Ir al contenido principal

LA VIRGEN QUE ACABÓ EN UN CEMENTERIO


Os quiero contar la historia de la Virgen que podemos ver en una hornacina en las traseras de la capilla del actual cementerio de Cáceres. Voy a contaros el curioso recorrido que ha hecho por distintos lugares de la ciudad.

Nos tenemos que remontar a comienzos del siglo XV cuando en la vieja muralla de la ciudad de Cáceres se abre una puerta para facilitar el acceso a la zona de Ríos Verdes y a lo que ahora es la plaza Mayor, donde se situaban los mercaderes. Como en el resto de las puertas de entrada a la villa se colocó una imagen religiosa que protegería a quienes pasasen por ella, en este caso se colocó un lienzo dedicado a la Virgen de la Estrella. 

Poco a poco, La Puerta Nueva, se convirtió en un lugar muy transitado, siendo ya en esta época el acceso más importante a la ciudad, por ello en el 1700 don Bernardino de Carvajal y Sande, II Conde de la Enjarada, benefactor de la ciudad, plantea al Concejo realizar una obra en dicha entrada para favorecer el tránsito de los carros a su palacio, el actual palacio de Toledo Moctezuma. Pero comienza el conflicto cuando el obispo de Coria, don Sancho Antonio de Velunzas y Corcuera considera que el lugar es sagrado y que es solo él y no el Concejo, y menos un noble, el responsable de acometer una obra en la puerta, por lo que decide de forma unilateral encargar una Virgen de la Estrella de mármol de grandes dimensiones para colocarla tras una reforma de la entrada. Y aquí es cuando se arma el lío entre la nobleza, el Concejo y la Iglesia. Finalmente ganan el contencioso los poderes públicos, con el consiguiente enfado de la Iglesia, que incluso pidió la excomunión de todos los que participaron de la obra.






Para rebajar las tensiones, don Bernardino le encargó al arquitecto del proyecto, Manuel de Larra y Churiguera, el sobrino del creador del estilo "churrigueresco", que añadiera una hornacina con la imagen de una Virgen de la Estrella, que es la que actualmente podemos ver en el famoso arco en esviaje Arco de la Estrella de nuestra ciudad.

El obispo cede la imagen que había sido rechazada al convento de San Francisco, en la que se sitúa durante varios siglos en el templete que aún puede verse en la fachada principal. A finales del siglo XIX de nuevo es trasladada y ubicada en el cementerio de Cáceres, en las traseras de la capilla. Además de visitar esta imagen os invito a recorrer la zona vieja de nuestro camposanto, hay panteones y esculturas muy interesantes, donde podemos disfrutar de preciosos y desconcertantes rincones.












Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

PINTURA RUPESTRE DEL SIGLO XXI EN CÁCERES