Ir al contenido principal

DEMASIADO RUIDO PARA VER

A veces las prisas o el ruido nos impiden pararnos a mirar los DETALLES de algunas de las calles por las que transitamos habitualmente. Hoy quiero mostraros algunas  de las casas de la calle Luis Sergio Sánchez, que une las traseras de San Juan con la calle Pizarro. En ella vamos a encontrar preciosas casas que pasan desapercibidas por el ruido que nos rodea, el ruido de los bares o el ruido interior que nos impide reconocer lo cotidiano. La Primera casa que quisiera destacar es la situada en el número 11 de esta calle. De mampostería con sillares en las esquinas y alrededor de la puerta y en toda su parte central, cuenta con varias pequeñas ventanas en la parte superior  y grandes en la planta inferior, que debieron de abrirse en una época más moderna. Es una casa que perfectamente podría situarse intramuros, de gran austeridad y belleza. Sobre la entrada posee un escudo deslascado que nos impide adivinar a qué linaje cacereño pertenecía.





Pero lo que más destaca de la calle es la arquitectura de finales del XIX y principios del XX de estilo burgués historicista que, movido por el sentimiento nacionalista, llevó a la búsqueda de la propia identidad, al deseo de encontrar una arquitectura nacional que pudiera identificarse con nuestro país, nuestras costumbres y que fuera un reflejo social. En Cáceres este estilo burgués se caracterizó por ampliar la volumetría constructiva, haciendo casas de tres niveles de entre 400 y 800 metros cuadrados en cuya planta inferior, en ocasiones, se mantiene la sillería granítica  en evocación a la arquitectura nobiliaria de otros tiempos. Las plantas superiores se pueblan de azulejos, miradores y de hierro fundido en elementos decorativos.






Los miradores son una de las señas de identidad de esta época, de hierro forjado o fundido, con vidrios emplomados que sustituían a los viejos balcones de hierro y granito. También son abundantes los elementos de tradición neoclásica como frontones, columnas abalaustradas, guirnaldas, molduras con capiteles o columnas... típicos de este estilo historicista, que en ocasiones se ve salpicado por un estilo ecléctico, muy común de esta época también, en la que hay una superposición de distintos estilos pasados.



















La calle Sergio Sánchez supone un muestrario completo de todos estos elementos, apareciendo en ella un resumen de un tiempo que busca su identidad, una época de transición entre formas de entender la arquitectura y el urbanismo de la ciudad y que merece mucho la pena mirar, contemplar y disfrutar, a pesar del ruido.



BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA
Cáceres. Paisajes Urbanos de Extremadura. Francisco Javier Pizarro Gómez

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…