Ir al contenido principal

SAN ANTONIO ABAD Y CÁCERES. SEGUNDA PARTE: LA DESAPARECIDA TRADICIÓN

Las celebraciones alrededor de la fiesta del patrón de los animales tuvieron muchísima importancia en nuestra ciudad, pero la influencia no sólo quedaba ahí, sino que incluso eran de uso común refranes muy cacereños que tenían a San Antón como protagonista. Por ejemplo, incluso aún se escucha: “Por San Antón la gallinita pon” o “por San Antón toda ave pon” haciendo referencia a los cambios de celo de las aves y del hecho de que a partir de estas fechas las gallinas comienzan a poner más huevos que en los meses anteriores. Existía otro refrán totalmente autóctono, que yo creo perdido, que decía: “Entre San Antón y Los Mártires no salgas de casa aunque de pan te hartes”. Que venía a recalcar que los días que van del 17 al 20 de enero son los más fríos del año, pero otra creencia muy cacereña era que esos días, aunque de heladas y fríos, no eran días de lluvia, porque San Antón siempre tuvo en la ciudad fama de codicioso, y no querría en santo que en su fiesta y la víspera, que eran “días de paseo”, la gente no pudiera ir a la ermita y aportarle los pertinentes ochavos. También era muy cacereño pasear alrededor de la ermita con las caballerías, porque así los animales quedaban salvaguardados de “torzones”.






Pero además había otra tradición interesantísima, ya perdida y olvidada, que nacía de la cercanía al carnaval y que consistía en que la gente que vivía en la calle de San Antón y en la de San Pedro, y especialmente las chicas jóvenes, cosían unas largas tiras de telas de colores a las que les prendían cascabeles y sonajas. Cuando pasaba algún conocido, o algún chico al que querían “sorprender”, dejaban caer uno de los extremos de la cinta sobre sus cabezas, con el consiguiente susto de algo que se viene encima y el ruido de esas sonajas. Las calles se llenaban de paseantes que bromeaban con las chicas de las ventanas y las familias, en un acto festivo totalmente singular pero que desgraciadamente se perdió, incluso de la memoria colectiva.




Todo ese ruido, y risas paraban a las dos de la tarde, porque a esa hora todo el mundo acudía a la “mesa” en la puerta de la ermita y que estaba plagada de confites, pasteles, gallinas o palomas que la gente cedía para la subasta y recolecta a favor del santo, como se sigue haciendo en innumerables celebraciones. El mayordomo de la cofradía iba realizando la subasta, mientras que otros miembros de la junta directiva iban vendiendo las roscas de pan blanco de San Antón. A principios del XIX la puja de la “mesa” llegó a mayores cuando el coronel Gonzalo de Carvajal y el que fuera alcalde de la ciudad en 1821, D. Francisco Mostazo, terminaron a puños en la subasta de la mesa, dando un buen espectáculo y conviertiéndose en la comidilla de la ciudad durante días. Desde aquello y otros sucesos parecidos, nació en la ciudad el siguiente dicho: “No hay manjar más caro que carne de tablas y dulces de santos”.






Hasta la década de los 60 del pasado siglo se mantuvo únicamente la tradición de ir con los animales a que estos fueran bendecidos tras la misa de la mañana del día 17. El entramado urbanístico creciente hizo perder la tradición de ir con la caballería hasta el templo y la costumbre terminó por desaparecer. Desde hace un par de años se ha rescatado esta vieja tradición y a la salida de las misas de ese día el párroco sale a la calle a bendecir a los animales, que evidentemente ya no pueden acceder al templo. Hoy sólo quería recordar que la riqueza cultural tradicional de nuestra ciudad se va perdiendo poco a poco, sin que nadie, o casi nadie haga nada por, al menos, recordarla.






BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

Emitas Cacerenses. Alonso Corrales Gaitán
Ventanas a la Ciudad. Fernando García Morales.
Noicias Históricas de Cáceres. Simón Benito Boxoyo
Recuerdos cacereños del siglo XIX. Publio Hurtado
http://www.hoy.es/v/20140116/caceres/agua-bendita-para-mascotas-20140116.html
http://www.hoy.es/caceres/201601/13/juan-bendice-mascotas-domingo-20160113002611-v.html

Comentarios

  1. Su sitio en La Colmena Cultural...en mas info aparece este blog... falta la ubicación.. puedes pinchar en el icono. aparece el mapa de Cáceres y buscas su sitio exacto.
    http://www.lacolmenacultural.com/celdas.php?id_celda=38891

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…