Ir al contenido principal

INSCRIPCIÓN EN LA CASA DE LOS MORAGA



Hace unos días en la página de Facebook de este blog, proponía un pequeño juego que consistía en localizar un esgrafiado de la parte de antigua a partir de unas fotos. Mi amigo Pedro, un gran artista cacereño, en las respuestas me comentaba que había visto una inscripción en la casa de Los Moraga, en plena plaza de Santa María. Tengo que confesar, no sin cierta vergüenza, que nunca había reparado en ella, así es que agarré la cámara y me fui a buscarla. Allí estaba, tan expuesta como invisible, presente pero mimetizada. Aún más grave es que en esas plaquitas de metacrilato que pusieron en la fachada de los palacios, que lo afean bastante y en las que dan una muy mala información, en esta ocasión sí recogía la existencia de esta inscripción que hasta ese día yo había ignorado. Puede leerse:


“CASSA DE NVESTRA SEÑORA I POBRES QUE FVE D LOS MORAGA”


Por el ángulo de visión y de la incidencia de la luz en ese momento, costaba algo leerla. Por eso acompaño una imagen en la que he usado la herramienta “subexponer” de Photoshop para que la leáis mucho más fácilmente.



La casa fue construida en el siglo XV, aunque lo que vemos ahora es factura del siglo XVI. La familia de los Moraga aparece en la ciudad en la segunda mitad del siglo XV. Siendo un miembro destacado Juan de Moraga, que fue uno de los 48 caballeros cuyo nombre colocó Isabel la Católica en dos bonetes, 24 en cada uno, pertenecientes a los dos bandos que había en la ciudad: “los de arriba” y “los abajo”, siendo D. Juan del grupo de abajo. La reina sacó seis nombres de cada sombrero para constituir un ayuntamiento equilibrado y obligado a entenderse dejando atrás las rencillas pasadas. Esto ocurrió en la importante visita que la soberana realizó a la ciudad en 1477.


A finales de este siglo, María de Moraga se convertiría en Priora del Convento de Santa María de Jesús (actual edificio de Diputación), concretamente en el 1491, creyéndose que fue su primera priora porque se da como fecha de su fundación el 1490, cuando releva al anterior Beaterio. Tiempo después (me ha sido imposible encontrar la fecha) la casa es donada a este convento por Marta de Morga, pasando a ser “De Nuestra Señora y Pobres” teniendo diversas funciones a lo largo de los siglos y pasando a manos del Obispado de Coria Cáceres cuando el convento desaparece. Se convierte en Rectoría del mismo y es conocido también en la ciudad como “La casa del Deán”. Hay que reconocer que el siglo pasado la casa no es cuidada ni considerada por el Obispado y acaba en un estado de semirruina, hasta que el inmueble es adquirido por la Diputación de Cáceres en el año 1999, por un importe de 30 millones de pesetas. En 2006 se rehabilita para albergar el Centro de Promoción de la Artesanía, con un coste de (la curiosa cifra) 666.666 euros, de los que medio millón lo aportan los fondos FEDER y el resto la propia institución. 


De la fachada, además de la inscripción destacaremos la puerta con arco de medio punto con dovelas (algo muy cacereño), un simple balcón y dos preciosos escudos de familia. 



 




Si nos fijamos con cierto DETALLE observamos en los más alto dos gárgolas: la de la izquierda casi completamente mutilada de la que sólo se ven unas especies de patas, muy similares  a las que tiene la gárgola de la derecha. Ésta tiene una figura con rasgos simiescos, grotesco y que se encuentra en bastante mal estado y que parece sostener algo en los brazos. No se distingue demasiado, pero parece recordar a la gárgola ubicada en la Casa del Mono, aunque en realidad no tengo datos que nos permita relacionarlas de forma fehaciente. 





Hoy sólo os quería mostrar AL DETALLE la inscripción de esta céntrica casa y aprovechar para revisar su historia y usarla como ejemplo de aquellos lugares por los que hemos pasado cientos de veces, pero en los que no hemos parado a mirar con detenimiento.


Comentarios

  1. Increíble, pero yo tampoco había leído el cartel de metacrilato. Al final algo aportan...

    ¿Se podría suponer entonces que la inscripción bien pudiera ser del siglo XVI?

    En fin, gran entrada. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

LA AVENIDA DE ALEMANIA: EL SINIESTRO ORIGEN DE UN NOMBRE

LA CASA DEL MIEDO DE LAS MINAS DE VALDEFORES

Antes de ser ciclista y buscar de una forma casi incomprensible, las cuestas más empinadas de los alrededores de Cáceres, ya mi abuelo me había hablado de una truculenta historia ocurrida en las Minas de Valdeflores. Todo ocurrió en una casa al final de lo que se le conoce como la Cuesta de la Casa de Miedo, por la que las pedaladas son duras y satisfactorias a la vez. Tras toda la polémica con la posible reapertura de Valdeflores, he estado pateando la zona bastante, y visité hace unos días la misteriosa casa. Al recordar solo vagamente lo que mi abuelo me relató, decidí colgar una foto en al Facebook del blog y preguntar. El resultado ha sido sorprendente: varios de vosotros me habéis contado vuestras versiones de lo que en dicha casa ocurrió. Con todo eso, y lo poco que yo recuerdo, he creado un relato que aúna los puntos coincidentes de todas las versiones recibidas.


En las primeras décadas del siglo pasado se extraía mucho mineral de los túneles de la mina de San José de Valdeflor…

UN TOBOGÁN DE PIEDRA MÁS ALLÁ DE UNA ROTONDA

Según vas llegando a la rotonda que lleva a Aldea Moret, a la derecha, y a la carretera de Badajoz, a la izquierda, viniendo de la zona de la Cañada, si te fijas bien, a lo lejos, detrás de la "indescriptible" escultura de la rotonda, se ve una gran masa de piedra en la que destaca una zona más clara atravesada por lo que parece una línea rojiza. Pues aunque parezca mentira es un gran tobogán de granito, una Roca Resbaladera que ha sido durante mucho tiempo el divertimento de niños, y de algunos no tan niños. 
Muy cerca de las ruinas de la dehesa de La Corchuela, que os enseñé AL DETALLE no hace mucho, encontramos este divertimento pétreo que llama la atención, no sólo por su gran altura, sino por lo pulido de la piedra. Si descartamos algún uso agrícola o ganadero que desconocemos, muchos han debido de ser los traseros que han contribuido a pulimentar la roca. Justo debajo de la pendiente hay un gran hueco en el suelo formado por los pies al frenar la caída, dándonos a enten…