Ir al contenido principal

LA DEHESA DE LAS HIJADILLAS Y SUS FANTASMAS

La mejor fecha para visitar ruinas no es precisamente el verano. El pasto, el canto sofocante de las chicharras, el martilleante calor... hacen de la visita una experiencia no del todo gratificante. El otro día, un amigo de Malpartida de Cáceres, me habló de historias y leyendas de fantasmas de una casa abandonada  cercana al pueblo. Por las explicaciones que me daba concluimos que era la casa de la Dehesa de las Hijadillas, que aunque cercana al Monumento Natural de los Barruecos, pertenece al omnipresente término municipal de Cáceres. 




Ya os había enseñado, hace meses, el molino cercano a la casa y os emplazaba a mostraros el cortijo en otra ocasión, pero la verdad es que no había vuelto por allí. Como una historia de fantasmas me gusta casi lo mismo que una ruina, decidí acercarme a dar una vuelta, incluso con este calor. La tarde era poco propicia a hacer este tipo de visita, pero la curiosidad me podía, aunque pleno consciente de la inexistencia de algo raro en la casa, me apetecía ir a hacer unas fotos. El edificio se encuentra concienzudamente tapiado, con una gran esfuerzo para no dejar resquicio alguno que permita la entrada, y cuando alguien se ha tomado esas molestias para proteger la propiedad, yo desisto de inmediato en intentan acceder, así es que me limité a perimetrarla, asomarme al patio y hacer unas cuantas fotos. 









Cuenta con un caserío del que existen testimonios desde el siglo XVIII al menos, figurando en el Catastro de Ensenada, en 1753, con una elevada valoración de renta, disponiendo ya entonces de una casa de dos pisos que comprendía además caballeriza, troje, pajar y tinado, a la que se añadía otra construcción para quesera y una corralada de cerdos. A comienzos del siglo XX, además de confirmar la existencia de la casa de dos pisos, en la que se contabilizan 6 habitaciones, más tinado y cuadra, se anota la existencia del molino harinero sobre el río Salor, lo que manifiesta el incremento productivo de la dehesa y casa, así como el aprovechamiento añadido del río Salor que cruza la  propiedad.










He de reconocer que la casa carece de atractivo, no creo que sea un lugar llamativo ni para los supuestos fantasmas que la habitan. Después de hacer las fotos de rigor fui a buscar las construcciones aledañas que se encuentran muy deterioradas y ya prácticamente integradas en el paisaje. La que más me llamó la atención, sin duda, fue una pequeñísima casa en la que destacaba una preciosa chimenea que aún permanece en pie.







Sólo os quería mostrar esta casa abandonada y recordaros, como siempre, que cuando se trata de una propiedad privada tenemos que respetarla al máximo, así como a los animales que pastan por la zona y que, en esta ocasión, fueron los únicos compañeros que tuve en la visita en esta tarde calurosa de verano.



BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA
Cortijos y casas de campo en las dehesas del término de Cáceres. ANTONIO NAVAREÑO MATEOS

Comentarios

  1. ¡Acabo de descubrir tu blog y me encanta! Soy Cacereño (afincado en Madrid...) pero adoro mi tierra y sus rincones.

    Recuerdo pasar más de una noche de acampada por Hijadillas y entramos en la casa (obviamente, con 16 años no podíamos no entrar). Dentro no hay demasiado. Es una construcción típica con su horno, cocinas, zona para el ganado, etc. Está muy deteriorada y con bastantes pintadas y demás.

    La verdad es que la zona es muy chula. Una de las fotos creo que es de la pocilga que se encuentra no muy lejos de la casa, ahí metimos las tiendas de campaña la primera vez que fuimos.

    Me ha gustado recordar todo eso. :=) ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Hola¡¡¡ Muchas gracias por entrar y comentar. Me alegra que hayas podido recordar aventuras juveniles con esta entrada, el lugar es muy bonito, aunque la casa no tiene mucho misterio. Un abrazo grande¡¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

PINTURA RUPESTRE DEL SIGLO XXI EN CÁCERES