Ir al contenido principal

ESCULTURAS DE "PEPE DE ARGANDA" EN CÁCERES

Me hace gracia cuando para referirse a la ciudad antigua de Cáceres hablan de un conjunto medieval perfectamente conservado por el que no ha pasado el tiempo, y que nos transporta de forma fiable al siglo XV. Nuestra parte antigua es una mezcla de estilos, de retoques, de quitar, de poner, de cambiar, de adaptar, y que poco se parece a lo que debió de ser hace cinco siglos. Hay elementos que nos parecen que llevan ahí toda la vida que son incorporaciones recientes, como ocurre con las esculturas que os voy a mostrar hoy. Para ello tenemos que referirnos al tan recordado alcalde de Cáceres, Alfonso Díaz de Bustamante, que realmente ha sido el único regente de la ciudad que ha creído que nuestro patrimonio puede ser el verdadero motor de la economía y mimó, cuidó, adaptó (con poco acierto a veces) nuestra vieja parte antigua para convertirla en lo que aún no es: un verdadero referente del turismo de interior y monumental del país. 

Entre otras muchísimas cosas mandó hacer a un escultor gallego llamado José Rodríguez Aranda, que por estar afincado en Arganda del Rey (Madrid), todo el mundo conocía como "Pepe de Arganda", una serie de esculturas para adornar arcos o edificios para otorgarle mayor belleza a distintos rincones de la ciudad. Estos encargos se realizaron entre los años 1963 y 1977. Actualmente sigue existiendo el taller de Pepe en Arganda pero regentado por sus herederos. Gracias a esta colaboración podemos disfrutar actualmente de las siguientes figuras:

  • Virgen del Rosario, que corona la portada de la iglesia conventual de Santo Domingo. Sobre la puerta principal de la Iglesia formada por un arco de medio punto con decoración vegetal en la clave y enjutas en una hornacina avenerada central flanqueada por pilastras con flameros donde podemos ver la imagen de la Virgen del Rosario según alguna bibliografía o Inmaculada según otra.







  • Virgen con el Niño, colocada en el mainel de la portada del Evangelio de la concatedral de Santa María, en una preciosa portada gótica con cuatro estrechas arquivoltas. Aún se le puede apreciar restos de policromía.







  • San Jorge, realizada en bronce, en la plazuela del mismo nombre.





  • Santa Ana, en el arco del adarve de la muralla. Este postigo fue uno de los accesos abiertos por necesidad de paso entre las principales puertas de la muralla. La apariencia actual data del siglo XVIII. El arco exterior, hacia el adarve, está rematado por una hornacina que contiene la imagen de Santa Ana con la Virgen y el Niño. El interior está compuesto por una sucesión de bellas bóvedas de rosca realizadas con ladrillo, característica de Cáceres.






  • Santa Clara en el convento del mismo nombre, en una hornacina en el ángulo izquierdo sobre un de escudo de Dª. Aldonza de Torres Golfín.






  • San Francisco de Asís en el convento de Santa Clara. sobre la portada con frontón partido en un templete, a cuyos lados hay escudos con las armas de Golfín (torres y lises), Torres (cinco castillos colocados en sotuer), Paredes (siete estrellas) y Ribera (tres fajas)







  • Virgen de la Soledad en la ermita del mismo nombre sobre la actual puerta en una hornacina de granito con columnillas y moldura que se remata con una pilastra sobre la que descansa una esfera también de granito, en su parte interior superior podemos ver claramente representado un sol.




Como en gran parte de la bibliografía se omite el nombre del escultor que nos dejó estas obras en la ciudad, quería traerlo aquí para reconocer su trabajo sin el que ya no concebimos estos rincones de nuestra ciudad antigua.


Comentarios

  1. Sabía de alguna de estas esculturas, pero no de la de la Virgen del parteluz de Santa María, de la que esperaba que fuera un poco más antigua, pero en fín, sigue gustándome mucho.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…