Ir al contenido principal

ENTRE BUJÍOS Y TURQUESAS

Una de las zonas que más me gustan de los alrededores de Cáceres es la umbría de la Montaña, el valle formado por al arroyo Valhondo. La vegetación es exuberante, el bosque mediterráneo se yergue con majestuosidad y nos regala los colores verdes apagados de encinas y alcornoques, los olores de la jara y los sonidos de las aves que lo habitan. Un verdadero espectáculo a sólo unos minutos del centro de la ciudad. Además el interés de la zona no queda ahí, restos de las actividades humanas como el cortino colmenero (que ya os enseñé), bujíos o las minas de Valdeflores, hacen de esta zona un lugar aún más atractivo. Hoy os voy a hablar de dos bohíos que podemos disfrutar en este valle y de un mineral abundante en la zona y del que muchos cacereños desconocen su existencia en la ciudad: lo que parece ser turquesa, pero que realmente no lo es, en verdad se trata de Montebrasita.










En la zona alta de las minas abandonadas de esta zona, podemos encontrar un pequeño chozo de piedra que realmente es un privilegiado, por la soledad, por las vistas, por la pureza del entorno. No está en muy mal estado de conservación (dentro de lo que cabe) y está casi oculto entre jaras y unos afloramientos de cuarcitas. Se llega a él por unos caminos bien cuidados que parten de la propia mina de Valdeflores y que nos llevan a lo alto de esta parte del cerro, rodeados en muchos momentos por las escombreras de la propia mina, lo que nos permite asomarnos a buscar algún mineral interesante. El más llamativo (y no único de interés) es la Montebrasita. Esta suele aparecer con su azul intenso sobre los blancos del cuarzo o sobre el blanco lechoso y deslumbrante de un mineral llamado ambligonita, que se explotaba en la zona para la obtención del litio y que aparece asociado con frecuencia a este precioso mineral. Podremos distinguir entre el cuarzo y la ambligonita por el peso, ya que ésta es bastante menos densa y por lo tanto menos pesada. 









Después de encontrar un par de ejemplares interesantes (en este caso sobre cuarzo), me quedé sentado junto al bujío disfrutando del olor de las jaras y de los pinos cercanos, antes de continuar camino. Ya más cerca de la ciudad, casi llegando a la civilización me pareció ver en una loma de un cerro otro bujío, así es que para allá fui. Por el desnivel del terreno se encuentra semienterrado y me llamó la atención su cerramiento en cúpula muy distinto al resto de los chozos de la zona, ya que ésta no parte directamente de los muros, sino que es inferior en tamaño y le da un aspecto distintivo y muy curioso a este ejemplar. 




Os invito, como siempre hago, a visitar esta zona porque os va a sorprender si no la conocéis. El paseo es agradable y recientemente han señalizado algunos de los caminos de este valle. Mi recomendación, para dar un buen paseo, es subir andando por la ladera de la solana de la Montaña hasta el antiguo sanatorio de tuberculosos y desde ahí seguir camino (ya siempre cuesta abajo), rodeando así esta pequeña elevación tan cacereña. 

Comentarios

  1. Genial el blog, ya me había hablado mi hermana de él y me había detenido alguna vez en él. Ahora lo hago con más calma y tiene muchas cosas por descubrir. En cuanto a este post, en cuanto se ha mencionado "bujío y turquesa" sabía que era el de valdeflores...inevitable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias¡¡¡ Me alegra de que te guste el blog¡¡ A mi el tuyo me encanta¡¡¡¡¡¡¡ Este Cáceres tiene muchos secretos aún y los tendremos que buscar jiji Un saludo y muchas gracias¡¡¡¡¡

      Eliminar
  2. En primer lugar, felicitarte por el blog.
    El motivo de este mensaje es para aclararte algo sobre la supuesta turquesa de las Minas de San José de Valdeflores. Este mineral azulado que mencionas como turquesa es realmente montebrasita azulada. La verdadera turquesa presenta otro aspecto. Si te interesa puedes visitar el foro FMF donde se habla más en profundidad sobre el tema http://www.foro-minerales.com/forum/viewtopic.php?t=10422&postdays=0&postorder=asc&highlight=valdeflores&start=0
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por entrar y corregir el error del Blog. Es un placer que gente experta enriquezca este trabajo. Haré el cambio, pero me permitirás que el titulo lo conserve, porque es más efectivo¡¡ jij Mil gracias¡ Interesantísimo el foro¡ A ver si un día me lleváis a ver piedras¡¡¡

      Eliminar
    2. Por supuesto que el título debe permanecer pues es correcto ya que en esas minas se encontró turquesa. Sólo era una pequeña aclaración porque hace años que se estaba identificando incorrectamente.
      Respecto a quedar para buscar piedras, yo ahora salgo muy poco pero si algún día te animas y nos cuadra a los dos, podemos ir a buscar algo, aunque hay poco que encontrar...

      Eliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…

PINTURA RUPESTRE DEL SIGLO XXI EN CÁCERES