Ir al contenido principal

RÉQUIEM POR UN CEDRO


Aunque esta entrada podría haberse llamado "Crónica de una muerte anunciada", prefiero convertirla en un réquiem en honor a este símbolo cacereño: el cedro de 50 años trasplantado desde "El Caballo" al Parque del Príncipe. Como molestaba para las obras del "aparcamiento de Múltiples", después de que desaparecieran los nidos de cigüeñas, con inquilinas incluidas unas noches antes, el 20 de julio del año pasado, en una maniobra mal planificada que duró más de siete horas, el cedro fue arrancado de su emplazamiento original. El cepellón que sacaron era de pequeño tamaño y al no seguir las indicaciones de cualquiera que sepa algo de árboles, muchas de las raices fueron seccionadas, perdió mucha savia y además en una época desaconsejada para este tipo de proceso: un  caluroso día de julio. Con preparación del cepellón de meses e incluso años, estos traslados se hacen en otoño o invierno, pero aquí las cosas se hacen como se hacen...




Montaron al pobre cedro en un pequeño camión que hacía que sus ramas fueran arrastrando por el asfalto, y para cuando llegó a su nueva "casa" su aspecto era un presagio de lo que tenía que venir. Como le cortaron la mayoría de sus raíces, le quitaron muchas de las pocas ramas que quedaban para compensar. Los encargados de jardines del parque se han esmerado en su cuidado, lo apuntalaron, lo regaban, lo abonaban, con la esperanza de salvarle la vida a lo que se había convertido en un símbolo. 





Ayer, día 29 de mayo de 2016, pude leer en la página de Facebook de Jose María Corrales, que los técnicos habían dado por muerto ya al cedro. Esperaban que en la primavera pudiera mostrar signos de vida, pero la verdad es que la esperanza era poca porque las coníferas sufren mucho en este tipo de maniobra y más si no se hace convenientemente. Decenas de cacereños han peregrinado estos meses a darle fuerza al árbol, han dejado notas, piedras, rezos... porque era algo más que un cedro...





Desde este humilde blog quiero rendirle un homenaje a este árbol que ha muerto en estos meses en lo que no ha logrado enraizar, y me gustaría que como protesta, por una manera errónea de hacer las cosas, se convirtiera en un lugar de reivindicación hasta que lo eliminen completamente en las próximas semanas. 

D.E.P.

Os pongo el vídeo de mi colaboración con Canal Extremadura hablando sobre el tema:


Comentarios

  1. A ver, este cedro estaba sentenciado desde que se decidió hacer un párquing en Primo de Rivera. Aún hay que dar gracias de que no se hiciera, como se propuso, en Cánovas, entonces la escabechina hubiera sido gorda.

    El traslado se hizo en Julio porque fue cuando empezaban las obras, lo de planificar a largo plazo es ciencia ficción en esta ciudad. El cepellón era pequeño porque era lo que daba de sí el triángulo de terreno en el que estaba. Cuando se levantó se le cayó la tierra del cepellón porque toda esa zona tiene una tierra muy mala, es todo relleno... En fin, como has dicho era una crónica de una muerte anunciada, todo ha sido un paripé para que la gente no metiera mucho ruido, el cedro era lo de menos...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…