Ir al contenido principal

Y LOS PÁJAROS SE POSTRARON A LOS PIES DEL POETA



El lunes 17 de noviembre de 2014 os enseñaba, Al Detalle, la escultura creada por Enrique Pérez Comendador dedicada al poeta salmantino (y casi extremeño) Gabriel y Galán. En esa ocasión os contaba que en las esquinas de la base que sostiene a la figura sedente del escritor, se observaban unos huecos donde, originalmente, se situaban unos pequeños pájaros de bronce, haciendo referencia a las aves que tan recurrentemente aparecen en sus poemas. 



En la mayor parte de la bibliografía se indica que esas aves son la alondra, la perdiz, el búho y el mochuelo. Recientemente he encontrado en el número 1808 de la revista Blanco y Negro, fechada el 10 de febrero de 1926, un artículo donde se narra la inauguración de la escultura  en el paseo de Cánovas, y en la que aparecen  las fotografías de dos de los pájaros de bronce que originalmente el autor colocó en el monumento. La sorpresa fue que uno de ellos era un búho y el otro un águila. Tras la desaparición de las figuras originales, parece que el tiempo se ha encargado de olvidar el recuerdo al águila y en ningún otro lugar aparece alusión alguna a ella, cambiando su figura por la de la alondra o la perdiz. 


Si buceamos en los escritos del poeta encontramos numerosas referencias al águila, aquí presento una pequeña muestra:


LA DEUDA (fragmento)

Almas grandes que pudierais remontaros,

poderosas, mayestáticas, serenas,

por encima de las águilas reales,

a purísimas atmósferas etéreas

donde el oro de las alas no se mancha,

ni oscurecen las pupilas vagas nieblas,

ni desgarran el oído los estrépitos

de los hombres que se hieren y se quejan…



FECUNDIDAD I (fragmento)

Allá, en las cumbres de las sierras hoscas,

allá, en las cimas de las sierras bravas;

en la mansión de las quietudes grandes,

en la región de las silbantes águilas,

donde se borra del vivir la idea,

donde se posa la absoluta calma,

su nido asientan los silencios grandes,

el tiempo pliega sus gigantes alas

y el espíritu atento

siente flotar en derredor la nada…



Hace unos meses, los responsables del consistorio cacereño se comprometieron a restituir estas avecillas. El encargo se realizó al escultor Juan Muro. Lo curioso es que las cuatro aves que ha reproducido son el mochuelo, la alondra, la paloma y la perdiz; ni búho ni águila. A comienzos del 2017 estos cuatro pájaros han vuelto al lugar donde siempre debieron estar, y en el que esperemos que continúen mucho tiempo. El proceso de creación de las figuras lo podemos ver en la siguiente web, de donde he tomado algunas fotos.






Pero como a mí me gusta mirar con más detalle estas cosas, he buscado en las obras de D. Gabriel las referencias a cada una de estas aves. Lo curioso es que el mochuelo sólo se nombra dos veces, y una de ellas en la expresión “colgar un mochuelo”, que en realidad no hace referencia al pájaro. Por el contrario, 3 son las veces que en sus poemas habla del búho. Atendiendo a esto y a la información de la revista Blanco y Negro, podemos afirmar que el pájaro que debería representarse en la esquina izquierda (si miramos de frente al poeta), no es el mochuelo, sino un búho:



MI VAQUERILLO (fragmento)

Una noche solemne de junio,

una noche de junio muy clara…

Los valles dormían,

los búhos cantaban,

sonaba un cencerro;

rumiaban las vacas…,

y una luna de luz amorosa,

presidiendo la atmósfera diáfana,

inundaba los cielos tranquilos

de dulzuras sedantes y cálidas.



ELEGÍA I (fragmento)

¡Son tan medrosas

las noches claras

cuando en los charcos

cantan las ranas,

cuando los búhos

ocultos graznan,

cuando hacen sombra

todas las matas

y se menean

todas las ramas!…



LA MONTAÑA (fragmento)

Y en tus noches ardientes

te arrullaron graznidos estridentes

de búhos en el árbol apostados,

y bramidos dolientes

de ciervos encelados;

y te bañaste en el mar de oro

de las auroras puras,

oyendo el himno del vivir sonoro

del de las aves incontable coro

que habitaba tus densas espesuras…


Si miramos al poeta de frente, a la derecha encontramos a la ALONDRA. Aquí podéis leer algunas de las 34 veces que el autor nombra a este ave en sus poemas.




LA PRIMAVERA (fragmento)
Una alondra feliz del pardo suelo,
fue la primera en presentir al día,
y loca de alegría,
al cielo azul enderezando el vuelo,
contábaselo al campo, que aún dormía.







ADORACIÓN (fragmento)
...palpitaron por valles y colinas.
El coro de los pájaros cantores,
desatando sus lenguas peregrinas,
inundó de armonías el ambiente;
y para el gran concierto que a la aurora
dedicaba la gran Naturaleza,
su aroma dieron las gentiles flores,
el bosque dio su voz, honda y sonora,
la alondra dio cantares,
el rocío del valle dio colores,
el aura dio rumores.





Si miramos las espaldas de poeta, a la izquierda encontramos la PALOMA, que es mencionada un total de 26 veces en sus poemas.

LA VIRGEN DE LA MONTAÑA (fragmento)
Era un día de amarguras cuando yo subí la cuesta
de la alegre montañuela que veía yo a mis pies
desde aquella blanca ermita que asentaron en su cresta
como nidos de palomas en pimpollo de ciprés.
Sube a la mística loma,
que no hay mansión deleitable
más llena de paz amable
 que el nido de una paloma.
                                                
AMOR (fragmento)
Y en las penumbras vanas
de sus místicas cárceles oscuras,
una legión de vírgenes humanas,
blanca bandada de palomas puras,
los ojos elevando a las alturas,
que sus castas miradas atraían,
con plañideras voces temblorosas
cantaban y decían:
—¡Jesús! ¡Jesús!… ¡Te adoran tus esposas!
¡Tus esposas te adoran!… repetían.





Y finalmente nos topamos con la PERDIZ, que aparece un total de 9 veces en los textos de D. Gabriel.




MAÑANAS Y TARDES (fragmento)
Las alondras reposan en sus solaces,
las codornices duermen bajo sus haces,
los lagartos, que salen de su agujero,
cruzan algunas veces por el sendero;
la perdiz a sus hijos, cauta, reclama
bajo la tibia sombra de la retama,
y uniendo sus cabezas abochornadas
dormitan las ovejas en las cañadas.





CASTELLANA (fragmento)
Para que tú te regales,
no dejaré una con vida
veloz liebre en los eriales,
ni esquiva perdiz hundida
del cerro en los matorrales…







Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…