Ir al contenido principal

CASA Y ZAHÚRDAS EN EL CAMINO VIEJO DE SIERRA DE FUENTES

Primer artículo del año, y por eso quiero aprovechar para desearos a todos un FELIZ 2015. Entre los propósitos del año está el simultanear la bici con las carreras para hacer un ejercicio más completo. Esta mañana me puse las zapatillas y me fui a correr hasta el centro de recuperación ambiental LOS HORNOS  por el camino viejo de Sierra de Fuentes. 

El camino te lleva por dehesas y por interesantes ruinas, y no me he podido resistir a hacer unas fotos para enseñaros un par de restos interesantes. En la dehesa conocida como La Alberquilla podemos ver un precioso bujío, que os mostraré más adelante, y los restos de una casa rodeada por dos zahúrdas o cochiqueras, una de ellas en ruinas y otra de ellas en un sorprendente buen estado y completamente en pie. Os muestro una imagen aérea de IBERPRIX para que veáis la disposición de las tres edificaciones.


Comenzamos la visita por la casa, que en la foto aparece con el número 1. En ella lo primero que me llama la atención es un recuadro donde en otras épocas debió de aparecer la fecha de construcción de la casa, pero en el que ya no se ve nada. Se divide en dos zonas, la delantera que debió pertenecer a las habitaciones y la trasera con una zona de cuadras y una gran cocina donde destaca una enorme chimenea. Junto a la casa parece distinguirse un sistema de canalizaciones que traería el agua de alguna charca o pozo cercano, que no he podido encontrar aún, pero que buscaré para mostrároslo.














La zahúrda en ruinas aparecen en la foto con el número 2. No quedan de ellas casi nada, supongo que dejaron de usarse al construirse las que aún se mantienen en pie, visiblemente mucho más grandes y modernas. En estos restos vemos parte del doble amurallamiento y algunas de las puertas de entradas, poco más queda.




Las cochiqueras a las que he señalado con el número tres se encuentran en un fantástico estado, son muy grandes y se mantienen totalmente en pie. Una parte posee una edificación con numerosas salidas o puertas y la otra se divide en habitáculos individuales. Actualmente duermen allí zorros, por el tipo de excrementos que he podido ver.








Como siempre me gusta recordar que es una propiedad privada por lo que el respeto al entorno, las ruinas y los animales deben extremarse.

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…