Buscar este blog

lunes, 18 de abril de 2016

LOS “SAN JORGE” DE CÁCERES I: VISIBLES

Es curioso como a pesar de ser el patrón de la ciudad desde hace casi 800 años, el culto a San Jorge se encuentra reducido casi a la nada, quedando el reducto de la celebración pagana y una eucaristía que los miembros del consistorio (sin mucha compañía de la ciudadanía) realizan en la concatedral. Además son escasas las imágenes del Santo Patrono en este ingrato Cáceres. Hoy os quiero hacer un recorrido por los “San Jorge” que podemos encontrar en nuestra ciudad, unos perfectamente visitables en esta primera parte, y los que en este momento no pueden ser disfrutados por los ciudadanos, en una segunda parte.

¿Desde cuándo se celebra San Jorge en Cáceres? Pues realmente desde el mismo día de la conquista cristiana definitiva, como se deduce de las primeras palabras de nuestro foro:

"En el nombre de Nuestro Señor Jesucristo sea, amén. En la era de MCCLXVII en el mes de abril, el día de San Jorge. Nuestro Señor Jesucristo que nunca menosprecio las oraciones del pueblo cristiano, por manos del muy ilustre y muy victorioso don Alonso, rey de León y de Galicia, dio Cáceres a los cristianos y expulsadas de ella las gentes de los paganos, y reintegrada a la sociedad de los cristianos, el dicho rey, a los frailes de la espada, que demandaban a Cáceres por su herencia...."

¿Cómo es posible que no exista en nuestra ciudad una ermita dedicada a San Jorge? Pues actualmente no existe ciertamente, pero existió un pequeño templo donde se ofreció “la primera misa” tras la reconquista y que podría situarse en la zona de la Ribera del Marco y de la que sólo se tiene referencias documentales, que apuntan además, que en las antiguas Casas Consistoriales, que estarían (como manda el fuero) entre las Torres del Horno y de la Hierba, habría también una pequeña capilla dedicada al Santo de la Capadocia. Se conserva del retablo de una de ellas (presumiblemente de la ermita de la Ribera) una tablilla que representa a San Jorge con su iconografía clásica, y que os mostraré en la segunda parte de este post, por no encontrarse expuesta al público actualmente. Comencemos con las representaciones que sí podemos visitar de Nuestro patrón, San Jorge:

SAN JORGE I: Retablo de la Concatedral de Santa María: en la primera calle de la zona de la Epístola (derecha), en el primer piso, sobre San Lucas y junto a la Natividad de la Virgen y San Bartolomé, encontramos esta tabla dedicada al patrón. El retablo es de estilo plateresco, concluido en la propia Cáceres, en 1551 por los escultores Roque de Balduque y Guillén Ferránt, realizado en madera de cedro y alerce sin policromar. Concretamente esta tabla se le atribuye a Ferrán por sus reminiscencias renacentistas platerescas flamencas observables en los frunces de las vestiduras. Se trata de una bajorelieve enmarcado en una hornacina con arco de medio punto que contiene la acción desarrollada a las afueras de una ciudad fortificada (se ven al fondo unas torres almenadas y una puerta central). El Santo se presenta con celada (casco) ajustada, crespón corto, barba y una gran capa con unos cuidados drapeados. El corcel aparece en una posición forzada que aumenta la expresividad del conjunto. La doncella, en segundo plano, se sitúa en el lado derecho, de perfil y de rodillas, como si sus oraciones fueran las causantes de la intervención del Santo Caballero. El dragón es muy pequeño y se sitúa bajo las patas delanteras del caballo, presenta grandes garras, con las que sostiene un trozo de azagaya (pequeña arma arrojadiza) con la pata delantera derecha, que presumiblemente habría quitado a San Jorge en su encarnizada lucha.











