Ir al contenido principal

ESVÁSTICAS EN LA CONCATEDRAL DE SANTA MARÍA


Hoy os quiero enseñar, Al Detalle, una marca de cantero que aparece, al menos, dos veces en los muros de la Concatedral de Santa María. A simple vista algunos la llaman esvástica, pero si nos fijamos con detenimiento en esta cruz gamada, la línea horizontal superior que parte del eje central, apunta a la izquierda y por lo tanto algunos autores la consideran una sauvástica. Si esa línea apuntara a la derecha sí sería una esvástica propiamente dicha, aunque hay que reconocer que en la bibliografía aparecen ambas denominadas como esvástica en la mayoría de las ocasiones.


Este símbolo, antes de que alguien lo quiera relacionar con ideologías políticas (bastante despreciables), es casi tan antiguo como la humanidad y las representaciones artísticas. La más antigua cruz gamada conocida está grabada en la parte inferior de un pájaro de marfil aparecido en el yacimiento de Mezin, en Ucrania, con una antigüedad de unos 12000 años.


Hay unas cuantas imágenes, utilizadas desde hace milenios en muchas culturas, que producen al contemplarlas, una impresión de dinamismo, de movimiento giratorio, y que se han considerado representaciones astrales. Suelen denominarse vórtices. Un vórtice es el giro de una sustancia fluida en torno a un punto, en espiral o en círculo. Dentro de este tipo de imágenes, destacan por su antigüedad y relevancia las esvásticas y los círculos radiados, ambos motivos empleados en innumerables culturas con un sentido religioso que, en la actualidad, todavía se conserva en Asia de forma bastante clara.


Desde tiempos prehistóricos vemos que la cruz gamada forma parte del repertorio de imágenes de diversas culturas europeas y asiáticas fundamentalmente y que, por los testimonios que se han conservado, ha debido de tener un uso continuado desde entonces. En el arte romano, es especialmente abundante como motivo ornamental repetitivo en los dibujos de muchos mosaicos, bien encerrada en círculos o cuadrados, bien en complejas tracerías formadas por grecas en las que las líneas, al cruzarse, dan lugar a esvásticas.


Para los hindúes, la esvástica es una cruz de la suerte asociada con buena fortuna dada por el Señor Ganesha. También representa al sol y al ciclo de vida. Este antiguo símbolo benévolo es usado hoy día por las amas de casa para cuidar los umbrales y las puertas, por los sacerdotes para santificar ceremonias y ofrendas y por los hombres de negocios para bendecir las primeras páginas de los libros de cuentas cada Primero de Año. Ninguna ceremonia o sacrificio es considerado completo sin ella, ya que se cree que tiene el poder de proteger de infortunios y de poderes negativos. Para los budistas, indica el número 10 000 o la eternidad de las enseñanzas de Buda y es “símbolo del corazón de Buda”. En América, ha sido muy empleada por ciertos grupos étnicos indígenas de Norteamérica, que le han dado un sentido muy parecido al que tiene en Asia.


En la España medieval, la cruz gamada aparece también en composiciones decorativas repetitivas de tipo mudéjar, teniendo representaciones por todo el país. También era habitual, como en este caso, usarla como marca de cantero, y por esta simple y utilitaria razón la encontramos en los muros de la Concatedral de Cáceres. Una de ellas no es necesario que os la localice, por las referencias de las fotos, y la otra tendréis que buscarla en la Calle de la Amargura.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA
Imágenes de la esvástica en el arte popular. MARTIN CRIADO, Arturo.
WIKIPEDIA: https://goo.gl/qVjEaD

Comentarios

  1. En el palacio de Carvajal, también tenemos una en el jardín, por si te interesa ir a verla en alguna ocasión. Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…