Ir al contenido principal

EL MILIARIO "CARTERO"

Hoy ha salido el sol después de tantos días de lluvia, así es que he engrasado la bicicleta y me he ido de ruta. Me he acercado a Casas de Don Antonio, y antes de llegar, siguiendo la Vía de la Plata encontramos un par de lugares destacables. Una vez pasado el cruce hacia el pantano de Nogales llegamos el miliario XXV y el puente romano-medieval de Santiago de Bencáliz, un lugar interesante para pararse a disfrutar de los restos de esta importante vía.

Lo primero que nos llama la atención es el miliario, restaurado, muy arregladito y con la placa de la Asociación Amigos del Museo Adaegina. 




Junto a él el puente de Santiago de Bencáliz de origen romano pero casi totalmente reconstruido en época medieval, aunque parece conservar algún sillar original. Os pongo fotos de hoy, en las que aún no corre el agua y algunas de la primavera pasada donde el puente salva un abundante cauce. 








Si seguimos desde aquí hacia el sur, a un par de kilómetros encontramos el miliario XXVIII, al que se le conoce como "Miliario Cartero" o "Miliario Correo" porque en él aparece una oquedad a modo de pequeña hornacina, que era usado por los carteros para dejar la correspondencia a la gente que habitaba en la Casa de Santiago de Bencáliz que se encuentra a unos cientos de metros. Entre los usuarios de la Vía de la Plata para realizar el Camino de Santiago se ha popularizado el lugar para dejar en él deseos, peticiones, comentarios a otros peregrinos. También es común dejar piedras, como se hace en otros lugares, como símbolo de los lastres que se dejan en este camino personal. 

Cuando me he acercado hoy a él me he quedado muy impresionado, había la foto de un menor en el hueco, al darle la vuelta para que no apareciera en las fotos he podido leer, en letras mayúsculas, un mensaje desolador, un mensaje en el que se le pedía al Santo Apóstol por la curación de esta criatura. Ha sido demoledor y la emoción me ha podido. Mientras regresaba a casa en el bici me ha dado por reflexionar sobre lo curioso del lugar, como a un resto romano de una de las vías de comunicación más importante de la época, se le suma un uso práctico posterior y esto confluye con un profundo sentimiento religioso y de esperanza. Así es que espero que esta sentida petición se cumpliera. Os pongo algunas fotos del lugar, la petición en la foto ha sido borrada digitalmente como respeto a quienes la colocaron allí. Espero que durante muchos siglos las personas tengan un lugar donde depositar sus esperanzas aunque sea aquí, porque hace poco, este monumento fue atacado y parcialmente destrozado en un acto vandálico y claro, hoy más que nunca, atacar este lugar me parece un hecho despreciable. 








Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…