Ir al contenido principal

EL AZUQUÉN DE LA VILLETA II. UNA CIUDAD DORMIDA

Una vez que hemos hecho un pequeño repaso de la historia de este lugar en el anterior artículo, os propongo veniros conmigo y dar un paseo, aunque sea virtual, a los restos de este curioso recinto. 


Como la visita la hemos realizado en mayo, la naturaleza se mostraba en todo su esplendor, las nubes posaban, las flores se asomaban a nuestro paso y el río mostraba reflejos de un paisaje excepcional, como anclado en el tiempo, donde la mano del hombre ha sido menos decisiva que en los paisajes que acostumbramos a ver, y suponemos, que durante siglos, lo que observamos ahora no ha sufrido excesivas alteraciones, lo que nos permite ir accediendo visualmente a otro tiempo, un tiempo de castros o bereberes. Y a lo lejos, en lo alto del espigón, la muralla esperando paciente nuestra llegada. Así es el Azuquén de la Villeta, una ciudad detenida en la historia, sin prisa, que nos mira con los ojos del sabio al que ya se le está acabando su tiempo. 









Arriba todo es calma, es silencio. Sólo el cuco nos acompaña, así como el murmullo del paso de los siglos que está muy presentes en cada una de las piedras de esta vieja muralla. Podemos distinguir perfectamente los lienzos que fueron construidos por la etnia Miknasa en el siglo X, que contrastan claramente con otros más simples, humildes, que aparecen casi con otro color, que suponemos fueron levantados posteriormente, o por qué no pensar que forman parte de los lienzos de muralla que se conservaban del castro original y que el pueblo bereber no necesitó reforzar. Éstos construyeron sus paredes con la disposición característica de "espina de pez" o en "espiga" con una anchura que va del metro hasta casi los tres, usando barro como argamasa. Los otros muros, construidos en piedra seca, son mucho más estrechos, no alcanzando ni el medio metro, así como mucho más bajos y siendo el tamaño de la piedra utilizada también mucho menor, haciendo muy sencillo el poder distinguir entre los dos tipos constructivos. 








Cada poco tiempo aparecen torreones a modo de contrafuertes, le dan solidez a la estructura, pero sobre todo, un aspecto mucho más inexpugnable. En estos torreones podemos observar los restos de los sistemas de desagüe perfectamente conservados.






Del interior poco queda, algún resto de excavaciones que deja a la vista muros en forma cuadrangular que formarían parte de las viviendas y algún otro muro construido mucho después, presumiblemente para el ganado. Como testimonio de lo que hubo dentro, la gran cantidad de material esparcido por el suelo que incluso hace dificultoso el paseo, y que pacientemente, a lo largo de los siglos, los dueños del terreno han ido acumulando en los característicos majanos, lo que permitía tener las piedras acumuladas y accesibles para futuras construcciones, y que despejaba el suelo de tanto material molesto, entre los que pudimos encontrar varios molinos de mano y alguna pieza que formaba parte del sistema de anclaje de alguna puerta.






Pero sin duda la zona que más llama la atención es la que debió ser la entrada a la ciudad, la única que no está rodeada por un terreno escarpado y un río, donde además se sitúa la necrópolis. Aquí los muros llegan a los 5 metros en su cara exterior, a más de 3 metros de anchura, viéndose incluso en una parte, la superposición de dos murallas pertenecientes a dos épocas distintas también. No queda nada de la puerta de entrada, pero mi imaginación pudo recrear este lienzo de muralla sin dificultad, dibujando en mi mente cómo pude ser el acceso a esta ciudad del siglo X.













Al despedirnos de este precioso lugar tuve una mezcla de sensaciones, y no todas agradables. La paz, la belleza de los colores, la oportunidad de contemplar un pedazo de nuestra historia que permanece olvidado en una dehesa, se unió a una agria sensación de soledad, de abandono y del dolor que guardaban esos muros. En definitiva, una mezcla de sensaciones, que a pesar de las dificultades de todo tipo que tiene el llegar a esta ella, hizo que esté deseando volver a la ciudad dormida del Azuquén de la Villeta.

Si quieres saber más sobre su historia:

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…