Ir al contenido principal

LA CASA DEL AIRE, AL DETALLE


La “frontera” sur de Cáceres es muy rica en casas-fuerte que se han conservado, con mayor o menor fortuna, hasta nuestros días. Ya os mostré la casa de Mayoralguillo de Vargas y su piedra “del sacrificio”, así como la casa de la Carretona de Abajo (o del Salor). Hoy nos acercaremos a visitar LA CASA DEL AIRE, cuyo nombre original era Mayoralguillo de Carvajal. Posteriormente cambió de manos y pasó de los Carvajales a los Duques de Valencia, hasta que ya en el siglo XX fue adquirida por la familia Blanco.

En torno a los siglos XIV y XV, en los que la mayoría de estas fortalezas se levantaron, se concibieron las construcciones como centros de explotación agroganadera, donde los señores pasaban algunas temporadas y que, además, reflejaban la patente inestabilidad vecinal y la rivalidad entre las familias, con la presencia de elementos defensivos y/o disuasorios. Años después, en época renacentista, las casas adquieren un verdadero carácter residencial, donde se mejoraban las condiciones de habitabilidad y las fachadas se plagaban de elementos más típicos de la arquitectura señorial urbana. Aparecen entonces portadas con sillería y dovelas, alfices o los escudos nobiliarios.  A pesar de ello, en ningún momento desaparece su función agropecuaria.


Para llegar a ella tenemos dos caminos que parten de la Carretera de Badajoz, cercanos al Castillo de las Seguras. Según nos acercamos vislumbramos una gran mole de mampostería pero que, si nos fijamos AL DETALLE, guarda secretos que nos cuentan una pequeña parte de su historia. Rodeando a la casa aparecen construcciones ganaderas, como una magnífica cochiquera levantada con la técnica de la piedra seca y cerrada en falsa bóveda, como es común en la zona. Además destaca un impoluto bujío en el interior del cercado o un enorme tinao.




Según la bibliografía, la casa se concibió como un cuerpo central escoltado por dos torres con matacanes. El tiempo y las reformas han igualado la altura de las tres partes de la casa, convirtiendo el conjunto en un gran prisma de mampostería, pero en el que, si nos fijamos bien, en los restos de cantería, podremos apreciar la ubicación original de las torres. También llama la atención el gran número de ventanas y sus diversas tipologías. El conjunto se asienta sobre un berrocal cercano al Salor, lo que hace de la zona, una región idónea para la cría, fundamentalmente, de ovejas.







Si tenéis oportunidad, daos un paseo por la zona para conocer la riqueza que ofrecen las casas-fuerte de la “frontera” sur de Cáceres.


Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

PINTURA RUPESTRE DEL SIGLO XXI EN CÁCERES