Ir al contenido principal

UNA PILA DE AGUA BENDITA LLENA DE ALFILERES

Para los que somos de Cáceres de toda la vida, y los hijos de modistas como yo, no nos sorprende ir a la ermita de San Antonio de la Quebrada, en la judería, y encontrarnos la pila del agua bendita llena de alfileres. Hace unos días visitándola, unos turistas se sorprendían al ver esas agujas en el lugar donde debería estar la bendita agua y les tuve que explicar el origen de esta vieja tradición tan cacereña.




Todo el mundo sabe que San Antonio, además de ayudarte a encontrar objetos perdidos, ayuda a encontrar pareja. Esta creencia está muy extendida y hay refranes locales que lo atestiguan, como el que dice: " La moza que a los quince años no se ha echao novio, que se arrime a los sayos de San Antonio". Pero en la ciudad tiene una particularidad; las "modistillas" tenían la costumbre de recoger los alfileres doblados que ya no servían y llevarlos a la ermita del santo. Las mozas y los mozos, al entrar metían la mano en la pila y apretaban fuerte contra la piedra, y al sacarla, el número de alfileres que se hubiesen quedado pegados a la mano era el número de novios o novias que iban, por suerte o por desgracia, a tener en su vida. 


Actualmente se sigue manteniendo la tradición y muchos cacereños, como yo, hacemos este ritual ya de forma anecdótica y no por verdadera creencia. Y hay algo más que me han contado siempre en casa. Cuando el caso era ya grave y la modistilla no encontraba novio, había una forma para que el Santo se diera algo más de prisa, y no era otra cosa que, cuando nadie miraba, enseñarle la tiranta del sujetador al escandalizado San Antonio. 



Ahora, y aprovechando la ocasión, os hablaré ligeramente de esta ermita, que se sitúa en el solar donde en su día se encontraba la Sinagoga de la judería vieja. Se trata de un sencillo templo de reducidas dimensiones, con muros de mampostería y una sola nave, en el que únicamente destaca un pórtico de tres arcos que se sostienen sobre dos pilastras de sillares, en la parte delantera, y sobre el muro de la ermita, en la trasera. En la misma línea de sencillez está el retablo que preside la ermita, obra realizada en 1767 por el tallista José González, en el que se veneran las imágenes de San Antonio de Padua, San Juan Bautista y la Sagrada Familia; en el remate, a San Miguel Arcángel.




Unas escaleras permiten el acceso al interior de la ermita, cuya planta se encuentra por debajo del nivel del suelo. Se cubre con una bóveda de cañón con dos lunetos, nuevamente encalada. El tejado es a tres aguas y en él encontramos una espadaña muy sencilla, con frontón triangular, y dos pequeñas linternas coronadas en cúpula.






La ermita de San Antonio fue profundamente reformada a partir de 1661, cuando en las mandas testamentarias del portugués Francisco Díaz Suárez, vecino de Portalegre, se destina un dinero para construir la cúpula sobre el altar y cubrir con bóveda el resto de la nave. Seguramente hasta entonces la ermita había tenido una humilde cubierta de madera.


Comentarios

  1. Su sitio en La Colmena Cultural...en mas info aparece este blog... falta la ubicación.. puedes pinchar en el icono. aparece el mapa de Cáceres y buscas su sitio exacto.
    http://www.lacolmenacultural.com/celdas.php?id_celda=38890

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…