SAN JORGE II. PALACIO DE CARVAJAL. A unos pocos metros del anterior, encontramos esta talla policromada en el Palacio de Carvajal. Está datada en el siglo XVI y presenta la particularidad de mostrar al santo a pie, sin su inseparable caballo. Con 112x42x35cm, es de un claro estilo gótico francés, con la figura en reposada postura, rasgos dulces, casi femeninos, que contrasta con el carácter violento del dragón. Es una talla de gran armonía y maestría que fue adquirida fuera del país por el anterior propietario del Palacio de Carvajal, D. Álvaro de Cabestani y Anduaga a finales de los años 50 del pasado siglo. Actualmente se expone en la entrada de dicho palacio tras un necesario, pero molesto cristal, que protege esta valiosa escultura.










SAN JORGE III. IGLESIA DE SAN FRANCISCO JAVIER. La iglesia de San Francisco Javier es del siglo XVII, perteneciendo en un primer momento a los Jesuitas, y que tras pasar por múltiples manos y usos, actualmente se ha convertido en un espacio visitable. San Jorge aparece en el retablo lateral del lado del Evangelio (izquierda). De todo el conjunto retablístico se sabe que ya estaría colocado en 1753, pero se desconoce el autor y procedencia. Este retablo está dedicado a la imagen de un Ecce Homo y sobre él la hornacina con el patrón de Cáceres, el caballero y mártir San Jorge, que aparece con traje miliar y aspecto juvenil, montando un hermoso corcel blanco y con su (desaparecida) lanza, matando al temible dragón que aparece ya casi vencido.











SAN JORGE IV. AZULEJO EN LOS GOLFINES DE ARRIBA. Aunque este precioso azulejo se encuentra en el interior de un palacio, lo incluimos en esta apartado de “los visibles”, porque se encuentra en la escalinata de entrada y se ve sin dificultad desde el zaguán de la casa, con la suerte de que éste suele estar abierto casi todo el día, dándonos la oportunidad de disfrutar de este San Jorge de tan vivos colores. Sobre un dinámico corcel blando se presenta el Santo portando una gran saeta con la que está acabando con la vida de un pequeño, pero temible, dragón. Desconozco la fecha y origen del azulejo, pero prometo investigar un poco más para daros más DETALLES.







SAN JORGE V. PLAZA DE SAN JORGE. Quizá la figura más reconocible en la ciudad, y de la que ya os hablé hace algunos meses. Es obra de “Pepe de Arganda”, sobrenombre con el que era conocido el escultor D. José Rodríguez, por residir en esta población madrileña. Fue realizada y colocada en su ubicación actual a principios de los años 70 del pasado siglo, con un coste de 60.000 pesetas como recogen las actas municipales:

“…se aprueban las facturas del escultor José Rodríguez de Madrid por la escultura de San Jorge, por un importe de 60.000 pesetas. Así mismo, también se aprueba la factura del escultor y fundidor D. Eduardo Capa Sacristán, de Madrid, por la fundición en bronce de la anterior escultura ecuestre de San Jorge, con importe de 25.000 pesetas…”

A pesar de sus fuertes pernos y de su fundición en bronce sufrió importantes daños por unos vándalos en los 80, que fueron capaces de arrancar la escultura de su ubicación, aunque no pudieron llevársela muy lejos, ocasionándole numerosos daños, el más prolongado en el tiempo fue la rotura de su lanza. El Santo Patrono de Cáceres ha permanecido muchos años sin ella, aunque afortunadamente ésta fue repuesta en noviembre de 2014 gracias al trabajo de la Universidad Popular.










BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA
La Leyenda de San Jorge. Cáceres. Tradición, historia y mitología. Javier Alcalá Caldera. Enrique Barcia Mendo. José Rasero Machacón.
San Jorge, protector de Cáceres. J. Alonso Corrales Gaitán.
Memoria de Licenciatura de D. José Mº Martínez Díaz.
BOE 272. Lunes 10 de noviembre de 2014
Diario Hoy. 23 de noviembre de 2014: “San Jorge Recupera la lanza perdida”.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...