Ir al contenido principal

REVISITANDO LA CASA DE LA CARRETONA DE ABAJO




Ya hace unos meses os enseñaba esta preciosa Casa-Fuerte que se sitúa muy cerca de la capital, junto a la carretera de Badajoz. En aquella visita sólo llevaba la pequeña cámara que me acompaña en los paseos en bici, por eso quise volver con un mejor equipo, más tiempo, pero con más curiosidad aún que el primer día.


La primavera inundaba todo con esa luz cegadora que no quema, y allí estaba, tan abandonada como siempre, olvidada junto con su interesante historia. Se trata de una torre prismática, situada en el centro de un espacio cuadrangular que hace las veces de patio de armas. Está circundada por una muralla de sillería que conserva alguna de sus almenas originales y solo tres de sus cuatro lados, y solo tres de las cuatro torres que flanqueaban sus esquinas.  La casa aparece desmochada y se enmarca en la tipología de Casa-Fuerte de la segunda mitad del siglo XV. Fue Alfón de Torres quien la mandó hacer. Era un importante personaje de la corte de Enrique IV, Mariscal de Castilla en el 1465 y de la confianza de la Reina Católica, quien le concedió una cédula de autorización para esta edificación en 1476, en la que puede leerse:


“…a vos, el Mariscal Alfón de Torres, mi vasallo y de mi consejo, con la presente os doy licencia, autoridad y facultad para que podáis hacer y labrar y acabar de labrar y edificar una torre y fortaleza que vos tenéis comenzada a labrar y hacer un heredamniento vuestro que se dice de la Carretona, que es del término de la Noble y Leal Villa de Cáceres…” y “…la podáis hacer, y la hagáis más o de la suerte y defensión y calidad de las que están hechas en el término de dicha Villa”




Esta licencia nos confirma que en la zona ya existían torres similares, pero pocas más se hicieron posteriormente, ya que esta construcción trajo gran revuelo en la ciudad, ya que muchos nobles habían solicitado permiso para obras similares y se les habían denegado. Además un año después de esta autorización, en la famosa visita de la reina en 1477, ésta manda desmochar todas las torres, así es que esta flamante edificación, en el caso de que se hubiera terminado, tuvo que ser derribada, aunque sobre este punto no hay evidencia documental. Lo que sí aparece en los archivos es que esta casa de la Carretona se dotó de varios “tiros de pólvora gruesos”, que no son otra cosa que unos cañones, que posiblemente se situarían en cada uno de los cuatro torreones. La colocación de estas armas no era algo muy común en la zona y causó gran número de comentarios, envidias y tiranteces en la nobleza cacereña de la época, porque realmente no eran necesarios.





La casa en el siglo XVI sufre algunos cambios para adaptarla a la vida agrícola, seguramente de esta época son las cuadras traseras. A pesar de haber perdido un cuarto de sus murallas y sufrir graves daños en el interior, la casa se conserva bastante bien, aunque muy afeada por las construcciones modernas que se le han adosado y por el estado de abandono que sufre.



















En el interior encontramos una gran “cocina” presidida por una enorme chimenea desde donde se accede a un par de estancias abovedadas sin mayor atractivo. Las estancias de la planta superior se transformaron en palomar como podéis ver en las fotos. Sorprende que aunque parece de gran tamaño, su interior es muy pequeño y te hace pensar en cómo se distribuiría originalmente para albergar al Gran Mariscal Alfón de Torres, aunque fuese sólo una construcción de recreo o paso. No quedan restos de escudos o algún otro elemento decorativo. Destaca en la fachada norte la puerta original de acceso con arco de medio punto, actualmente tapiada y en el interior de los torreones de las esquinas unas aspilleras perfectamente conservadas.















En definitiva, en medio del campo, abandonado y rodeada exclusivamente de ganado, tenemos esta casa del siglo XV, desconocida por la mayoría de los cacereños y una de las muestras de la arquitectura de esa época que menos ha sido transformada y que más nos puede ayudar a comprender cómo se vivía hace más de 500 años, al menos mientras se mantenga en pie.

Comentarios

  1. Enhorabuena por el post. Me gustaría hacerte una pregunta, ¿Sigue habiendo en las inmediaciones de la casa un tractor abandonado?

    ResponderEliminar
  2. Hola¡ muchas gracias por entrar y comentar¡ Pues creo que no hay ningún tractor¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…