Ir al contenido principal

FUENTE DEL MENGUAREQUE. ALDEA DEL CANO




Sin mayor importancia de la que le quieras dar. Sin más belleza que la que le conceda la subjetividad de tus emociones. Sin más historia que la de la humildad de su pasado. Sin mayor suerte que la de aquellos que saciaron su sed en ella. Sin más silencio que el destino que le espera, y sin más recuerdo que el que quieras concederle. Así es esta pequeña y humilde fuente: LA FUENTE DEL MENGUAREQUE.






En el Término Municipal de Sierra de Fuentes, aunque extrañamente lejos del pueblo, se encuentra esta fuente, junto al poblado de gañanes de “La Escalera”, en el camino que une Aldea del Cano con la cola del pantano de Valdesalor. De una humildad apabullante, esta popular construcción mantiene su uso, aunque con menos intensidad y premura que en épocas pasadas, y aunque rebosa agua, sus sedientas pilas nos cuentan la historia de un lento abandono y deterioro. Levanta su bóveda con el infalible ladrillo y se acompaña de un séquito de abrevaderos graníticos que se enfilan a una pequeña charca desde donde partieron dos asustadas garcillas cuando notaron que me acercaba, poco acostumbradas a los curiosos y visitantes.






A la izquierda de la boca, una típica pila de lavar, justo en el lado opuesto de las que servían para dar de beber al ganado. Esto me hace pensar en cómo el hombre ha convivido con “las bestias” desde una posición de una supuesta supremacía, pero con las que compartían el agua, el calor, las escaseces y las penurias. Una mezcla de la necesidad mutua, la dependencia y el soberbio respeto de quienes comparten más de lo que quisieran.







Os recomiendo dar un paseo por la zona en primavera, disfrutar de las dehesas, del poblado abandonado, de las fuentes, de los bujíos…. Una forma de pisar el suelo y alimentar la raíz que nos une a él y que tan poco cuidamos en estos tiempos de asfalto, franquicias y prisas.

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…