Ir al contenido principal

UNA ISLA DEL PASADO ENTRE DOS CARRETERAS. RUINAS EN LA DEHESA DE CORCHUELA.


A poco más de 4 Km. del centro de Cáceres, encajonadas entre dos carreteras, la A-66 y la EX100 (carretera de Badajoz), encontramos unas interesantes ruinas en la finca de “La Corchuela” (polígono 25, parcela 1780, clase rústica, uso 100% agrario de una extensión de 138304m2, según datos catastrales).

Se distinguen, al menos, tres grandes zahúrdas y dos edificaciones que debieron usarse como vivienda. Uno de ellos conserva el característico banco corrido en la entrada, muy típico en este tipo de construcción rústica. En la zahúrda situada más al norte, hay comederos modernos para alimentar a las vacas que pasean por la zona y que me miran entre asombro y desconfianza. El uso de esta zona está vinculado a la casa a la que pertenece: La Corchuela, situada como a 1,5Km. A medio camino encontramos un precioso pozo que ya os mostré hace meses.












El Palacio de La Corchuela (actualmente en obras y que espero enseñaros pronto) data del siglo XV y durante varios siglos fue un lugar muy próspero. De esta finca habla Boxoyo en su libro escrito en el siglo XVIII:

“La casa de campo llamada Corchuela, dista media legua de Cáceres, bajo de muro de mucha extensión está un Coto con Real Privilegio; es propio de los Cavalleros Golfines de esta Villa; tiene huerta, Olivares, charca con pesca, Conejos, y una hermosa arboleda de Almendros y Acebuches; de éstos últimos se ingieren todos los años mucho número de Olivos, varios espinos en Perales, que con un dilatado plantío de buenas Parras, será dentro de pocos años una posesión muy útil y deliciosa; tiene buena casa con Capilla pública”



De aquellas viejas glorias queda la casa, un olivar… y poco más, pero debió de ser esta zona muy rica y llena de cultivos, ganado… Restos de este esplendor perdido son estas ruinas que hoy os he querido enseñar AL DETALLE.






P.D. El dibujo es un intento no muy acertado de recuperar la afición de dibujar. Prometo seguir practicando


Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…