dedicada a San Antón, sino cómo las tradiciones que estaban arraigadas en la ciudad alrededor de su fiesta, también se perdieron, o cómo casi nadie recuerda los refranes cacereños referidos al Santo.

En la calle de mismo nombre, aproximadamente donde hoy se encuentra el Gran Teatro, se levantaba la ermita dedicada a San Antón. Del siglo XVI y de no muy grandes dimensiones, se cree que es una de la seis ermitas que obligó a construir como “penitencia” a Bernardino López de Carvajal el Papa León X, al “traerse sin permiso” desde Roma, un fragmento de la Cruz de Cristo, como ya os conté en la entrada dedicada a la ermita del Lignum Crucis. Se inauguró oficialmente el 5 de marzo de 1542 y constaba de dos zonas, la casa del ermitaño y la propia ermita que tenía acceso directo desde la calle de San Antón.

Gracias a Simón Benito Boxoyo sabemos que esta pequeña edificación fue restaurada a finales del siglo XVIII, porque en sus “Noticias Históricas de Cáceres” dice respecto a ella: “… la ermita de San Antonio Abad está en la calle de su nombre; se ha reedificado y adornado en toda su decencia; es mui capáz con tres Altáres; celebra su annunal Fiesta en 17 de Enero”.

Se derribó en 1890 para realizar obras de ensanche de la calle y no por su estado de ruina como se ha solido señalar. Fue expropiada por el ayuntamiento un año antes, por un valor de 10.011 pesetas en las que no se incluían los enseres de su interior, ni del culto, que pasarían a la Parroquia de San Juan, a la que pertenecía la ermita, y donde aún hoy podemos disfrutar de su talla titular. Pero hay otro elemento curioso que se conservó: un azulejo que se situaba sobre su entrada y que se colocó allí en 1803 y que afortunadamente, no sé por qué razón, acabó en el Museo de Cáceres, donde no está habitualmente expuesto al público, pero que sí pude ver en la exposición “Barro y Esmalte” que se realizó del 22 de mayo al 31 de agosto de 2014 en la Casa de los Caballos, y donde pude disfrutar de él y fotografiarlo.




La talla que podemos ver en el templo de San Juan es de madera, de pequeño tamaño, del siglo XVII que ha sido recientemente restaurada y de una pueril simpleza que contrasta con otros detalles muy bien elaborados. Presenta cuatro de los elementos iconográficos típicos del santo. San Antonio Abad nació en Heradeópilis Magna (Egipto) en el 251 y murió en el 356. Fue el fundador del movimiento eremítico al abandonar todos sus bienes para llevar una vida como asceta. Algunos escritos dicen que esa vida en soledad, rodeado únicamente de animales es lo que le hizo ser su patrón, pero textos como los de San Jerónimo, lo achacan al episodio de su vida en el que conoció a Pablo el Simple (famoso anacoreta del alto Egipto y contemporáneo suyo), que sólo vivía del mendrugo de pan que un cuervo le traía cada día. En el tiempo que ambos permanecieron juntos, el cuervo comenzó a traer a diario dos hogazas de pan, en lugar de una. Un mal día, el bueno de Pablo apareció muerto y su amigo Antonio decidió enterrarle, algo que le resultó dificultoso porque no estaba sobrado de fuerzas con la alimentación que llevaba, pero milagrosamente aparecieron en el lugar dos leones y otras bestias y ayudaron al Santo en su tarea. Desde entonces San Antonio Abad no sólo es el patrón de los animales, sino también de los sepultureros. En la talla cacereña podemos ver a sus pies un pequeño cerdo. También porta el báculo de abad del que pende una esquila, usada por los ermitaños para espantar demonios y ahuyentar las tentaciones. El libro que soporta en su mano izquierda corresponde a la regla de la orden de los antoninos.












BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

Emitas Cacerenses. Alonso Corrales Gaitán
Ventanas a la Ciudad. Fernando García Morales.
Noicias Históricas de Cáceres. Simón Benito Boxoyo
Recuerdos cacereños del siglo XIX. Publio Hurtado
http://www.hoy.es/v/20140116/caceres/agua-bendita-para-mascotas-20140116.html
http://www.hoy.es/caceres/201601/13/juan-bendice-mascotas-domingo-20160113002611-v.html

Comentarios

  1. Magnífica reseña sobre la ermita, y que desconocía totalmente. Gracias por ilustrarnos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…