Ir al contenido principal

UNA FALSA CRIPTA Y UNA MUÑECA QUE NO LO ERA

En plena reconquista nacen innumerables leyendas de apariciones marianas, que plagan las tierras nuevamente cristianizadas, de iglesias y ermitas que sirven para rendir culto a la Virgen. El relato suena muy repetitivo en las leyendas que pueblan nuestros pueblos, pero hoy os quiero contar la historia que relata la aparición de Nuestra Señora de Altagracia, en el término de Garrovillas de Alconétar. Debemos fechar la supuesta aparición a comienzos del siglo XIII, porque documentos de mediados de ese siglo ya mencionan esta advocación en una ermita primitiva. Documentos posteriores, como los expedientes de repoblación de Garrovillas de 1340, o el documento que recoge la acampada de tropas portuguesas antes de ser derrotadas por el Maestre de Alcántara en 1397, ya mencionan a este templo como un lugar destacado y de gran influencia.







Así es que la historia de la pequeña pastorcilla que se topó con el milagro, ocurriría en la primera mitad del siglo XIII, cuando esta niña cuidaba su rebaño cerca del arroyo de Villaluengo, y pudo distinguir a lo lejos unos grandes resplandores que llamaron su atención y despertaron su inocente curiosidad. Entonces se apresuró a acercarse para observar, con más detalle, el origen de aquella luz, y cuando estuvo a suficiente distancia se quedó fascinada al ver a una luminosa y bellísima mujer que se elevaba sobre una de las grandes encinas de aquel paraje. Intenta, sin éxito, tocarla, pero la mujer, que desprendía una luminosidad tranquilizadora, se desvanece elevándose hacia el cielo. La pastorcilla, cabizbaja, repara que entre unas piedras hay una "muñeca" que se parece sorprendentemente a la luminosa mujer.

Los vecinos y familiares que acuden al lugar alertados por el relato de la pequeña, no tardan en identificar a la muñeca con la imagen de la Virgen. Tardó poco en establecerse culto en el lugar y pronto se construyó la primitiva ermita. Tuvieron cuidado de salvaguardar el lugar donde se produjo la aparición, haciendo una oquedad bajo el altar, conservando el sitio exacto de la aparición mariana, en una especie de cripta. A pesar de las innumerables ampliaciones y reformas que el templo ha sufrido en estos siglos, esa "cripta" se conserva, y en ella un pedestal de piedra y lo que parece la parte superior de un crucero.




Sólo quería contaros una de las decenas de leyendas de apariciones en los años de la reconquista, que plagan nuestra tradición, y además, querría invitaros a conocer la ermita y al ermitaño, que amablemente os contará mil y una historias con un estilo muy particular, pero que merecen toda la atención. El acceso es sencillo en coche, siguiendo las indicaciones existentes en la N-630, una vez pasada "La Perala" dirección Cañaveral. Poco a poco os contaré más DETALLES e historias sorprendentes del Santuario de Altagracia y su entorno.



BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA
Tradición oral:gracias a las explicaciones del ermitaño
Leyendas Religiosas de Extremadura. José Sendín Blázquez

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA VERDADERA CASA DEL MIEDO ESTÁ EN SIERRA DE FUENTES

Cuando hace unos meses publiqué la estrada dedicada a la Casa del Miedo de Valdeflores, en Cáceres, un conocido me escribió para señalarme que en Sierra de Fuentes había otra Casa del Miedo. Me indicó la ubicación, y como siempre suelo hacer, me dirigí al Registro Catastral para cerciorarme del Término Municipal y del verdadero nombre de la propiedad. Y me atrevo a afirmar que esta es la verdadera Casa del Miedo porque ese es el nombre que recibe en el Catastro. No sólo es un mote local, sino su verdadera denominación legal. En ese momento la emoción de adentrarme entre sus muros me pudo y a la mañana siguiente me subí a la bici hasta encontrarla. Allí estaba, ruinosa y altiva al mismo tiempo.

Cuando empecé a hacer fotos estaba completamente solo, nadie paseaba por la zona, únicamente escuchaba pasar algún coche por la carretera cercana, muy esporádicamente. Una mezcla de admiración y miedo me invadía, algo que no ocurre siempre, era una sensación de estar acompañado en plena soledad.
I…

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

LEONCIA, "LA VIEJA DEL PERIÓDICO", AL DETALLE

Todos hemos pasado cientos de veces delante de ella, y seguro que nos hemos hecho alguna foto abrazándola. Quizá hemos quedado con alguien que no conoce bien Cáceres, y le hemos dicho: "quedamos donde la vieja del periódico". Quizá sea la escultura más retratada por los turistas, y seguramente a la que más cariño le tenemos los cacereños.
La vida de Leoncia no fue fácil, y seguro que nunca pensó pasar a la posteridad en su ciudad de acogida, ya que ella nació en Valencia de Alcántara en 1903 y fue abandonada al nacer a las puertas de la Iglesia Parroquial de Rocamador. Pronto la acogió un matrimonio de la localidad y siendo muy pequeña se traslada a Cáceres. Como ocurría en aquella época, siendo una niña la ponen a servir para llevar un sueldo a casa. Entra a trabajar a la casa del conocido abogado Felipe Alvarez de Uribarri, casado con María San José. La casa no estaba lejos del lugar donde ahora podemos ver la escultura de Leoncia. Se situaba la casa de los Álvarez en la Pl…